Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA
Intervención de Carlos Rodríguez Díaz en la Comisión de Aplicación de Normas

Rebanadas de Realidad - CUT, Ginebra, 03/06/08.- Aprovecho esta oportunidad para reiterar nuestro compromiso con los principios de la OIT, en particular por la eficacia del diálogo social como herramienta para asegurar la vigencia de las libertades y derechos fundamentales del trabajo en todas las regiones del mundo, y por la labor de desarrollo y control normativo que desde su fundación hace la OIT.

Imbuidos de ese espíritu y convencidos de la necesidad de aunar esfuerzos para superar la grave situación de los trabajadores y de las organizaciones sindicales, en el 2006 firmamos, con el Gobierno y los empresarios, un Acuerdo Tripartito "Por el derecho de asociación y la democracia" en Colombia.

Su desarrollo todavía no ha tenido resultados prácticos en la mejora de las condiciones de las libertades y derechos fundamentales del trabajo. Hasta ahora solo se puede mostrar la instalación de la Representación Permanente, y el inicio de los programas de cooperación, sumados a resultados insipientes de la Fiscalía y el poder judicial por esclarecer hechos de violencia contra los sindicalistas y por llevar a los criminales ante la justicia.

Las Centrales Sindicales presentamos una agenda para viabilizar el cumplimiento del conjunto de recomendaciones que los organismos de control de la OIT han realizado para que Colombia adecue su legislación y su práctica a las normas internacionales del trabajo, parte sustancial y que justifica dicho acuerdo. Sin embargo, la voluntad de empresarios y Gobierno, han impedido el desarrollo de esta agenda y el cumplimiento del Acuerdo.

La Misión de Alto Nivel, que visitó Bogotá entre en noviembre de 2007, reitero que para que "cualquier acuerdo tripartito funcione de manera eficaz, es necesario que todas las partes en el mismo mantengan su compromiso con respecto a su aplicación, por muy diferentes que sean sus puntos de vista sobre temas específicos".

Lo anterior implica que las partes reconozcan que la base de las discusiones debe ser las normas internacionales del trabajo y las recomendaciones de los órganos de control. El Informe de la Misión insiste en "la importancia de un diálogo constante y una supervisión permanente de la aplicación del Acuerdo Tripartito", para organizar e impulsar un diálogo social útil y efectivo.

Asi las cosas, esta casa no puede permitir la burla de los compromisos, pues en olombia sigue predominando el déficit del trabajo decente, las limitaciones a las libertades sindicales, los asesinatos, la impunidad y la ausencia de diálogo social eficaz. Ademas, menos de una tercera parte de los trabajadores colombianos cuenta con algún grado de protección social y laboral; tan solo 5 de cada cien trabajadores se encuentran afiliados a organizaciones sindicales. En los últimos cinco años a 236 nuevas organizaciones sindicales se les negó el registro sindical por parte del Ministerio de la Protección Social, solo 1 de cada 100 trabajadores cuenta con un convenio colectivo. Este Gobierno ilegalizó la mitad de los ceses de actividades vulnerando con ello el derecho de huelga.

En lo corrido del año, 26 sindicalistas han sido asesinados y 4 desaparecidos forzadamente, lo que significa un aumento del 71.4% con respecto al mismo período de 2007; en los últimos 22 años han sido asesinados 2669 sindicalistas y 193 desaparecidos, y solo en 86 casos el Estado ha sancionado a los responsables materiales.

Pese a lo anterior, Gobierno y empresarios incumplen el acuerdo tripartito y se niegan a desarrollar las recomendaciones de los órganos de control de la OIT y no se disponen a abordar una agenda construida de manera tripartita.

La delegación sindical colombiana, llama la atención de esta Conferencia en el sentido de que la actitud de los empresarios y Gobierno, desconoce y lesiona los mecanismos que hemos construido y respetado los interlocutores sociales. En concreto, golpea la naturaleza tripartita y dialogante de sus métodos de trabajo. Por ello, pedir explicaciones a Gobierno y empresarios para escuchar los planteamientos de los interlocutores sociales no tierne un alcance distinto al de promover el diálogo y el intercambio de opiniones.

Por lo anterior solicitamos a la Comisión de normas que se adopten unas conclusiones y un párrafo especial que insten al Gobierno y empresarios a poner en práctica, de forma inmediata, las recomendaciones de los órganos de control de la OIT, para adecuar la legislación y la práctica a los Convenios 87 y 98 en materia de derechos y libertades sindicales.

Señora presidenta en Colombia el sindicalismo esta de muerte y su vida depende de la solidaridad internacional y del acompañamiento que desde la OIT se le brinde. Por tanto, impidamos el aniquilamiento sindical propugnando por el cese de la violencia antisindical y del cumplimiento de los convenios de la OIT.