Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIONES
La victoria de Tadic les conviene tanto a la UE como a Moscú, pero los problemas quedan
Por Iván Zajárchenko, RIA Novosti

Rebanadas de Realidad - RIA Novosti, 04/02/08.- Miles de personas agitan con júbilo las banderas de Serbia y la UE en las calles de Belgrado, aplaudiendo la victoria obtenida por Boris Tadic (él va a cumplir el segundo mandato presidencial), quien se manifiesta a favor de la integración en la Unión Europea y el cese de la anterior aislación del país, que era la parte básica de la ex Yugoslavia.

Candidato por el Partido Democrático, Tadic sólo en la segunda vuelta de las elecciones pudo imponerse, contando con una ventaja insignificante, sobre el líder del Partido Radical Serbio, Tomislav Nikolic, quien lideró en la primera ronda, hace dos semanas.

Según ha manifestado Tadic, Serbia ha demostrado ser un Estado democrático que opta por un futuro europeo. La UE a su vez aplaudió los resultados de las elecciones celebradas en Serbia y le deseó a Tadic acelerar el movimiento del país hacia la integración en la Unión Europea.

Según se espera, Serbia y la UE firmarán ya el 7 de febrero un convenio de más estrecha cooperación comercial y aligeramiento del régimen de visados como un primer paso hacia el "futuro europeo" del país.

Verdad que de momento no está claro qué será de Kosovo, territorio rebelde de Serbia, de dos millones de habitantes, de los que la aplastante mayoría son albaneses y sólo unos 100 mil, serbios.

Los albaneses luchan por la independencia, gozando del apoyo por parte de la UE y EEUU, a pesar de que Serbia está en contra de ello, incluido Tadic. Ahora él tendrá que buscar una componenda con los europeos en este tema.

Los albaneses de Kosovo prevén declarar la independencia de modo unilateral, cueste lo que costare. La Unión Europa está dispuesta a apoyarlo. ¿Con qué objetivo lo hace? En opinión de analistas, el conflicto entre Serbia y Kosovo, que humea al lado de la UE, da mucho disgusto a ésta, los estrategas europeos esperan que el añejo problema pueda solucionarse por medio de separarse Kosovo de Serbia. Además, en la Unión Europea se imaginan mal la integración de Serbia, junto con los albaneses de Kosovo, en la UE. Es probable que ésta acepte la unión de Serbia, pero sin los albaneses, temiendo la alta criminalización de su sociedad. Pero tampoco cabe esperar que los problemas se eliminen tras la declaración de la independencia de Kosovo.

Kosovo como Estado independiente exigirá que se le hagan cuantiosas inyecciones financieras para fomentar su economía. De momento nadie puede calcular cuánta ayuda y durante qué tiempo necesitarán los albaneses de Kosovo. Y sin normalizar la situación económica, será difícil lograr la estabilización.

La tercera razón por la que la UE y EEUU apoyan la independencia de Kosovo se debe, por lo visto, a los recelos de que Rusia pueda ampliar su influencia sobre los Balcanes. Analistas occidentales opinan que cuanto más cerca esté Serbia a Europa, tanto más se alejará de Rusia, pero no deberían olvidar que Rusia no se cansa de repetir que apoyará sólo las decisiones que satisfagan a las dos partes en conflicto: a los serbios y a los albaneses. Moscú no acepta los pasos unilaterales solamente.

Por ello no es correcto valorar la victoria de Tadic como un "revés" sufrido por Moscú. En opinión de Vladímir Gútnik, director del Centro de Estudios Europeos del Instituto de Economía Mundial y Relaciones Internacionales, de haber triunfado Nikolic, Moscú tendría más problemas.

"Lo de apoyar a un político radical, significaría avivar la tensión en relaciones con la Unión Europea", dijo el experto a RIA Novosti. Además, Tadic puede enfocarse como un político puramente prooccidental sólo de un modo muy convencional. En realidad, él es partidario de mantener relaciones equilibradas con Rusia, EEUU y la Unión Europea.

Aunque en Tadic muchos ven a un futuro "arquitecto" de una solución del problema de Kosovo, su poder en el país es bastante simbólico, él necesita formar coalición con el primer ministro, al que designa el parlamento, para aplicar una u otra política.

De cómo van a ser las relaciones entre el presidente y el primer ministro depende la futura reacción de Serbia ante la separación del 15% de su territorio, opinan analistas. Si tal cosa sucede, Kosovo llegará a ser el séptimo Estado que se haya separado de la ex Yugoslavia. Moscú advierte que ello puede provocar una reacción en cadena de actos separatistas en otros países, entre ello en la propia Europa.

Al propio tiempo, expertos serbios pronostican que se operarán sustanciales cambios en la vida política del país, por ejemplo, dicen que el primer ministro Kostunica tendría que dimitir, porque en el Gobierno de coalición se están acumulando muchas contradicciones.

El Gobierno fue formado en mayo de 2007 tras sostenerse negociaciones durante varios meses.

Poco antes de celebradas las elecciones presidenciales, Kostunica se negó a apoyar a Tadic, pero tampoco respaldó a Nikolic.

Kostunica prometió reaccionar bruscamente a los planes de Bruselas de emplazar 1.800 policías para mantener el orden legal en Kosovo, en el caso de proclamar éste la independencia de modo unilateral. En la prensa se mencionaban medidas como, por ejemplo, la suspensión de relaciones diplomáticas con los países de la UE que reconozcan la independencia de Kosovo, el bloqueo del suministro de energía y agua de Serbia a Kosovo.

Pero la destitución de Kostunica no está predeterminada, porque sus divergencias con Tadic respecto al acercamiento con la UE no tienen carácter muy radical. Ante la amenaza de producirse escisión en el Gobierno bajo el empuje de los partidarios de Nikolic, el primer ministro Kostunica y el presidente Tadic no tendrán otra opción que la de pactar entre sí forzosamente.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDIRÁ OBLIGATORIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

El presente material se edita en Rebanadas de Realidad por gentileza de Yuri Nikolaev, Director de la Agencia de Información de Rusia RIA Novosti, en Argentina. Web / Correo