Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA
Gobierno vacila en la firma de la ley que da estabilidad a los provisionales
Por Carlos Rodríguez Díaz, Presidente de la CUT.

Rebanadas de Realidad - CUT, Bogotá, D.C., 23/04/08.- En reunión sostenida el 22 de abril de 2008, con el señor Presidente de la República y ante la solicitud del sindicalismo de que el Presidente sancionara la ley y no la objetara, éste expresó su vacilación con la firma, porque le habían llegado unos conceptos que planteaban la posibilidad de su inconstitucionalidad.

Ante semejante afirmación, le recordamos que el proyecto había sido producto de la concertación entre el Gobierno, los diferentes partidos políticos con representación parlamentaria y el sindicalismo y que cualquier definición sobre la no firma, debería ser previamente dialogada con las instancias que hicimos el acuerdo para garantizar el tránsito por el Legislativo. Esta solicitud fue acogida por el Presidente de la República y esperamos que se cumpla.

En comunicado anterior, le manifestamos al país que producto de la concertación se hizo justicia, al darle estabilidad a mas de 130.000 funcionarios que venían laborando en cargos de carrera administrativa desde hace varios años, demostrando idoneidad en sus trabajos, pero que estaban a punto de perder sus empleos. Ahora no podrán ser despedidos salvo por las razones del artículo 41 de la ley 909 de 2004.

Sería una grave frustración para el sindicalismo y los 130 mil trabajadores que se benefician con esta ley, el que el Presidente hiciera objeciones a la misma y también sería una burla, para quienes en el legislativo dedicaron esfuerzo y tiempo para la concreción de esta ley. Ojala la concertación y el dialogo social eficaz alcanzado, no resulte inútil.

Que sean las instancias judiciales las que diriman la constitucionalidad de la misma y no la vacilación presidencial, la que frustre el derecho de muchos trabajadores, razón por la que le solicitamos al Presidente de la República no vacilar en la firma de la ley para que de inmediato entre en vigor.