Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA / Web
Intervención ante la Comisión de Aplicación de Normas de la OIT
Por Tarsicio Mora Godoy, Presidente de la CUT

Rebanadas de Realidad - CUT, Ginebra, 08/06/09.-

Gracias, señor Presidente:

En los últimos 20 años, la Comisión de Expertos ha realizado 19 informes con observaciones sobre la aplicación del convenio 87 en Colombia, y hemos acudido en 15 ocasiones a esta Comisión. Esto significa al menos dos cosas:

Una, que el Gobierno colombiano, continúa violando el convenio 87; y dos, que esta situación no ha podido ser superada, a pesar de los esfuerzos realizados por la OIT. En todos los casos el Gobierno se comprometió, hizo promesas y nunca cumplió. Igual ha ocurrido con los 137 casos que hemos presentado al Comité de Libertad Sindical; prácticamente en todos el Gobierno no ha cumplido con las recomendaciones.

Se trata pues de un caso de graves violaciones que comprometen la seriedad del Estado en relación a lo que se comprometió la adecuación de la legislación y la práctica con los convenios internacionales del trabajo.

El gobierno en su intervención se refirió a algunas medidas adoptadas en materia de investigación de los crímenes contra sindicalistas, la regulación de la huelga, de las cooperativas de trabajo asociado y sobre la concertación con los empleados públicos. Ninguna de estas medidas cumple con las recomendaciones realizadas por la OIT, ni responden a la grave situación de exclusión, estigmatización y violencia que se ejerce contra las organizaciones sindicales y sólo son actos que simulan cumplimiento.

Esta sistemática elusión a los compromisos internacionales ha generado la situación que queremos describirles brevemente:

  • En Colombia hay cerca de 18 millones de trabajadores. De ellos, apenas el 4% están sindicalizados, sólo el 1,2% negociaron el año pasado sus condiciones de trabajo, y apenas fue posible el ejercicio de la huelga en dos ocasiones. En el periodo 2002 -2008, el movimiento sindical perdió más de 120 mil afiliados, el Ministerio de la Protección Social negó el registro de 253 nuevos sindicatos, se ha presentado una caída del 20% en las convenios colectivos y del 40% en la cobertura de la negociación colectiva, y se han duplicado los pactos colectivos.
  • Un caso de violación total al convenio 87 son las Cooperativas de Trabajo Asociado, que durante este Gobierno se ha quintuplicado, a pesar de las múltiples observaciones de los expertos y de esta comisión. Hoy en Colombia tenemos más de 500 mil trabajadores bajo esta figura sin derechos de asociación, negociación y huelga y en condiciones laborales precarias.
  • El sindicalismo es señalado como enemigo del Estado y de las empresas. Este gobierno sigue realizando declaraciones hostiles que vinculan al sindicalismo con grupos armados.
  • Recientemente se descubrió que a la CUT, a la CTC, a magistrados de las altas cortes, algunos de ellos que participan en esta Conferencia, y otras personas y organizaciones, les fueron ilegalmente interceptadas sus comunicaciones durante los últimos cinco años, por parte del organismo de inteligencia de la Presidencia de la República (DAS). Se comprobó también que el mismo organismo entregó a los paramilitares una lista de 22 sindicalistas para asesinarlos, hecho por el cual su ex-director, Jorge Noguera, está siendo enjuiciado por 4 homicidios. Los grupos paramilitares han sido los principales victimarios en los asesinatos, en algunos casos también las guerrillas. Adicionalmente, entre 1986 y 2008 se registraron 41 casos de ejecuciones extrajudiciales de sindicalistas realizadas presuntamente por la fuerza pública, 21 de ellos durante este gobierno.
  • En los últimos 23 años se han cometido más de 10 mil hechos de violencia contra sindicalistas, entre los que se cuentan 2.709 homicidios, 498 durante el actual gobierno. Entre los años 2003 y 2007 hubo una reducción del 60% de los homicidios, y en el año 2008 se presentó un incremento del 72% en los hechos de violencia, y un 25% en los homicidios, pasando de 39 en el 2007 a 49 en el 2008. En lo que va de 2009 han asesinado 18 sindicalistas. Es tal el clima de inseguridad que rodea al sindicalismo, que hoy más de 1.500 de sus dirigentes cuentan con esquemas de protección. Todas estas cifras contradicen el argumento del Gobierno, de que la violencia antisindical es un problema superado y está bajo su control.
  • A pesar de la creación de la Unidad especial de Fiscales y Jueces, se presenta un débil trabajo de investigación y juzgamiento de estos crímenes. De los 2.709 homicidios ocurridos desde 1986, la Fiscalía nos informa que se encuentra investigando tan solo el 40% de ellos. Hemos identificado sentencias condenatorias en 118 casos de asesinatos, es decir, el porcentaje de impunidad se encuentra en el 95%. Y otros crímenes contra sindicalistas presentan una impunidad del 99%. Las sentencias proferidas, en su mayoría, no permiten esclarecer la verdad, han sancionado a algunos autores materiales y nunca a los intelectuales, y no han reparado a las víctimas. El movimiento sindical ha sido insistente en exigir investigación para todos los casos, en proponer cambios en el método de investigación utilizado, y en garantizar un estatuto de los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación. Al ritmo actual de producción de sentencias, le tomaría 37 años a la justicia superar la impunidad, bajo el supuesto de que no ocurran más asesinatos a partir de hoy, y se mantenga la Unidad especial de investigación y juzgamiento.

Esta situación podría superarse si el diálogo social fuera útil. Sin embargo, aunque contamos con una Comisión Permanente de Concertación, no es posible mostrar resultados, por falta de voluntad política del Gobierno. No ha sido posible concertar una agenda para la implementación del convenio 87. Así mismo, el Gobierno no sometió a concertación las leyes de huelga, regulación de cooperativas de trabajo asociado y el decreto sobre concertación con los empleados públicos.

Solicitamos a esta Comisión que adopte un párrafo especial, donde en esta ocasión, además de señalar los graves incumplimientos en relación con el convenio 87, se urja al gobierno para que de manera inmediata, y en un plazo no mayor a un año, acuerde y adopte con los interlocutores sociales las siguientes políticas y medidas:

  • Reconocimiento a la legitimidad y papel del sindicalismo en una sociedad democrática
  • Prevención de los actos de violencia antisindical y de investigación integral de estos crímenes
  • Reparación al sindicalismo y sus víctimas que permita restablecer las libertades sindicales
  • Reforma integral al código sustantivo del trabajo, de conformidad con los convenios internacionales del trabajo, las recomendaciones de la OIT y la Constitución Política
  • Procedimiento para el cumplimiento de las recomendaciones del Comité de Libertad Sindical
  • Creación del Ministerio del Trabajo y fortalecimiento de la Inspección del Trabajo
  • Plan nacional de promoción del Trabajo Decente
  • Evaluación y fortalecimiento de la representación permanente de la OIT en Colombia

Gracias, señor Presidente.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de la Presidencia de la CUT.