Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA

Carta al señor Presidente de Venezuela

Por Carlos Rodríguez Díaz, Presidente de la CUT.

Rebanadas de Realidad - CUT, Bogotá, D.C., 23/02/08.-

Bogotá, 22 de febrero de 2008
Doctor
HUGO RAFAEL CHAVEZ FRÍAS
Presidente
República Bolivariana de Venezuela
Caracas, Venezuela
Respetado señor Presidente:

Reciba de los 550 mil trabajadores que agrupa la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia, un cordial saludo, augurándole éxito en las actividades que cotidianamente realiza, en bien de Venezuela y del continente.

El propósito de esta nota es el de manifestarle nuestra preocupación por el deterioro de las relaciones políticas y económicas entre países hermanos, que históricamente han encarado juntos las dificultades y los aciertos.

Según nuestras informaciones, el comercio recíproco entre los dos países llega alrededor de siete mil millones de dólares y el deterioro de la relación comercial implicaría que cerca de un millón de empleos, directos e indirectos, estarían en juego, razón por la que le estamos solicitando una audiencia para encontrarle salidas a este problema, sabiendo de antemano que su inteligencia posibilitará mecanismos de entendimiento.

En cuanto al comercio tanto Colombia como Venezuela, tienen una tendencia creciente del comercio exterior, en particular en los últimos años. Entre 2000-2006, las exportaciones totales de Venezuela se incrementaron en 12,9% anual y las de Colombia lo hicieron en 10,8%. Por su parte, en similar período las importaciones totales crecieron a un mayor ritmo en ambos países en 13,1% y 14,3%, respectivamente.

Venezuela es el segundo país donde se destinan las exportaciones de Colombia y es el mercado que obtuvo mayor crecimiento en 2007. Después de la caída ocasionada por las restricciones impuestas por Venezuela en 2003 (dificultad en el acceso de divisas para importar), la participación de las exportaciones de Colombia a Venezuela volvió a aumentar en los últimos años, en el 2006 representa el 10,6% del total de exportaciones y en 2007 representa el 16.1% (enero - octubre). Es así como pasa de exportar 2.126 a 3.827 millones de dólares de 2006 a 2007 obteniendo un crecimiento extraordinario de 80%.

El 57% de las compras venezolanas en el 2006 fueron originarias de 4 países (Estados Unidos, Colombia, Brasil y China). Después de Estados Unidos, Colombia fue el segundo país en importancia para Venezuela proveyendo el 10% de sus compras, seguido de Brasil con una participación de 9,7%.

Los sectores que más se dinamizan con las exportaciones realizadas a Venezuela pertenecen al sector industrial, además, desde el ámbito de la intensidad tecnológica, las exportaciones colombianas a Venezuela de media tecnología están ganando participación, ubicándose como el primer sector, debido en particular a las ventas de la industria automotriz.

En 1995, las principales exportaciones eran aquellas de baja tecnología, pero en los últimos años han perdido representación. Se destaca la industria automotriz para el 2007 representando el 18.7% del total de exportaciones, especialmente de vehículos para el transporte de personas y camperos 4x4.

Por otro lado, las exportaciones de bienes primarios están creciendo como consecuencia de la reciente dinámica en las ventas de carne, ganado, los fríjoles secos y otros productos agrícolas. Entre estos se encuentra animales y sus productos (11,6%) donde sobresale la dinámica de la carne y los bovinos en pie.

Entre otros rubros se destaca las confecciones, que representan 14,2%, especialmente de vestidos de baño y pantalones para mujeres. También, los productos químicos como medicamentos representan el 8,1% y los alimentos y bebidas representan el 6.4%.

En cuanto al empleo, los sectores más representativos en los rubros comerciales entre Colombia y Venezuela, son los sectores que resultarían directamente más afectados en el caso que se perturben las relaciones entre Colombia y Venezuela. "El comercio entre los dos países involucra a unas 2.000 empresas colombianas de los sectores automotriz, alimenticio y la industria manufacturera, generando más de 1 millón de empleos a ambos lados de la frontera". Es decir, es indudable que el rompimiento de relaciones entre dichos países, generaría pérdidas importantes en el empleo de ambos países.

Además, los productos exportados de Colombia a Venezuela son en 99.7% productos no tradicionales. En 2007 (enero-octubre) Colombia exporta a Venezuela 3.818 millones de dólares de productos no tradicionales, que representa el 30.4% del total de exportación de dichos productos en el país.

Teniendo en cuenta los cálculos de Proexport que indican que por cada US$ 18.000 exportados en productos no tradicionales, se genera un empleo adicional y tres indirectos. Las exportaciones no tradicionales de Colombia a Venezuela generaron aproximadamente 200 mil empleos directos y 600 mil empleos indirectos en 2007. Estos empleos son los que tendrían mayor riesgo en el caso de terminar las relaciones entre estos países.

Con el establecimiento de límites, como las cuotas de importación en Venezuela, se afectaría directamente a muchas empresas y marcas colombianas que se han venido desarrollando y afianzando con éxito en Venezuela, afectando especialmente a actividades como las ensambladoras, el sector de alimentos, textiles, la industria gráfica, entre otros que tendrían repercusión en los ocupados de dichos sectores.

Las ensambladoras colombianas en especial Sofasa, que reportó mayor dinamismo en las exportaciones a Venezuela en 2007, que ensambla de Renault y Toyota y la Compañía Colombiana Automotriz, que produce Mazda y algunos modelos de Mitsubishi y Ford, podrían reducir de tres a dos los turnos de producción que tienen, en el caso de darse una reducción de dichos turnos implicaría el recorte de personal, así mismo se podrían dar reducciones laborales en la compañía Colmotores.

En cuanto a las importaciones de Colombia desde Venezuela, el país hermano registra un alto grado de dependencia de las ventas petroleras, las cuales se han incrementado en los últimos años debido a los altos precios internacionales del petróleo; entre 1997 y 2006 las exportaciones petroleras crecieron a una tasa promedio anual de 13,8% y las no petroleras lo hicieron en 2,2%. De origen de Venezuela se importan el 4.3% de las compras que realiza Colombia.

Entre las principales importaciones desde Venezuela se destacaron las de industria química -como el Propeno y dodecilbenceno (utilizado entre otros para fabricación de detergentes), automotores y productos de la siderurgia -como laminados, alambrón, etc.

Según la intensidad tecnológica de los productos, los bienes importados basados en recursos naturales se mantuvieron como los principales (por las compras de aceites de petróleo, propeno y aluminio y sus aleaciones, entre otros); el 38,5% de las compras pertenecieron a este tipo de bienes, en el 2006. Le siguieron en importancia las importaciones de bienes de media tecnología con productos como: vehículos, abonos minerales, dodecilbenceno, y conductores eléctricos. En tercer lugar, se encontraron las compras de bienes con baja tecnología, productos que están ganando participación en el mercado colombiano, debido a las importaciones del sector de la siderurgia (laminados de hierro y acero, barras-varillas, alambrón, etc).

De otra parte, la balanza comercial total para Colombia presenta déficit de 1.516. Sin embargo, Colombia tiene un superávit comercial con Venezuela de 2.689 millones de dólares en el 2007, es decir, son mayores las exportaciones que las importaciones. Venezuela es uno de los grandes compradores de Colombia y los exportadores colombianos presentan cierto grado de dependencia del sector venezolano.

Sin duda alguna, los departamentos colombianos de Cundinamarca, Antioquia, Norte de Santander, Valle del Cauca, Atlántico, Caldas, Santander, Cesar, Arauca y Bogotá, tendrían un impacto muy alto en el Producto Interno Bruto, que repercutiría en toda la Nación.

Como usted puede apreciar hemos tratado de resumir al máximo nuestra argumentación, motivo por el que le reiteramos nuestra solicitud de audiencia, pero principalmente nuestro deseo porque encontremos caminos de entendimiento, afianzados en un hermanamiento histórico y soportados en el presente y un futuro de respeto recíproco, en el que nuestros países puedan sortear con acierto las dificultades que se nos presenten, con una alta dosis de tolerancia y con la guía del sueño de Bolívar.

Atentamente,

CARLOS A. RODRIGUEZ DIAZ
Presidente