Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA
La movilización social es la respuesta a las políticas erradas del Gobierno
Por Tarsicio Mora Godoy y Domingo Tovar Arrieta, Presidente y Secretario General de la CUT

Rebanadas de Realidad - CUT, Bogotá, 17/10/08.- En los dos últimos meses se ha venido intensificando la movilización social. Ejemplo de ello es el paro de los camioneros, de la rama judicial y los corteros de caña; las movilizaciones nacionales del pasado 7 de octubre por el Trabajo Decente, las concentraciones en respaldo a los sectores en conflicto del pasado 16 de octubre y la gran marcha indígena, especialmente en el Valle y Cauca. En la presente semana han estallado los paros de la Registraduría Nacional, Notariado y Registro y en la DIAN.

Todas tienen en común reclamar mejores condiciones laborales, salariales y sociales, en cumplimiento de la ley o de acuerdos con el Gobierno. Es decir, es la respuesta social a la negativa del Gobierno al diálogo y la concertación y a su actitud represiva y autoritaria, tal cual se desprende de la declaratoria de la Conmoción Interior y la agresión y represión por la Fuerza Pública, a la marcha indígena y a las protestas populares y sociales.

Dicha protesta social se ha convocado y realizado de manera pacífica, civilista y democrática, como corresponde a sectores sociales que rechazan la violencia y cualquier relación con los actores armados ilegales, así como reclaman el cumplimiento del Estado Social de Derecho. Son protestas en el marco de la Constitución Nacional y expresan el repudio de los trabajadores a la política neoliberal de este Gobierno.

Todo ello muy lejos de los desvaríos y obsesiones del Presidente Uribe, que ve en cualquier reclamo, oposición o movilización social, un complot contra él y su Gobierno. Lo que es desestabilizador y constituye escándalo y repudio internacional, son las ilegítimas relaciones de este Gobierno con las horrorosas prácticas de la parapolítica y una política económica y social desastrosa, que ha llevado al país a niveles espeluznantes de pobreza, ruina de producción nacional y pérdida de su soberanía.

La CUT no comparte las apreciaciones delirantes del Presidente Uribe, por el contrario, lo llama a que en vez de señalar y estigmatizar la protesta sindical y popular, atienda las justas y legítimos reclamos y dé plenas garantías a al protesta y movilización social.