Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA

Comentarios sobre el informe "Panorama Laboral 2007: América Latina y el Caribe"

Por Alejandra María Trujillo Uribe (*)

Rebanadas de Realidad - CUT, Bogotá, 28/02/08.-

1. En primer lugar debe tenerse en cuenta que los datos utilizados, en este informe son datos oficiales, es decir en el caso de Colombia son los suministrados por el DANE; esto nos lleva a afirmar de forma preliminar que las reservas y desconfianza que hemos manifestado a los datos oficiales con los que el gobierno presume reducciones del desempleo pueden trasladarse a las interpretaciones hechas en este informe de la OIT. A pesar de esto, vale la pena rescatar ciertos comentarios alrededor de la calidad del empleo y de las libertades sindicales que refuerzan las críticas que los trabajadores y el movimiento sindical le hemos venido haciendo al Gobierno, a la política laboral y a la situación socioeconómica del país.

2. El informe reconoce el crecimiento económico sostenido que viene experimentado la región durante los últimos años y que también puede predicarse de Colombia según los datos del PIB, igualmente aprecia reducciones en las cifras de desempleo, advirtiendo que este no puede explicarse únicamente por el crecimiento económico, sino que influye la demanda laboral y otros aspectos externos.

Es más el informe reafirma la posición que el movimiento sindical ha sostenido basándose en expertos economistas e investigados sociales, al afirmar que no basta el crecimiento económico para generar empleo y reducir la pobreza.

Se insiste en que “…El crecimiento económico de la región ha generado mejorías en algunos indicadores del mercado laboral pero persisten brechas que afectan a los sectores más vulnerables, altas tasas de informalidad y la protección social no abarca a todos los trabajadores…”

Adicionalmente señala que: “…Sobre la base de la información oficial para los 3 primeros trimestres de 2007 se observa una evolución positiva de los indicadores del mercado laboral derivado del elevado crecimiento económico. Sin embargo tomando datos de 5 países el 60% de los ocupados tenían empleos informales; esto indicaría que el crecimiento económico es una condición necesaria pero insuficiente frente a la necesidad de revertir el déficit de trabajo decente acumulado en estas décadas…”

Frente a este aspecto podemos concluir que el informe a partir de los datos oficiales con que trabaja reconoce una reducción en las cifras de desempleo, que pueden atribuirse entre otras variables al crecimiento económico, aunque no de manera exclusiva, pero ve con preocupación el aumento de la informalidad, la disminución en la protección social de los trabajadores y la mala calidad de los empleos generados. No se hace mención a un aspecto como la tercerización que afecta gravemente a los países de la región y que es sin duda una de los principales ataques que se dan al trabajo decente que pregona la OIT.

3. Frente al tema de libertades sindicales expone aspectos importantes, aunque en general bien conocidos por los trabajadores de la región. Al respecto señala: “…Entre el conjunto de libertades la libertad sindical ocupa un lugar preponderante. Su ausencia o incumplimiento dificulta el funcionamiento del sistema político y pone en peligro la gobernabilidad y la paz social.

Entre las causas conocidas para impedir una mayor generación de trabajo decente en AL y el Caribe están el no respeto de los derechos laborales y las trabas al ejercicio de la libertad sindical…”

Aparecen unos datos sobre las quejas ante el Comité de Libertad Sindical (CLS), donde queda claro que América encabeza en relación con el resto del mundo el número de quejas presentadas.

Otro elemento que debe tenerse en cuenta es que “…Al examinar las quejas recibidas entre enero de 1990 y junio de 2007 se constata que según sectores de la economía se aprecia que la incidencia de estas se concentran en la administración y servicios públicos…”

Existen cifras también frente a las observaciones del CEACR, en América se han hecho observaciones sobre el convenio 87 a 27 de los 33 países que lo han ratificado, entre 1990 y 2006.

Hay que insistir a la opinión pública que la garantía al ejercicio de la libertad sindical es necesaria si se pretende generar trabajo decente.

4. Por último hay varios capítulos dedicados a ciertos grupos poblacionales, los jóvenes, las mujeres, los indígenas y afrodescendientes. Frente a indígenas y afros, no hay datos sobre Colombia, aunque las cifras muestran que en países como Guatemala y Bolivia donde por ejemplo hay un alto porcentaje indígena en la población total, la informalidad, el desempleo y la pobreza se agudizan en estos sectores de la población.

Los datos sobre los jóvenes no son novedosos, se constata que a pesar de la caída del desempleo, los jóvenes continúan siendo los más afectados por el desempleo. Su tasa de desempleo es más del doble de la tasa de desempleo total y esta cerca de triplicar el desempleo adulto en la región.

Sobre Colombia hay una información que debe servir de insumo para fortalecer las propuestas en empleo juvenil, “…en casi todos los países la tendencia descendente de la tasa de desempleo total también se reproduce en la tasa juvenil, salvo en Colombia donde aumenta en el tramo de 12 a 17 y disminuye en el rango de 18 a 24 años…”

Recordemos que la región tiene un amplio porcentaje de jóvenes con respecto al resto del mundo y esto no ha hecho que se tomen medidas a favor de sus derechos antes bien puede constatarse que una importante proporción de ellos se inserta en el mercado laboral en condiciones precarias, sin protección social, con niveles bajísimos de sindicalización, sin estabilidad ni contrato de trabajo.

5. Hay en el informe datos también sobre salarios que son de utilidad para los trabajadores. Mientras que entre el 2006 y 2007 en la mayoría de los países del área se incremento el salario real, en Colombia y Venezuela se experimentaron reducciones. Adicionalmente, respecto a la cobertura del salario mínimo, “…2006 es el último año con información disponible y alrededor de 10 millones de asalariados tuvieron ingresos laborales inferiores al salario mínimo por hora, un tercio de los cuales eran mujeres. En Colombia esta proporción fue 20,6%...”

6. A manera de conclusión general se puede decir que: Aunque el informe es optimista con las cifras de desempleo y muestra en buena parte de su extensión las virtudes del crecimiento económico, deja latente la preocupación por la calidad del empleo, por la pobreza especialmente en sectores vulnerables, por la baja protección social en ciertos grupos, por los obstáculos al ejercicio de las libertades sindicales y por las tasas tan altas de informalidad.

Incluso si aceptamos que los datos oficiales del país son confiables y corresponden con la realidad, tendríamos elementos suficientes para pedir mejores salarios, garantías en el ejercicio de los derechos laborales y más protección social y seguirían siendo actuales y contundentes las demandas por trabajo decente con protección social, salarios dignos y libertad sindical.

(*) Abogada, integrante del Equipo Jurídico de la CUT . Web

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones