Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
REPÚBLICA DOMINICANA

Reunión de la CLAT y la ORIT, área del Caribe

Exposición de José Gómez Cerda, en la Reunión Conjunta de la Central Latinoamericana de Trabajadores (CLAT) y la Organización Regional Interamericana de Trabajadores (ORIT), con representantes de 32 organizaciones sindicales del Caribe, afiliadas a ambas organizaciones. El encuentro se realizó los días 29 y 30 del mes de junio 2006, en el Hotel Napolitano, de Santo Domingo, República Dominicana.
Por José Gómez Cerda (*)

Rebanadas de Realidad - Santo Domingo, 03/07/06.- Agradezco mucho a los organizadores de este Seminario el darme la oportunidad de referirme a la situación social y económica del Caribe, con una visión sindical.

Hoy día para analizar e interpretar la situación de una región es necesario conocer un poco de su proceso histórico, pero fundamentalmente cual es la situación económica y social, pues el sindicalismo es una consecuencia de ésta situación.

Analizar el sindicalismo sólo nos puede conducir a malas interpretaciones, pero si tenemos elementos básicos de la situación económica y social, nuestros análisis pueden ser más aproximados a la realidad sindical.

Referencia histórica

El Caribe fue la cuna del descubrimiento del Continente Americano.

Desde las islas caribeñas partieron a tierra firme los europeos que llegaron por primera vez al nuevo mundo.

Los nativos de las islas caribeñas fueron masacrados y eliminados en poco tiempo y los europeos buscaron esclavos africanos para realizar las tareas laborales en las peores condiciones de vida y trabajo.

América Latina tuvo influencias políticas, económicas, religiosas y culturales de España y Portugal, pero en el Caribe también tuvo muchas intervenciones de Francia, Holanda e Inglaterra, quienes, como los españoles, se apropiaron de las mayorías de las islas.

Estas incursiones europeas determinaron áreas de influencias de esos países, dividiéndose el Caribe en cuatro regiones lingüísticas. Caribe Ingles (6,178.600) habitantes en la actualidad), Caribe francés (9.394.765); Caribe Holandés (752.000), y Caribe español (23.521.052).

Los procesos de independencia de las Islas Mayores se iniciaron en 1804, cuando Haití se separó de Francia, convirtiéndose en el primer país libre de América Latina y el Caribe, luego República Dominicana se independizó de Haití en 1844, después de 22 años de ocupación; Cuba se independizó de España en 1902, y Jamaica logro su independencia de Inglaterra en 1960.

Procesos de integración

Los procesos de integración son importantes para las organizaciones sociales, en especial para el sindicalismo, una prueba de esto es el ejemplo de Europa. En ese continente se ha dado un proceso de integración continental, con la creación de la Unión Europea, así las organizaciones sindicales han aprovechado para la creación de la Confederación Europea de Sindicatos (CES).

Indudablemente que la ayuda, cooperación, subvenciones y ayudas de la parte de la Unión Europea a la CES ha ayudado a su fortalecimiento.

En las regiones donde política y económicamente no se producen procesos de integración, muy difícil pueden crearse instrumentos de integración sindical.

En la década de los 60, del pasado siglo, se produjo la independencia de la mayoría de las islas del Caribe que eran colonias de Inglaterra, y se crearon 14 nuevos Estados independientes en esa zona.

CARICOM

En 1968 se creo la COMUNIDAD DEL CARIBE (CARIBBEAN COMMUNITY - CARICOM), integrada por los nuevos países caribeños de expresión inglesa: Antigua, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, Montserrat, St. Kitts, Saint Lucia, Saint Vicent y Trinidad-Tobago: y Surinam, de expresión holandesa.

A.C.P.

El CARICOM formó parte inmediatamente del Acuerdo de Yaundé, Camerún, África, donde se constituyó la Asociación de los Países de África, Caribe y Pacifico, mejor conocido como los ACP.

Asociación de Estados del Caribe (AEC)

El Convenio Constitutivo de la Asociación de Estados del Caribe (AEC) se firmó el 24 de julio de 1994 en Cartagena de Indias, Colombia, con el propósito de promover la consulta, la cooperación y la acción concertada entre todos los países del Caribe.

Está integrada por 25 Estados Miembros y tres Miembros Asociados. Otros ocho países no independientes son elegibles como Miembros Asociados.

Miembros: Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dominica, República Dominicana, El Salvador, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, y Venezuela.

Miembros Asociados. Aruba, Francia (en nombre de Guyana francesa, Guadalupe y Martinica) y las Antillas Neerlandesas.

Funciones. Los objetivos de la AEC están contenidos en el Convenio Constitutivo y se basan en lo siguiente: el fortalecimiento de la cooperación regional y del proceso de integración, con el propósito de crear un espacio económico ampliado en la región; preservar la integridad medioambiental del Mar Caribe, considerado como patrimonio común de los pueblos de la región; Y promover el desarrollo sostenible del Gran Caribe. Sus áreas focales son en la actualidad el comercio, el transporte, el turismo sustentable y los desastres naturales.

Organización. Los principales órganos de la Asociación son el Consejo de Ministros y la Secretaría General. Cuenta con Comités Especiales de: Desarrollo del Comercio y las Relaciones Económicas Externas; Turismo Sustentable; Transporte; Desastres Naturales; y Presupuesto y Administración. Tiene también un Consejo de Representantes Nacionales del Fondo Especial, responsable de supervisar los esfuerzos de movilización de recursos y el desarrollo de proyectos.

CARIFORO

Luego del ingreso a la Convención de Lomé de Haití y la República Dominicana, países que no pertenecían a CARICOM en ese momento.

Se estableció una entidad regional, que agrupa a estos dos países y a los miembros de CARICOM y que lleva por nombre Foro del Caribe, o CARIFORO.

Los Jefes de Estados deciden tener una reunión en agosto de 1998, pero no solo de CARICOM sino de CARIFORO, de los 15 signatarios de la Convención de Lomé, invitando al Presidente de Cuba como observador.

Era la primera vez en la historia que se reunirán todos los Jefes de Estados del Caribe, segundo se firmó el Acuerdo que crea la Zona de Libre Comercio con CARICOM.

Esta entidad fue creada con el objetivo de coordinar la asignación y el seguimiento de los recursos del Fondo Europeo de Desarrollo utilizados en el financiamiento de proyectos regionales en el Caribe ACP en el marco de la Convención de Lomé.

La República de Haití ha sido reincorporada a los organismos de CARICOM, después de 2 años de estar excluida por la situación de inestabilidad política, ahora con un nuevo gobierno electo Haití se reincorpora en los organismos del Caribe.

La República Dominicana no es miembro de esta asociación, ha establecido un acuerdo de libre comercio con ella, que comenzó a tener plena vigencia a partir del 1º de diciembre del 2001.

La República de Cuba se incorporó formalmente al Grupo ACP en diciembre del 2000, tiene muy buenas relaciones con CARICOM y, desde hace poco, forma parte del CARIFORO y como tal, participa en el diálogo político con la UE en el marco del Grupo de Estados ACP, pero aún no es signataria del Acuerdo de Cotonou.

El Caribe dispone de un marco particularmente favorable al diálogo político con la Unión Europea. Este diálogo, que ha facilitado el establecimiento de políticas y el reconocimiento de las necesidades específicas de la región caribeña asociada al Grupo ACP, es posible gracias a la participación de los Estados que la integran en diversas instituciones conjuntas.

Las instituciones son:

  • a. El Consejo de Ministros ACP-UE
  • b. La Asamblea Parlamentaria Paritaria.

Además de las Cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno ACP-UE y de reuniones de sus respectivas sociedades civiles y sectores privados.

De los 78 países ACP, 16 pertenecen al Caribe

El Caribe es una zona muy especial desde el punto de vista geográfico, política, cultural y social. Es diferente a las otras regiones del continente americano, y en su mayoría, esos países, no se siente ser ni latinoamericanos, ni de las Américas (Las Américas son; Norteamérica, Centroamérica y América del sur. Igualmente el Caribe inglés y el holandés tampoco se consideran latinoamericanos, porque sus idiomas no son de origen latinos.

El proceso de integración del Caribe tiene déficit en su integración:

Aunque CARICOM es el principal ejemplo, existen países, Estados y naciones que no son parte ni del CARICOM, ni del CARIFORO. Cuba, que es la principal isla está ausente, como también Puerto Rico, y varias islas que pertenecen a Francia, como zonas de Ultramar, y a Holanda, que no participan plenamente en éstos organismos de integración regional.

Se espera que el Caribe de habla inglesa y holandesa, tomado en conjunto, crezca en torno al 6,0% durante el 2006. Sin embargo, es importante aclarar que esta tasa de crecimiento refleja, principalmente, las expectativas de crecimiento de Trinidad y Tobago, que se proyecta registre una expansión del orden del 10% durante el 2006 producto de las actividades asociadas a la producción y procesamiento de gas natural.

Por su parte, se espera que Jamaica crezca en torno al 2,5% con la normalización de las actividades del sector Agricultura y Minería.

Según los datos del Banco Central de Barbados, la economía creció un 4,1% durante el 2005, lo que significa un aumento significativo de la proyección anterior, 2,8%; reflejando el desempeño de los sectores construcción y comercio, para el 2006 se proyecta una tasa de crecimiento de entre 4,0% y 4.5%.

En varios países de la región la dinámica económica durante el 2006 estará determinada por la inversión relacionada con el mundial de Cricket a celebrarse durante el 2007, así como la construcción y renovación de la infraestructura turística y los empleos que generarán estos preparativos.

No obstante, la compleja situación de las finanzas públicas en varios países de la región puede limitar el efecto de ampliación de la demanda interna.

Caribe: proyecciones de crecimiento
(Tasa de variación porcentual anual)
País
2005
Bahamas
3.5
Barbados
4.1
Belice
3.1
Guyana
-3.0
Jamaica
1.4
Surinam
5.0
Trinidad y Tobago
7.0
Antigua y Barbuda
5.7
Dominica
2.4
Granada
5.2
República Dominicana
7.3
San Kitts y Nevis
6.8
Santa Lucía
6.5
San Vicente y las Granadinas
2.8
El Caribe
4.2
 
Producto Interno Bruto
Barbados
4.4
Belice
4.2
Guyana
1.6
Jamaica
2.5
Trinidad y Tobago
6.2
Antigua y Barbuda
5.9
Dominica
3.9
 
La renta per capita
Bahamas US$ 17,700.00
Barbados US$ 16,400.00
Antigua y Barbuda US$ 11,000.00
Trinidad y Tobago US$ 10,500.00
Saint Kitts and Nevis US$ 8,800.00
Belice US$ 6,500.00
Dominica US$ 5,500.00
Santa Lucía US$ 5,400.00
Grenada US$ 5,000.00
Jamaica US$ 4,100.00
Guyana US$ 3,800.00
San Vicente y las Granadinas US$ 2,900.00
República Dominicana US$ 2.424.00

VIH-SIDA

El Caribe es la segunda región más afectada en el mundo por casos de VIH/ SIDA, (después de África), ya que posee nueve de los 12 países con las incidencias más altas de infección. 250.000 niños son huérfanos a causa de la enfermedad.

Uno de los problemas de la salud que afectan al mundo, y por lo tanto al Caribe es el VIH-SIDA, una preocupación esencial de todos los individuos, en todos los continentes.

  • 3% de los adultos del Caribe en el grupo de edad sexualmente activa viven con el VIH/SIDA
  • 67,000 adultos y niños infectados recientemente con VIH.
  • 410,000 adultos y niños viven con VIH/SIDA en todo el Caribe. Esta cifra última probablemente esté cerca de los 600,000.
  • Por lo menos 180 personas mueren a causa del SIDA cada mes en los Países del Caribe.
Personas adultas que viven con SIDA en el Caribe
Haití
6.1 %
Bahamas
3.5 %
Guyana
2.7 %
Trinidad Tobago
2.5 %
República Dominicana
2.5 %
Belice
2.0 %
Jamaica
1.2 %
Barbados
1.2 %
Surinam
1.2 %
Cuba
0.1 %

Este es un problema con el cual el sindicalismo debe estar involucrado.

El Caribe y el Turismo

El área del Caribe se caracterizó durante varios siglos como una región agrícola, productora especial de azúcar, tabaco, cacao, café y banana.

Sin embargo, después de la creación de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP), los países ricos industrializados, tomaron el control de los precios, a nivel mundial, y todos los productos agrícolas perdieron sus precios a escala internacional.

La salida ha sido convertir los países en brindadores de servicios, especialmente en el área de turismo comercial.

El turismo, que desde hace años constituye la principal fuente de divisas para la mayoría de estas naciones, es un objetivo puntual. A esos efectos, durante la II Cumbre de la AEC (celebrada en República Dominicana) se creó la primera Zona de Turismo Sustentable.

Hoy día el Caribe representa una de las áreas mas prosperas en el recibimiento de turistas internacionales.

En el año 2005 el Caribe recibió 19.2 millones de turistas; más que América del Sur, que tiene países gigantes, que recibió 18 millones de turistas, más que América Central, que recibió 6.6 millones de turistas.

El aumento de turistas al Caribe fue de un 5.4%, en comparación con el año 2004.

Hoy día el turismo representa la gran industria sin chimenea para el Caribe.

Remesas

Muchos países del Caribe reciben grandes sumas de dinero por las remesas que envían los nacionales radicados en otros países, especialmente en Estados Unidos y Europa.

Las remesas se han convertido en uno de los ingresos más activos, y van directamente a las familias, lo que ayuda a paliar el desempleo.

Por ejemplo: La República Dominicana recibió el pasado año 2005, la suma de 2.200 millones de dólares americanos por las remesas de los trabajadores dominicanos que residen en el exterior, principalmente en Estados Unidos, sin embargo, las empresas que manejan esos dineros se ganan el 12% de las remesas, que es una suma muy elevada.

El desempleo

En América Latina hay 23 millones de personas en condición de desempleo abierto y 103 millones que trabajan en la informalidad, con lo cual el déficit de empleo formal afecta a 126 millones de personas. Este número equivale a más de la mitad (53%) de la Población Económicamente Activa (PEA) de la región, representada por 239 millones de personas.

Tasa de desempleo, 2004
República Dominicana 18.4 %
Trinidad y Tobago 8.4 %
Barbados 9.9 %
Jamaica 12.2 %
Haití 45.0 %
Desempleo juvenil
Trinidad y Tobago 18.3 %
Barbados 21.5 %
Jamaica 27.2 %

Hay unos 57 millones de jóvenes entre 15 y 24 años que trabajan o desean trabajar, de los cuales 9,5 millones están desempleados. Representan 42% de todos los desempleados de la región. Abrir oportunidades de empleo para los jóvenes es el punto de partida obligado para aliviar las tensiones y la desesperanza de las nuevas generaciones.

Se estima que más de 20 millones de latinoamericanos y caribeños viven fuera de su país de nacimiento, una situación que tiene impactos directos sobre los mercados de trabajo de la región y la vida de los emigrantes en los países donde trabajan.

El número de personas desempleadas en el Caribe registró un nuevo aumento, evidenciando que el fuerte crecimiento económico no logró compensar el aumento en la cantidad de personas que buscan trabajo, sobre todo entre el grupo cada vez más numeroso de jóvenes sin empleo.

Trabajo infantil

Debemos reafirmar nuestro compromiso con la erradicación de las peores formas de trabajo infantil, tomamos nota de la declaración conjunta de las organizaciones de los trabajadores y empleadores en el seno de la OIT, sobre la eliminación del trabajo infantil en especial, de sus peores formas y reconocemos los avances obtenidos por la región.

Sin embargo, debemos recordar que el sindicalismo es el defensor del trabajo. Nosotros no debemos oponernos al trabajo infantil, cuando los padres de los niños no tienen posibilidades económicas para mantener dignamente sus hijos, aunque siempre debemos estar contra las peores formas en las condiciones de trabajo, pero no sólo en el trabajo infantil, sino en todas sus expresiones, por lo tanto debemos luchar para que todos los trabajadores y sus familias tengan los ingresos suficientes para sostener sus familias, en especial los hijos.

Trabajo decente

Las organizaciones sindicales del Caribe debemos luchar para generar trabajo decente y dignos, a través de los Programas Nacionales de Trabajo Decente, una iniciativa importante en muchos países. Destacamos, en particular, la contribución que los Programas Nacionales de Trabajo Decente pueden hacer para promover el desarrollo sostenible social y económico. Esto exige la participación directa de las organizaciones de trabajadores a nivel nacional para definir e implementar los Programas Nacionales de Trabajo Decente y garantizar la aplicación efectiva de políticas y programas.

Qué se está haciendo en conjunto en el Caribe

La mayoría de los países del Caribe participan en el Acuerdo de Cotonou, sin embargo, la República Dominicana ha firmado un convenio con Estados Unidos y algunos países de Centroamérica llamado el Tratado de Libre Comercio, que supuestamente entrará en vigor el primero de Julio 2006.

Las organizaciones sindicales internacionales democráticas, la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL), y la Confederación Mundial del Trabajo (CMT), en coordinación con la Confederación Europea de Sindicatos (CES), están elaborando un proyecto titulado: Reforzamiento de las Capacidades de los Actores No Estatales, que está siendo discutido con la Unión Europea, dentro del marco del Acuerdo de Cotonou.

Este proyecto fue presentado por una organización sindical africana, CTSS, de Togo, con el apoyo de la CASC de República Dominicana, y cuenta con el respaldo de la OIT.

En la primera etapa se están haciendo estudios de varios países para determinar cuales son las necesidades en el reforzamiento de las capacidades de las organizaciones sindicales, y actualmente se están realizando en el Caribe seis estudios; 4 en el Caribe inglés, y los otros dos en Haití y República Dominicana.

Se ha constituido un Comité de Pilotaje, que encabeza el sindicalista Adrián Akuete, de Togo y la directora Ejecutiva es Gabrielle Clotuche, de la CES.

Este comité se ha reunido varias veces y está en vías de concluir la primera etapa que es la elevación de un proyecto general de los Estados de África, el Caribe y el Pacifico (ACP).

Actualmente represento a los trabajadores del Caribe en el Comité de Seguimiento del Acuerdo ACP- Unión Europea, (Acuerdo de Cotonou), y en esa condición participo en varias actividades que organiza el Comité Económico y Social Europeo (CESE), en sus relaciones con los Estados ACP.

 

El Congreso Caribeños del Trabajo-CCT, (Caribbean Congress of Labour -CCL), en 33 organizaciones afiliadas en 17 países del Caribe, normalmente trabajo sólo con organizaciones de países de expresión inglesa.

El CCT coordina sus actividades con la CIOSL y la ORIT.

En febrero de este año el CCL, con representantes de 10 países del Caribe inglés, se reunió con representantes del Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco mundial y el Fondo Monetario Internacional, en Puerto España, Trinidad.

El CCL tiene buenas relaciones con el CARICOM y con la OIT, a nivel del Caribe Inglés.

 
Sobre los procesos de unidad sindical en el Caribe

Los procesos de unidad que se están produciendo a nivel mundial, entre la CIOSL y la CMT, y los acercamientos entre la CLAT y la ORIT, deben tomarse en el Caribe con mucha precaución, pues el ritmo que se está imponiendo es muy rápido, y mientras no exista una verdadera relación entre las organizaciones, (no sólo de altos dirigentes), son procesos que pueden frustrar el futuro del sindicalismo.

Los procesos de unidad necesariamente no son buenos ni malos, son coyunturas, estrategias y posiciones, que parten de saber donde estamos y hacia donde vamos, sino luego serán las lamentaciones:

Las características, principios y valores no se cambian muy fácilmente, por lo tanto no puede ser un proceso sin reflexión. Los estudios y análisis tampoco se exportan, ni se importan, se determinan en momentos precisos.

Por ejemplo: La Confederación Autónoma Sindical Clasista (CASC), participó durante 7 años en un proceso de unidad programático y de acción con las otras tres centrales sindicales de República Dominicana, sin embargo, en diciembre del pasado año la CASC decidió retirarse de ese proceso de unidad, porque estaba de acuerdo con la unidad de acción y de programa, pero no orgánico, mucho menos con plazos establecidos para desaparecer, y en los últimos meses se han afiliado más de 60.000 nuevos afiliados a la CASC.

Sin embargo, eso no quiere decir que estar separado es mejor que estar unidos. La unidad es un proceso, y son las mismas organizaciones que la integran quienes tienen que decidir que hacer, sin aceptar imposiciones.

Las organizaciones sindicales del Caribe han vivido hasta ahora de espaldas a la unidad, por limitaciones de idiomas, culturas y tradiciones.

Todo proceso de unidad debe tomarse el tiempo necesario, hasta que la mayoría de los afiliados comprenda la importancia y necesidad de la unidad, para que sea verdadero, duradero y que represente realmente las aspiraciones, necesidades y problemas de los trabajadores del Caribe.

Indudablemente que el sindicalismo en el Caribe y en América Latina está en una etapa critica, las tasas de sindicalización han bajado, la característica principal de la globalización ha sido eliminar el empleo público, que es básico en el Caribe, eso dificulta mucho el progreso sindical.

El problema sindical se debate entre las centrales sindicales únicas, sean a nivel internacional, regional o nacional.

La creación de la nueva central internacional es un paso importante, que apoyamos, sin embargo, la Confederación Europea de Sindicatos (CES) no se ha comprometido formalmente a integrarse en la nueva central internacional, dice que apoya, respalda, etc. Pero al mismo tiempo no será la regional europea de la nueva central sindical.

Las federaciones profesionales internacionales, afiliadas a la CIOSL, tienen la misma posición. Mucho respaldo, pero mantienen su autonomía, no será parte orgánica de la nueva central sindical mundial.

Los sindicatos chinos, ni los sindicatos afiliados a la FSM tampoco serán miembros de la nueva central. Por lo tanto nueva central no será única, ni mayoritaria, en el sindicalismo mundial.

Hace alrededor de 20 años en el continente americano existían 8 países con central únicas, y muy mayoritaria, que eran: Estados Unidos (AFL-CIO), México (CTM), Argentina, (CGT), Cuba (CTC), Chile (CUT), Bolivia (COB), Uruguay (PIT-CNT), Venezuela (CTV).

Constatamos que en vez de avanzar hemos retrocedido, sólo en tres países de éstos existen centrales únicas, Cuba, Uruguay y Bolivia, en el resto se han fraccionado o han surgido nuevas fuerzas que han reemplazados a las que antes tenían todo el poder y control sindical, la más reciente ha sido la división de la AFL-CIO, en el congreso de la unidad…

No somos entusiasta en precipitar el proceso, porque la experiencia nos indica que las grandes mayorías no están conscientes, ni siquiera enterados de éste proceso, pero si estamos convencidos, que eventos que éstos, donde podemos conocernos mejor vale la pena, deben continuarse, para que llegue el momento oportuno de marchar todos unidos hacia una misma dirección.

(*) Asesor de FENATRADO y de la CASC, República Dominicana
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones