Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA
El compañero John Sweeney, presidente de AFL-CIO, no miente
Por Carlos Rodríguez Díaz, Presidente de la CUT.

Rebanadas de Realidad - CUT, Bogotá, D.C., 18/04/08.- La Central Unitaria reafirma su respaldo incondicional al compañero John Sweeney, Presidente de la AFL-CIO y ratifica que el compañero Sweeney no sólo es un respetado y connotado dirigente, sino que tiene el reconocimiento de los trabajadores norteamericanos, los del continente y, por supuesto, los de cerca de 200 millones de trabajadores agrupados en la Confederación Sindical Internacional.

Por lo anterior, no podemos aceptar las afirmaciones de hoy del Vicepresidente de la República, en cuanto a que el compañero Sweeney está mintiendo y manipulando la información sobre las libertades sindicales en Colombia.

El leguaje estigmatizador que hoy de nuevo sale a flote, es la característica de un Gobierno que se empecina en desconocer el carácter vinculante de las recomendaciones de la OIT y la aplicación de los convenios internacionales, cuyo eje fundamental es la materialización de un diálogo social eficaz que apunte a la solución de los acuciantes problemas por los que pasa el sindicalismo colombiano.

Con indignación debemos afirmar que en lo corrido de este año han sido asesinados 21 sindicalistas, de los cuales 12 fueron asesinados a partir de marzo, lo que coincide con la señalamiento hecho al sindicalismo colombiano por la participación, el seis de marzo, en la marcha en homenaje a las víctimas y contra la violencia y el secuestro.

Si comparamos las cifras del primer trimestre del año anterior, en las que tuvimos 12 sindicalistas asesinados, con las 21 que registramos hoy, encontramos un impresionante incremento que llega a 75%, que ligado con las múltiples amenazas de que venimos siendo objeto, ameritan la preocupación de la comunidad internacional.

A esta grave situación de violencia antisindical, sumamos la obstrucción a las libertades sindicales que constatamos con las múltiples limitaciones jurídicas y prácticas a los sindicatos para evitar su creación y su libre funcionamiento, pues nos negaron 187 registros de inscripción sindical; descienden dramáticamente los niveles de negociación colectiva, a tal punto que en el 2007 solo 47 mil trabajadores se beneficiaron de la misma, equiparando la negociación con los pactos sindicales, lo que contrasta con los convenios de la OIT.

Por lo anterior, seguimos demandando de la comunidad internacional el respaldo al clamor sindical, que desde Colombia planteamos en búsqueda de garantías reales para nuestro ejercicio, motivo por el que plantearemos en la próxima Conferencia de la OIT una queja por el incumplimiento a las recomendaciones y solicitaremos que Colombia integre la lista de países llamados a responder en la Comisión de Normas.