Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES (CUT) - COLOMBIA / Web
Periódico de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia - Septiembre de 2009 - Nº 54
La CUT fortalece la movilización social
Por Tarsicio Mora Godoy, Presidente

Rebanadas de Realidad - CUT, Bogotá, 21/10/09.- La CUT lidera en conjunto con el resto del movimiento sindical y social la lucha por el salario digno y el trabajo decente. Esta definición fue tomada por las centrales sindicales y la Confederación de Pensionados de Colombia y por la Cumbre Social y Política, realizada del 20 al 22 de agosto pasado, y cuyas conclusiones hemos cumplido con la realización de diferentes eventos en los 32 departamentos y la movilización de miles de trabajadores concentrados en las diferentes plazas del país.

La opinión pública y los medios de comunicación han sido notificados sobre el deterioro de las condiciones laborales en que se encuentran los trabajadores colombianos, vinculados a través de cooperativas de trabajo asociado con el visto bueno del gobierno y la complacencia de los empresarios, perdiendo la estabilidad y garantías laborales y su libre derecho a la asociación y negociación colectiva, como lo establecen los Convenios 87 y 98 de la OIT.

A la movilización por la reivindicación de los derechos se han vinculado diferentes sectores sociales y de trabajadores, quienes ven la importancia de fortalecer al movimiento sindical y buscan emular ejemplos tan significativos como los paros de los corteros de caña y los trabajadores bananeros, los que, a pesar de la imposición del poder, lograron romper la negativa del gobierno y los empresarios para conseguir que se negociaran sus justas peticiones.

El próximo 7 de octubre en la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, los trabajadores agitarán nuevas consignas para defender el Estado social de derecho, derrotar el modelo neoliberal y las privatizaciones. Nuestro compromiso será seguir apoyando los movimientos agrario y campesino, la minga indígena y comunitaria y la comunidad universitaria, golpeados por las políticas del modelo y que ante el abandono de los gobiernos seccionales se movilizarán desde el 8 hasta el 17 de octubre a lo largo y ancho del país para reclamar del gobierno solución inmediata a la ya grave situación, la cual se ha agudizado con la eliminación de campesinos, estudiantes e indígenas por parte de fuerzas oscuras. Por lo anterior, es deber del movimiento sindical y social estrechar los lazos con estas movilizaciones para lograr construir esa gran alianza de todos los sectores que conduzcan a una verdadera ruta por la libertad y la paz social.

Las estadísticas del Dane son preocupantes. Demuestran el deterioro de las condiciones del pueblo colombiano, pues hoy tenemos 20 millones de pobres, 8 millones de indigentes, 4 millones de desplazados y se proyecta un desempleo del 14,5% al finalizar este año. En medio de esta situación nace la Marcha contra el Hambre y la Pobreza del 12 al 17 de octubre, es la respuesta de hombres y mujeres que lideran la lucha por soluciones democráticas y efectivas; partirán de Montería y Valledupar hacia Cartagena para garantizar que toda la región Caribe se exprese por la libertad, la democracia y la justicia social.

En esta misma dirección, el 14 de octubre los trabajadores estatales se tomarán las calles y en una gran alianza con los demás sectores sociales exigirán políticas de empleo, mejoramiento de condiciones salariales, derecho a la salud, estabilidad laboral y respeto al empleo para los provisionales, entre otros.

Y al finalizar este año, el 10 de diciembre, en el Día Internacional de los Derechos Humanos, hemos previsto unirnos con los millones de víctimas de la violencia en Colombia con concentraciones y movilizaciones en todo el país.

En medio de todas estas jornadas de movilización y ante la situación social más alarmante de los últimos tiempos en Colombia, fruto de la política económica ejercida por el gobierno que enriquece a los sectores más ricos de la población y aniquila los derechos de los trabajadores, a través de una agresiva política de despidos colectivos de trabajadores (de contratos a término indefinido, sindicalizados y con convenios colectivos, para ser sustituidos por trabajadores tercerizados de salario mínimo o vinculados a través de las funestas cooperativas de trabajo asociado), la CUT liderará la lucha por el salario mínimo. Un salario mínimo que dignifique a las personas, que alcance para el sustento de las familias, que sea congruente con la distribución de la riqueza, que recupere el poder adquisitivo y que esté por encima de la inflación. El salario mínimo debe tener en cuenta el artículo 53 de la Constitución Política donde se establece claramente que el salario debe ser vital y móvil y la sentencia C-1433 de 2000 de la Corte Constitucional:

De las normas de la Constitución surge el deber constitucional del Estado de conservar no sólo el poder adquisitivo del salario, sino de asegurar su incremento teniendo en cuenta la necesidad de asegurar a los trabajadores ingresos acordes con la naturaleza y el valor propio de su trabajo y que les permitan asegurar un mínimo vital acorde con los requerimientos de un nivel de vida ajustado a la dignidad y la justicia.

Y aunque nuestra propuesta plantea como todos los años, la reivindicación económica de los trabajadores y las trabajadoras bajo el régimen del mínimo legal, basaremos también nuestro debate en la aplicación de una verdadera política de empleo, que parta de la revisión del actual modelo económico promovido desde el Consenso de Washignton, impuesto a todas las economías por los principales organismos financieros multilaterales (FMI y Banco Mundial) y profundizado gravemente en los últimos años con sistemas de contratación causantes del desastre social y el desequilibrio exagerado en la distribución de los recursos provenientes de producción y productividad.

El gobierno nacional debe comprometerse a implementar una política que propenda por la erradicación del trabajo informal y tercerizado (subcontratación), estimulando el trabajo decente por medio de la contratación directa sin discriminación de edad, sexo, raza o condición política o social, eliminando todas las formas de precarización de las relaciones laborales y protegiendo a los trabajadores y trabajadoras cabeza de familia.

El Estado debe garantizar la eliminación de las formas de precarización laboral (disminución creciente de derechos y garantías para los trabajadores), la verdadera aplicación del diálogo social y la negociación colectiva.

En la mesa de concertación también propondremos congelar los precios de los productos básicos de la canasta familiar, así como una mayor reducción en los precios de los combustibles atendiendo la rebaja de los precios internacionales del petróleo, ya que ello redundará en la reactivación de la economía y permitirá incentivar el consumo.

Frente al tema de los pensionados reclamamos del gobierno, que el servicio de salud sea oportuno, que reciban una mesada justa y que el gobierno por vía ejecutiva decrete que los trabajadores y pensionados con salarios y pensiones hasta de dos salarios mínimos legales no estarán obligados a pagar al sistema bancario por las tarjetas débito, los servicios de manejo y uso de cajero automático en el retiro de fondos, consultas de saldos y pago de servicios públicos domiciliarios.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Manuel Ángel Tellez González, Secretario General de la CUT Bogotá Cundinamarca.