Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA
Solidaricémonos con el Presidente de la USO
Por Carlos Rodríguez Díaz, Presidente de la CUT.

Rebanadas de Realidad - CUT, Bogotá, D.C., 24/04/08.- En el marco de la intensificación de los asesinatos contra dirigentes sindicales y la desaparición del compañero GUILLERMO RIVERA FUQUENE, Presidente del Sindicato de Servidores públicos y funcionario de la Contraloría Distrital, organización filial de la CTC, se registra nuevamente un grave incidente que demanda la solidaridad con el compañero JORGE GAMBOA CABALLERO, Presidente de la Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo y una respuesta inmediata de la Policía colombiana frente a ello.

Alrededor de las 3:45 de la tarde, del 23 de abril de 2008, el compañero Gamboa, Presidente de la USO, estaba atendiendo una rueda de prensa en el Corregimiento de Yarima, jurisdicción del Municipio de San Vicente de Chucurí, en el Departamento Santander, donde expresaba la solidaridad y el acompañamiento a los trabajadores y moradores de la región, pues los empresarios de la palma, caucho, carbón, gas y petróleo se niegan a negociar un Pliego de Peticiones presentado el 3 de abril del presente año.

Según nos informan, en desarrollo del conversatorio llegó un momento en el que la Fuerza Pública que hacía presencia desapareció súbitamente, quedando dos personas extrañas y la que estaba cerca del Presidente de la USO, desenfundó su arma, que gracias a la acción de la comunidad no pasó a mayores.

La comunidad y el Presidente de la USO de inmediato entregaron a esta persona ante las autoridades, para que fuera identificada y oh sorpresa, los “extraños civiles” hacían parte de la Fuerza Pública y salieron movilizados en una moto.

Así las cosas, ponemos en consideración este grave hecho y demandamos del Gobierno una respuesta inmediata, a la vez que le expresamos al compañero Jorge Gamboa y, por supuesto, a la USO, nuestra solidaridad, pues una agresión a un militante sindical, es una agresión a la CUT que se convierte en una agresión continental y mundial a los trabajadores agrupados en la CSI.