Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
REPÚBLICA DOMINICANA

Historia del Sindicalismo Dominicano

Por José Gómez Cerda (*)
Capítulo II: 1961/1962
Capitulo I: Los Antecedentes
Capítulo III: 1963, 1964
Capítulo IV: 1965, 1966
Capítulo V: 1967, 1968
Capítulo VI: 1969, 1970
Capítulo VII: 1971, 1972
Capítulo VIII: 1973, 1974

Rebanadas de Realidad - Santo Domingo, 07/07/06.- Con el asesinato del dictador Rafael Leonidas Trujillo el 30 de mayo de 1961, se inició en la Republica Dominicana un cambio de vida y libertades, que habían sido conculcadas durante 31 años.

Los autores y responsables de asesinar a Trujillo fueron Luis Amiama Tió, Antonio Imbert Barreras, Antonio de la Maza, Salvador Estrella Shadalá, Pedro Livio Cedeño, Juan Tomás Díaz, Huáscar Tejeda y Amado García Guerrero.

Después de la muerte de Trujillo se crearon partidos políticos, grupos sociales, regresaron los exiliados y se forman nuevos grupos de diferentes tipos.

Nace la FOUPSA

En septiembre de 1961 se formó el Frente Unido Pro Sindicatos Autónomos (FOUPSA), primera organización sindical de carácter nacional de la nueva etapa en la vida dominicana. Entre los principales dirigentes estaban Robinson Ruiz López, Miguel Soto, Mario Sánchez Córdova, Américo Monegro, Emilio Checo, Augusto Rodríguez, y Fernando Muñiz.

El agregado laboral de la Embajada Norteamericana en la República Dominicana, Fred Somerford creo un sector de FOUPSA que eran amigos de los norteamericanos, creándose una división interna en la primera organización sindical nacional.

FOUPSA se fue debilitando desde su inicio, y los intereses partidistas fueron superiores a los intereses de la clase trabajadora, se ahí surgió un grupo pronorteamericano llamado FOUPSA LIBRE, que luego se convirtió en Confederación Nacional de Trabajadores Libres (CONATRAL); otro grupo se fusionó con una asociación que antes se había separado de FOUPSA llamada Central Sindical de Trabajadores Dominicanos (CESITRADO), y formaron FOUPSA-CESITRADO, que luego se convirtió en una dependencia del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), y un tercer grupo mantuvo el nombre de FOUPSA. Tres meses después de constituida la FOUPSA estaba dividida en tres.

Surgieron nuevas organizaciones sindicales independientes, entre ellas la Federación Nacional de Maestros (FENAMA), y la Federación Nacional de Empleados Públicos e Instituciones Autónomas (FENEPIA).

Al terminar el año 1961 había en el país 88,026 empleados públicos, de los cuales 75.615 eran del Gobierno central, 6.806 de los municipios y 2.513 de las instituciones autónomas.

Uno de los primeros sectores en organizarse fueron los trabajadores de la industria azucarera, entre ellos se destacaba José Altagracia Telleria, del Ingenio Catarey. La mayoría de los ingenios azucareros habían sido propiedad privada de Trujillo, luego pasaron a ser administradas por el Estado. Las inversiones de Trujillo en la industria, Comercio y Azúcar ascendían a US$400 millones de dólares.

La formación de organizaciones sindicales creció rápidamente. Para formar una organización sindical sólo basta depositar los Estatutos, nómina de miembros fundadores, el acta constitutiva y los nombres de los directivos, firmados por 20 o más miembros.

A fines de 1961 el Presidente del país era el Dr. Joaquín Balaguer, cargo que desempeñaba desde el asesinato de Trujillo.

1962

El 1ro. de Enero de 1962, asumió el poder un Consejo de Estado integrado por siete ejecutivos presidido por el Dr. Joaquín Balaguer, el 16 de ese mismo mes el General Rodríguez Echevarria da un Golpe de Estado que depone al Consejo de Estado e instala una Junta Cívico Militar presidida por el Lic. Humberto Bogaert, al otro día la Fuerza Aérea destituye la Junta y repone al Consejo de Estado, el Dr. Joaquín Balaguer se refugia en la Nunciatura Apostólica.

El nuevo Consejo de Estado estaba integrado por el Lic. Rafael F. Bonnelly, Presidente, Donald Read Cabral, Luis Amiama Tió, Antonio Imbert Barreras, Monseñor Eliseo Pérez Sánchez, Nicolás Pichardo y el Dr. Fernández Caminero.

El 5 de febrero de se formó el Sindicato Autónomo de Industria Farmacéutica, SADIF, en Santiago, que daría origen a la formación de la Confederación Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC).

Antecedentes de la CASC

José Gómez Cerda, que estaba exiliado en Nueva York, siendo Presidente de la JOC hispana tuvo contactos con la JOC en Puerto Rico, Costa Rica y Cuba. En Costa Rica conoció a Monseñor Sanabia, y en Cuba al Padre Fernando de Arango.

En Nueva York conoció a José Cardijn, el cura belga, fundador de la JOC. Ahí se reencontró con Henry Molina, además participaban otros dominicanos como Sabas Morillo y Rafael Peralta (Miguelito).

Siendo Secretario Juvenil del Movimiento Pro Liberación Dominicana, en Nueva York, Serafino Rumualdi, de Relaciones Internacionales de la AFL-CIO le otorgó una beca para estudiar sindicalismo en la Universidad de San Juan de Puerto Rico. Ahí compartió con otros dominicanos.

Tuvo contactos con organizaciones sindicales internacionales, y a través del Padre Salvador Freixedo, S.J. en su condición de Asesor de la Juventud Obrera Cristiana ( JOC.)de Puerto Rico, se comunicó con Emilio Máspero, entonces Secretario General Ejecutivo para el Caribe de la Confederación Latino Americana de Sindicalistas Cristianos ( CLASC), que tenía asiento en Caracas, Venezuela. Abandonó la beca de la AFL-CIO, y con otros dominicanos residentes en Argentina Y Nueva York, formaron un equipo de jóvenes que tenían como objetivo capacitarse sindical y políticamente para luego trabajar en nuestro país.

Hicieron un curso intensivo en Venezuela sobre Sindicalismo, Reforma Agraria, Política y Asuntos Juveniles, evento que fue organizado por la CLASC ( ahora CLAT), el Instituto Nacional de Estudios Sociales ( INES), de Venezuela, y DAFID ( Delegación de Ayuda al Frente Interno), dominicanos en el exilio, encabezados por Alfonso Moreno Martínez, Guido D'Alessandro y Mario Read Vittini.

El grupo estaba compuesto por: Henry Molina, Caonabo Javier Castillo, Prospero Morales, Prisco Morales, Ramón Harvey, José Antonio Brea, Cucho Rojas Fernández y José Gómez Cerda.

Los Profesores fueron el Dr. Rafael Caldera, Dr. Arístides Calvani, Dr. Luis Herrera Campis, Dr. Jiménez Landiz, y los sindicalistas Dagoberto Gonzáles, Eduardo García, José de Jesús Plana, Ramón Silva y Emilio Máspero.

Henry Molina y José Gómez Cerda participaron en el Congreso Extraordinario de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (C.T.V.), después del atentado de Trujillo contra el Presidente de Venezuela Rómulo Betancourt. Ese fue el primer Congreso de la CTV después de la dictadura de Pérez Jiménez. Además participaron en actividades sindicales organizadas por la Confederación Autónoma de Sindicatos Autónomos (CODESA).

El 24 de enero de 1962 se realizó en Primer Encuentro de Trabajadores Cristianos, en el local del Instituto Comercial Juan Pablo Duarte, en Villa Duarte, Santo Domingo. Esa reunión fue presidida por Emilio Máspero, Secretario General Adjunto de la Central Latinoamericana de Sindicalistas Cristianos (CLASC). Entre los participantes estaban Jesús Caminero Morcelo, Porfirio Zarcuela, Gabriel del Río, José Gómez Cerda, Jorge Cruz Reyes, Henry Molina, Prisco Morales, Rafael Hidalgo y otros. Entre los primeros sindicatos afiliados a la CASC figura el de Astilleros de Santo Domingo.

El 14 de febrero de 1962 se realizó la primera reunión con dirigentes cristianos campesinos para dejar formada la Federación Dominicana de Ligas Agrarias Cristianas ( FEDELAC). A esa reunión asistieron Prisco Morales, Juan Antonio Brea, José Gil Santos, Ramón Vásquez, Tiburcio Díaz. José Ramón Rangel Parra, de la Federación Campesina Latinoamericana ( FCL) y José Gómez Cerda, de la CASC. El 4 de marzo se constituyó la Liga Agraria de Juan López Abajo, en Moca, la primera liga agraria dominicana. Esa reunión fue orientada por Rangel Parra, Ramón Vázquez Prisco Morales y José Gómez Cerda. La segunda Liga se constituyó días después en Jima, La Vega.

Por otra parte la CASC constituyó el Instituto Nacional de Formación Agraria y Sindical (INFAS), sus primeros cursos se realizaron en la Casa Manresa, en Santo Domingo y en el Seminario Menor en Santo Cerro, La Vega. Los cursos contaban con la colaboración de los Padres Manuel González Quevedo, José Arnaíz, José Llorente y Benavides, en Santo Domingo; y Francisco Guzmán, en el Santo Cerro.

El 25 de febrero de 1962 se constituyó la Confederación Nacional de Trabajadores Libres (CONATRAL), con dirigentes disidentes de la original FOUPSA, sus principales dirigentes eran Robinson Ruiz López, Antonio Checo y Diego Díaz.

En marzo los trabajadores de los Ingenios Catarey, Esperanza, Amistad y Monte Llano realizaron una huelga. La CASC los defendió, lograron un aumento salarial de 0.60 diarios a 3.20, inmediatamente esos sindicatos se afiliaron a la CASC, luego lo hicieron otros sindicatos azucareros de San Pedro de Macorís.

En Santo Domingo se afiliaron a la CASC los sindicatos de la Sociedad Industria Dominicana (La Manicera), Molinos Dominicanos, La Algodonera, M. González, Asbestos Cemento y otros sindicatos industriales. En Santiago se afiliaron a la CASC los sindicatos de la Compañía Anónima Tabacalera, Licorería Bermúdez, Tienda El Gallo, Industria Nacional de Muebles, etc. En poco tiempo la CASC se convirtió en la principal fuerza sindical del país.

El 1ro. de mayo de 1962 fue la primera ocasión de los trabajadores dominicanos se celebrar el Día Internacional del Trabajo en libertad. La CASC organizó una concentración de más de 3.000 trabajadores en el Estadio Deportivo de la Escuela Normal, de Santo Domingo.

El 19 de mayo se constituye el Sindicato de Trabajadores Telefónicos (S.T.T.), que agrupa a los empleados y trabajadores de la Compañía Dominicana de Teléfonos ( CDT).

El primer dirigente de la CASC que viajó para representar a los trabajadores dominicanos fue Henry Molina, que participó como delegado oficial a la Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo ( OIT), en 1962. Con sólo 22 años era el delegado oficial más joven en esa Conferencia mundial.

Luego Gabriel del Río viajó a Alemania, para estudiar durante un año, con una beca de la Fundación Konrad Adenauer.

Huelgas

En la Compañía Anónima Tabacalera: Ante la negativa de la empresa a firmar un Contrato Colectivo, después de haber sido discutido entre las partes, el Sindicato, dirigido por Julio Fermín, Luis Eladio Rigaud, José Hidalgo Paulino y Bertico Pichardo, con el asesoramiento y participación de José Gómez Cerda, hicieron una huelga de ocupación de la empresa, que duró tres días, y tuvieron que llegar policías especiales de Santo Domingo para sacar a los sindicalistas. Gómez Cerda fue hecho prisionero, pero todos los sindicatos de Santiago (alrededor de 30 en esa época), se presentaron ante la Policía y tuvieron que liberarlo a él, y a otros dirigentes del sindicato de la Tabacalera.

Otras importantes huelgas se realizaron en la Pepsi-Cola de la región norte, donde la empresa fue ocupada por los trabajadores. El propietario de la Empresa Horacio Álvarez, viajó de Santo Domingo a Santiago, con una caravana de Policías, desmantelaron la huelga, aunque los sindicalistas se pusieron como barrera humana para impedir la salida o entrada de vehículos, luego Francisco José Bidó y José Gómez Cerda, que encabezan la huelga fueron hechos prisioneros.

Otras importantes huelgas se realizaron en la fábrica de Camisas Bazar y en diversas empresas en Santo Domingo y Santiago.

Contratos colectivos:

Entre los primeros contratos colectivos de condiciones de trabajo que la CASC firmó fueron con la Compañía Anónima Tabacalera y J.m. Hernández, de Santiago y La Manicera, de Santo Domingo.

En la empresa J. M. Hernández, firma farmacéutica, se firmó un contrato progresista, que contenía un salario familiar para los trabajadores, participación de los trabajadores en los beneficios de la empresa, primas en caso de nacimientos de hijos, matrimonios, fallecimientos de familiares, etc. Esto motivó que algunos patronos e industriales protestaran ante el Consejo de Estado pidiendo la deportación del patrón J. Roberto Hernández Asencio.

En la Compañía Anónima Tabacalera se firmó el contrato de mayores proporciones, no sólo por la cantidad de viviendas que lograron los trabajadores, sino porque se logró la participación de los trabajadores en los beneficios de la empresa por un equivalente de 4 meses de salarios. Este dinero fue negociado para la elaboración de un PLAN EDUCATIVO PARA LOS HIJOS DE LOS TRABAJADORES, que se concretizó con la instalación del COLEGIO LA ESPERANZA, con un aporte de los trabajadores de sus beneficios y la empresa hizo una aportación de 40.000 pesos. Además se logró un seguro colectivo para los trabajadores y sus familiares.

El COLEGIO LA ESPERANZA fue una idea del Padre Manuel González Quevedo y del sindicalista José Gómez Cerda. Para que los hijos de los trabajadores tuvieran las mismas oportunidades que las otras clases sociales en materia de educación escolar. En el principio el Colegio era controlado y dirigido por el Sindicato, con la entusiasta cooperación del Sr. Diógenes Silva, en representación de la empresa.

En junio se fundó el periódico sindical REVOLUCION OBRERA, que se editaba en Santiago, y se iniciaron los programas radiofónicos Justicia Social, en Radio Caribe, en Santo Domingo, y La Clase Obrera, en Radio Cibao, en Santiago. Estos medios de comunicación eran de la CASC.

El 8 de julio la CASC celebra un preCongreso para elaborar los Estatutos y preparar el Primer Congreso Nacional.

A fines de agosto de 1962 se celebra el PRIMER CONGRESO NACIONAL DE TRABAJADORES DOMINICANOS, organizado por la CASC, en el local de la Hermandad Cigarrera de Santiago, con la participación de 300 delegados oficiales, y con la presencia del Gobernador de Santiago Dr. Virgilio Maynardi Reyna. El Primer Congreso de la CASC eligió a Jesús Caminero Morcelo, como Secretario General. En la directiva estaban también Gabriel del Río, Porfirio Zarzuela, José Gómez Cerda, Rosendo López, Henry Molina y otros destacados jóvenes sindicalistas.

Era una época de protestas y manifestaciones. Se realizaron huelgas en las empresas de El Caribe, Molinos Dominicanos, La Tabacalera, Pespsicola, La Manicera, en casi todos los Ingenios Azucareros. FENEPIA Y FENAMA estaban constamente en huelgas y las organizaciones afiliadas a CASC realizaron 36 huelgas en el segundo semestre de 1962.

El 23 de septiembre quedó formada la Federación de Ferrocarrileros que agrupaba a los trabajadores del ferrocarril de los ingenios azucareros de Consuelo, Porvenir, Angelina, Santa Fe, Barahona y Haina, además de la Grenada Company.

El 30 de septiembre se realizó el Primer Congreso Nacional de Campesinos Dominicanos, organizado por la FEDELAC, en el Centro MADRE Y MAESTRA, de La Vega, Prisco Morales resultó electo Secretario General, además estaban en la directiva Luis Estrella, Ramón Vázquez, Luis Rufino y Rafaelito Bencosme.

Una delegación de la CASC, encabezada por Jesús Caminero Morcelo, participó en el IV CONGRESO de la Confederación Latinoamericana de Sindicalistas Cristianos ( CLASC), realizado en noviembre de 1962, en Venezuela, bajo el titulo de "Los Trabajadores y la Revolución Latinoamericana", donde se reeligió a José Goldsack, como Presidente de la CLASC, y a Emilio Máspero como Secretario Ejecutivo para la zona del Caribe.

En el mes de diciembre se realizaron las primeras elecciones políticas libres, resultando electo el Profesor Juan Bosch, del Partido Revolucionario Dominicano (P.R.D.).

El 1ro. de diciembre quedó formada la Federación de Trabajadores de Manzanillo, y el 11 de ese mes se constituyó la Federación Provincial de San Francisco de Macorís.

La CASC realizó unidad de acción con diversas organizaciones sociales, entre ellas con el Bloque Revolucionario Universitario Cristiano ( BRUC), que eran dirigido por Bernardo Defilló, José Joaquín Puello, Lucas Rojas y otros líderes universitarios. También con la Juventud Obrera Cristiana ( JOC), que estaba dirigida por José Enrique Trinidad, Chichí Mejía, Gabriel Fortuna, José Sosa y Ramón Martínez Portorreal. En Santiago estaban Herminio Almonte, Claudio Peña, "El Hindú", y otros valiosos militantes. El Asesor era el Padre Fernando de Arango y como Colaborador estaba Alberto Cao Herrera, éstos dos últimos de origen cubano. También la CASC coordinó con la Juventud Revolucionaria Crisitiana (J.R.C.), donde estaban Tom Lluveres y Enrique de León.

Al finalizar el año 1962 habían registrados 1.700 sindicatos en la Secretaría de Estado de Trabajo.

Los Empleados Públicos habían aumentado de 88.026, en 1961, a 110.340; 94.445 del Gobierno Central, 11.652 de los Municipios y 4.252 en instituciones autónomas.

(*) Asesor de FENATRADO y de la CASC, República Dominicana - Acción del Movimiento de Trabajadores en Internet (ACMOTI) / Web
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones