Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA / Web
Intervención en la Plenaria de la 98 Conferencia de la OIT
Por Tarsicio Mora Godoy, Presidente de la CUT

Rebanadas de Realidad - CUT, Ginebra, 11/06/09.-

Gracias Señor Presidente.

Nunca ha sido más oportuna y pertinente la memoria del Director General, en esta ocasión nos ha presentado un completo y acertado documento sobre las consecuencias de la actual crisis mundial y los desafíos de la OIT. Queremos felicitar al Director y a la oficina por el trabajo realizado, apoyar su iniciativa de realizar una discusión sustantiva sobre este tema en una próxima reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo y quisiéramos compartir nuestra visión y hacer algunas propuestas.

Estamos ante una crisis del actual modelo económico y como tal se deben enfrentar los desafíos que ésta implica. Cualquier medida que se quiera implementar para reactivar la economía, proteger y promover el Trabajo Decente, tiene que partir de la necesidad urgente de cambiar el actual modelo económico, el mismo que se promovió desde el Consenso de Washington y que impusieron a todos los países el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

No se puede explicar la crisis en Colombia solo como consecuencia del contagio de la crisis internacional, el Estado es el principal responsable de la crisis actual que enfrenta el país, entregó su función reguladora esencial a favor de las empresas, principalmente las multinacionales y del sector financiero, permitió que se impusiera una ideología que promueve libre mercado como único asignador de los recursos y se puso al servicio exclusivo de la generación de ganancias para las empresas.

Los trabajadores fueron y siguen siendo las víctimas de este modelo: primero porque se les impuso una política que promovía la generación de riqueza sobre la base de la reducción o la contención de los costos laborales, política que promovió la precarización laboral y debilitó los derechos de libertad sindical, segundo, porque son los que están sufriendo los despidos y recortes de personal en un contexto de ausencia total de protección social para los desempleados.

En nuestro país señor Presidente, el panorama del empleo no puede ser más desolador, contamos con un gran déficit del trabajo decente, resultado de la implementación del modelo neoliberal. En Colombia hay 18 millones de trabajadores, entre los cuales se encuentran un millón 700 mil niños. El desempleo se ubica en el 15%, en el caso de las mujeres la tasa es seis puntos por encima a la de los hombres. El desempleo juvenil es del 21%, un poco más de un millón de jóvenes desempleados. Tenemos 2 millones 800 mil desempleados de los cuales solo el 3,5% recibe un subsidio de desempleo de 62 dólares mensuales durante seis meses.

En Colombia el fenómeno de los trabajadores pobres es generalizado, el salario mínimo para el 2008 fue de 235 dólares, y el costo de la canasta familiar para ingresos bajos tiene una estimación cercana a 498 dólares. Cerca de 8 millones de trabajadores tienen ingresos inferiores al salario mínimo y el 90% de los trabajadores devengan menos de 2 salarios mínimos lo que no les permite cubrir el costo de la canasta familiar para ingresos bajos. En materia de ingresos la desigualdad por género también es preocupante, las mujeres en promedio ganan solo el 74% de lo que ganan los hombres, el caso de las "madres comunitarias" es aun mas grave pues solo devengan 75 dólares mensuales.

Apenas el 30% de las personas que trabajan son protegidos por la legislación laboral, cerca del 58% de los trabajadores se encuentran en el sector informal, y solo el 31% tienen cobertura de la seguridad social, esto significa que cerca de 12 millones de trabajadores están totalmente desprotegidos. A esto se suma la baja densidad sindical, 4 de cada 100 trabajadores están en un sindicato y solo 1,3 esta cubierto con una convención colectiva y la gravísima situación de violencia e impunidad que padece el sindicalismo en nuestro país.

Nosotros entendemos que el dialogo social y la negociación colectiva como factores claves en la construcción de democracia económica y distribución del ingreso, sin embargo, en nuestro país, los espacios diseñados para el diálogo social no producen resultados, ejemplos de ello ha sido la negativa del gobierno para concertar el salario mínimo y a negociar con los educadores afiliados a FECODE.

Señor presidente, podemos concluir que el Estado Colombiano esta incumpliendo su principal obligación con la OIT, generar y proteger el trabajo decente. Por ello el valor e importancia que le damos a la propuesta del Director General, de promover un "Pacto Mundial para el Empleo". Este pacto será posible si en nuestro país si se asume por empresarios y gobierno una profunda agenda de redistribución de la riqueza.

La delegación de los trabajadores de Colombia quiere manifestar al señor Somavía nuestra decisión de aceptar esta iniciativa y solicita a la OIT su asistencia para buscar con el gobierno y los empresarios Colombianos un "Pacto por el Empleo", que tenga como base el cumplimiento de los convenios de la OIT y que entre sus acciones contemple el diseño y puesta en marcha de un plan nacional por el Trabajo Decente.

Las tres centrales sindicales colombianas presentamos en la Comisión Permanente de Concertación un conjunto amplio de propuestas para la reactivación económica, la generación de empleo y la protección de los desempleados, esperamos entonces que en esta conferencia el gobierno y los empresarios manifiesten su voluntad, así como lo hemos hecho nosotros, para adelantar un diálogo serio, profundo y significativo sobre esta materia.

Gracias, Señor Presidente.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de la Presidencia de la CUT.