Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA

La barbarie que no vimos

Por Carlos Rodríguez Díaz, Presidente de la CUT.

Rebanadas de Realidad - CUT, Bogotá, D.C., 05/01/08.- El espeluznante informe publicado por la Revista Semana de diciembre, en su edición número 1336, sobre los crímenes y la atrocidades de los paramilitares con el acertado titulo: la barbarie que no vimos, evidencia que la sinrazón condujo a la atrocidad, en medio de una sociedad mayoritariamente ausente y contradictoriamente, en un país que cuenta con la Corte Constitucional más progresista del continente, una Corte Suprema de Justicia vigorosa y valiente, una Procuraduría atenta y efectiva y una Fiscalía dispuesta a hacer justicia.

No se trata solo de muertes de combatientes que en una guerra son inevitables. Estamos hablando de asesinatos y masacres llevados a cabo con sevicia y salvajismo: pueblos arrasados a sangre y fuego, campesinos descuartizados, otros quemados vivos o echados a pozos con caimanes, rituales macabros en que los asesinos bebían la sangre de sus víctimas.

Pero más grave aún es saber que estos hechos son una práctica repetida para la que inclusive se tenían escuelas de entrenamiento, donde aprendían el uso del machete y la motosierra como armas de escarmiento.

El sindicalismo y particularmente el afiliado a la CUT, ha sufrido en carne propia el asesinato, la amenaza y la intimidación, a tal punto, que desde la fundación de la Central Unitaria en 1986, han sido asesinados 2515 afiliados, de los cuales 547 fueron dirigentes sindicales. La agresión la hemos tenido por parte de los paramilitares, la guerrilla y por agentes estatales.

Por esta razón, frente al proceso que se inició con los grupos paramilitares, la CUT tiene una formulación sobre reparación individual y colectiva, inmersa en la búsqueda de la verdad, la justicia y la reparación, por lo que estamos participando en las audiencias públicas.

Es preciso señalar que con nuestro accionar, incidimos para que la Corte Constitucional interpretando nuestra angustia, corrigiera algunas de las falencias de la ley de justicia y paz. En este marco y la búsqueda de la recuperación de la sindical memoria histórica, con la Escuela Nacional Sindical y la Fundación Iscod de la UGT de España, iniciamos en el 2007, la construcción retrospectiva de la misma, enfatizándola en derechos humanos.

Por supuesto que la CUT esta por una verdad, una reparación y una justicia que conduzcan a cerrar las heridas, por lo que se hace imperativo esclarecer lo ocurrido para entender el porque de la barbarie, plantear las reformas necesarias y romper el círculo de las retaliaciones. Esto requiere de una agenda política y de una memoria histórica.

Aquí debemos reconocer la importante labor que viene realizando la Fiscalía, que empieza a romper la impunidad, frente a las muertes de sindicalistas y demás asesinatos. Entre el 2006 y 2007, la Fiscalía ha encontrado 1009 fosas comunes con 1196 cadáveres. De esta cifra se han identificado 118 cuerpos. Para dimensionar la tragedia, veamos lo hallado en 23 departamentos a diciembre 19 de 2007.

  • Antioquia, 94 fosas encontradas con 124 cadáveres
  • Arauca, 2 fosas encontradas con 3 cadáveres
  • Atlántico, 2 fosas encontradas con 2 cadáveres
  • Bolívar, 32 fosa encontradas con 37 cadáveres
  • Boyacá, 1 fosa encontrada con 1 cadáver
  • Caldas, 11 fosas encontradas con 17 cadáveres
  • Caquetá, 5 fosas encontradas con 16 cadáveres
  • Casanare, 27 fosas encontradas con 29 cadáveres
  • Cauca, 1 fosa encontrada con 1 cadáver
  • Cesar, 28 fosas encontradas con 30 cadáveres
  • Córdoba, 117 fosas encontradas con 121 cadáveres
  • Cundinamarca, 8 fosas encontradas con 11 cadáveres
  • Guajira, 48 fosas encontradas con 61 cadáveres
  • Magdalena, 110 fosas encontradas con 117 cadáveres
  • Meta, 110 fosas encontradas con 127 cadáveres
  • Nariño, 1 fosa encontrada con 1 cadáver
  • Putumayo, 99 fosas encontradas con143 cadáveres
  • N. Santander, 5 fosas encontradas con 5 cadáveres
  • Risaralda, 1 fosa encontrada con 1 cadáver
  • Santander, 11 fosas encontradas con 13 cadáveres
  • Sucre, 41 fosas encontradas con 41 cadáveres
  • Tolima, 21 fosas encontradas con 21 cadáveres
  • Valle, 2 fosas encontradas con 3 cadáveres

Esta barbarie que no se quiso ver o se justificó por algunos y que rebasa la racionalidad y lo imaginado, exige evitar trivializarla. Por el contrario, debemos asumirla en la perspectiva de cerrar heridas, tal como lo plantea Hannah Arendt cuando afirma que, ¨la esfera de los asuntos humanos, está formada por la trama de las relaciones humanas que existe donde quiera que los hombres viven juntos.¨

Es lo que Hannah Arendt llama la ¨Banalización del mal¨, ese proceso en que las atrocidades más grandes de la historia, como el Holocausto del pueblo judío en la II guerra mundial, no son realizadas por sicópatas sino por gente ordinaria que se siente participando en una empresa normal.

En ese proceso de ¨normalización¨ de la barbarie, lamentablemente, una parte de la sociedad llega a aceptar la premisa de que así es como se deben hacer las cosas y deja de cuestionarlas. Es sorprendente constatar que aún ahora que se revelan los extremos de sadismo y brutalidad de los paramilitares, todavía hay gente que los sigue justificando como una reacción contra la guerrilla.

Las anteriores anotaciones apuntan a reafirmar nuestra postura sobre la verdad, la justicia y la reparación, en la línea de cerrar heridas que conduzcan hacía la reconciliación nacional.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones