Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIONES
El arresto del "Señor de la Guerra" puede desatar tormentas entre Rusia y Occidente
Por Iliá Krámnik, RIA Novosti

Rebanadas de Realidad - RIA Novosti, Moscú, 12/03/08.- El arresto reciente del empresario de origen ruso Víctor Bout, identificado por la prensa como el "Señor de la Guerra" o el "Mercader de la Muerte", puede desatar entre Rusia y Occidente los escándalos políticos y de espionaje más sonados de la última década.

Detenido la semana pasada en Tailandia, Bout es acusado de suministrar ilegalmente armas a diferentes organizaciones terroristas.

Al comentar la detención, algunos medios de prensa occidentales aseguran que Bout actuaba con la ayuda y bajo el control de los servicios secretos de Rusia.

El 2 de agosto de 1995 la guerrilla talibán capturó un avión de transporte ruso IL-76 que había aterrizado en el aeródromo de la localidad de Kandahar con un cargamento de armas para las tropas de la Alianza del Norte, una de las organizaciones armadas que en ese entonces luchaban por el poder en Afganistán. Tras largas negociaciones secretas, los jefes talibán autorizaron a la tripulación integrada por ciudadanos rusos abandonar el territorio afgano, y el 16 de agosto de 1996, el IL-76 emprendió el viaje de regreso poniendo fin a una aventura que tuvo mucha resonancia en Rusia.

El incidente del avión ruso en territorio afgano tuvo las interpretaciones más diversas en la comunidad internacional. A nivel de la ONU y del Departamento de Estado de Estados Unidos, el suceso desveló el nombre de Víctor Bout, como el responsable de la entrega de armamento a la Alianza del Norte.

Graduado en el Instituto Militar de lenguas extranjeras de Moscú, Bout trabajó como intérprete en una unidad de la Fuerza Aérea Soviética en Bielorrusia hasta 1991.

Un año más tarde, tras el desmoronamiento de la URSS viajó a la ciudad belga de Ostende, donde creó su primera empresa de transporte aéreo con aviones soviéticos.

A partir de entonces, Bout quedó insertado en la lista de los contrabandistas de armas más importantes del mundo.

Tras el atentado terrorista del 11 de septiembre de 2001 en EEUU, Bout fue acusado de proporcionar armamento ilegal a Osama ben Laden.

Medios de información occidentales aseguraron que precisamente Bout fue quién suministró armas químicas al "terrorista número uno del mundo".

Presentado por la prensa internacional como ex agente del KGB, Bout es acusado de suministrar armas a Liberia, Congo, Angola, Irak, Colombia y otros países del Tercer Mundo afectados por conflictos armados.

Como opinan algunos expertos, el armamento proviene de los países de la Europa del Este, especialmente de los arsenales del desaparecido Pacto de Varsovia y la entrega a los compradores clientes se realiza mediante varias empresas de transporte aéreo en poder de Bout.

Las actividades de Bout son similares a la empresa "Air America", la célebre compañía creada por la CIA para el suministro secreto de armamento durante la guerra en Vietnam.

Según la versión más difundida, Bout creó una red de empresas de transporte registradas en varios países de Asia y Europa para canalizar el contrabando de armas a organizaciones y gobiernos apoyados por los servicios secretos rusos. El propio Bout siempre ha negado sus supuestos vínculos con el mercado ilegal de armas al afirmar que no puede conocer con toda exactitud el tipo de cargamento que transportan los clientes que arriendan sus aviones.

Actualmente, Bout es acusado de haber sostenido negociaciones sobre el suministro de armas, particularmente sistemas de cohetes tierra-aire para la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), principal organización guerrillera en ese país latinoamericano.

Aunque Bout y la FARC no pudieron concertar ningún contrato, y mucho menos la entrega de al menos un fusil, la perspectiva de contrabando para la guerrilla colombiana tiene implicaciones de gran calado porque agudiza aún más la situación en el continente latinoamericano.

La reciente incursión del Ejército colombiano contra la FARC en territorio ecuatoriano estuvo a punto de desatar un conflicto armado entre ambos países. Ese litigio pudo extenderse a Venezuela, que movilizó tropas a la frontera colombiana para advertir a Bogotá de que impediría con diez batallones de tanques acciones similares en el territorio venezolano.

Afortunadamente, en una reunión celebrada en República Dominicana, los presidentes de los tres países lograron un acuerdo político para poner fin al incidente y detener la escalada de tensión, pero el problema de la guerrilla y la permeabilidad de las fronteras entre esos países continúa.

Desde el punto de vista ideológico, el factor de confrontación no ha desaparecido porque Venezuela y Ecuador con gobiernos de orientación socialista sostienen posturas adversas a Estados Unidos, y el gobierno de Colombia es el principal promotor de los intereses estadounidenses en esa zona.

De acuerdo a la información suministrada por la prensa, Bout fue detenido el pasado 6 de marzo por agentes de servicios estadounidenses que se hicieron pasar como miembros de la FARC.

Supuestamente, esos agentes debieron negociar con Bout la entrega de armas en territorio colombiano y sin esperar la concertación del negocio, con ayuda de la policía arrestaron al empresario que fue recluido en una prisión de Bangkok.

El arresto de Bout, que entre otras, inspiró la película Lord of War, interpretada por el famoso actor Nicolas Cage ha causado un gran revuelo en todo el mundo. Ahora, la perspectiva gira en torno a su juicio que seguramente puede destapar secretos y operaciones encubiertas organizadas por los servicios de espionaje de muchos países del mundo.

Días antes de su arresto en Tailandia, el gobierno de Bélgica a finales de febrero había emitido una orden internacional de captura contra Bout por sus presuntos vínculos con organizaciones terroristas como Al Qaeda.

El interrogante del momento será en qué país será juzgado el "Señor de la Guerra" y cuál será la nomenclatura de los delitos que supuestamente cometió el "Mercader de la Muerte".

Según expertos, es muy probable que las autoridades tailandesas entreguen a Bout a Estados Unidos y no a Bélgica a pesar de que la orden de captura de Bruselas es anterior.

A juzgar por la trama en torno a su captura, la entrega del empresario ruso a las autoridades estadounidenses está predeterminada a pesar de que Bout al sostener negociaciones sobre contrabando de armas a Colombia, formalmente no cometió ningún delito que pueda ser insertado en la jurisdicción de la justicia norteamericana.

Dado que Bout, de 41 años, es un supuesto delincuente de dimensión internacional, es probable que en el asunto puedan intervenir otros países, incluso Rusia, que podrá exigir la extradición de su ciudadano para procesarlo de acuerdo a las leyes rusas en el territorio de su país.

Independientemente del lugar donde ocurra ese proceso, la opinión pública mundial podrá ser testigo de un proceso más que memorable, siempre y cuando se den las condiciones de transparencia que tanto faltan en ese tipo de sucesos.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDIRÁ OBLIGATORIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

El presente material se edita en Rebanadas de Realidad por gentileza de Alexander Solovskiy, Director de la Agencia de Información de Rusia RIA Novosti, en Argentina. Web / Correo