Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIONES
Líderes del G-20 aprueban recetas para frenar la recesión y aumentar el empleo

Rebanadas de Realidad - RIA Novosti, 03/04/09.- Los presidentes de los veinte países con las economías más sólidas del mundo (G-20) en cumbre crucial para la economía del mundo, aprobaron medidas encaminadas a frenar la recesión y aumentar el empleo, ampliar las capacidades de crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI) y ayudar a los países más pobres a salir de la crisis.

El anfitrión de la cumbre, el primer ministro británico, Gordon Brown, destacó que el G-20 destinará hasta finales del 2010 al menos cinco billones de dólares para solucionar los problemas económicos de los países ricos y también los pobres. "Hemos adoptado una expansión financiera sin precedentes que permitirá conservar o crear millones de puestos de trabajo que desaparecieron en todo el mundo, y para finales del año próximo ese aporte alcanzará un monto de cinco billones de dólares", dijo Brown a la prensa.

Según las previsiones hechas por el G-20, esta inyección de dinero permitirá un crecimiento de la producción en al menos el 4%, con miras a que la industria mundial será menos nociva para el medio ambiente y consumirá menos energía, anotó Brown.

Entre las medidas para potenciar la economía el primer ministro británico destacó el protagonismo de los Bancos Centrales o Emisores nacionales que deberán poner en marcha medidas radicales y audaces.

"El tipo de interés ha sido reducido substancialmente en muchos países, y nuestros bancos prometieron utilizar toda la fuerza de sus instrumentos de política monetaria, incluidos mecanismos no tradicionales para lograr la estabilidad", subrayó Brown.

Añadió que los esfuerzos para restablecer el crecimiento económico serán inútiles, si las entidades bancarias nacionales no restablecen cuanto antes el mercado crediticio y el flujo libre de capitales.

Brown expresó su confianza en que las medidas aprobadas en la cumbre del G-20 permitirán restaurar la economía global más rápido de lo que había pronosticado el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según los pronósticos del FMI, el Producto Interior Bruto (PIB) mundial podría caer este año un 0,5% pero la economía empezaría a recuperarse ya en 2010 y el crecimiento del PIB global podría alcanzar un 3%, para finales del año próximo.

Al respecto de los bancos, Brown resaltó que el G-20 acordó nuevas normas para los pagos de bonos y comisiones a los ejecutivos de entidades bancarias y financieras para evitar escándalos como el ocurrido con la compañía AIG en Estados Unidos.

El sonado tema de la trasparencia y control de los mercados financieros, uno de los puntos más sensibles para Europa con Alemania y Francia a la cabeza, también obtuvo el respaldo del G-20 que acordó publicar una lista negra de paraísos fiscales y un arsenal de posibles sanciones en el caso de que las entidades bancarias en esos territorios no acepten intercambiar información.

De acuerdo a recomendaciones aprobadas en la cumbre, los fondos de alto riesgo (hedge funds) deberán registrarse e informar sobre sus operaciones a entidades supervisoras en cada país.

Entre las medidas adoptadas por el G-20, Brown destacó que el FMI obtendrá una asignación por un monto de un billón de dólares, triplicando la capacidad de crédito de la entidad internacional.

"Los acuerdos alcanzados establecen recursos complementarios para el FMI por un monto de 750.000 millones de dólares, de ellos 250.000 encaminados a la emisión de nuevos DEG (derechos especiales de giro del FMI).

La emisión se distribuirá en función de las cuotas que hacen los países al Fondo: los países emergentes captarán unos 80.000 millones de dólares, mientras los pobres recibirán 20.000 millones, en una operación que puede considerarse como la aparición de divisas internacionales alternativas.

Añadió que otros 250.000 millones serán destinados al apoyo de los sectores financiero y comercial, y que el FMI utilizará las reservas en oro para ayudar a los países más pobres.

Otro ajuste importante en el funcionamiento del FMI es que los países en desarrollo obtienen más representación y derechos de decisión en las organizaciones financieras internacionales.

Al hacer el balance de la cumbre, Brown felicitó el trabajo desarrollado por los participantes que acordaron reunirse de nuevo en lo que va de año en otra cumbre para revisar la eficacia de las medidas adoptadas.

"Se necesitará otra cumbre para comprobar si funcionan las medidas anticrisis aprobadas en Londres", explicó Brown.

Esta cumbre que será la tercera, se celebrará en septiembre próximo en Nueva York.

Por su parte, la cancillera alemana Ángela Merkel calificó de "compromiso histórico" los resultados alcanzados por el G-20 que supone el 85% de la economía y dos tercios de la población mundial.

"Hemos logrado un compromiso casi histórico y la declaración final es un documento de acción", comentó Merkel a la prensa, al añadir que, "la cumbre logró diseñar un sistema concreto para los mercados financieros".

Al hacer un balance de la cumbre, el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, destacó que en comparación con la cumbre de Washington, la reunión del G-20 en Londres fue más productiva.

"La cumbre de Washington tuvo más bien un carácter informativo y demasiado general. La declaración aprobada sólo enumeraba problemas y reflejaba la intención de actuar según unos principios. En Londres todo fue distinto", subrayó Medvédev.

El líder ruso también se mostró optimista de que la crisis no empeorará, al destacar que determinadas tendencias observadas en la mayoría de los países indican que sus economías están apareciendo elementos de estabilización.

"La evolución de esta crisis no la conoce nadie, y no obstante, determinadas tendencias en la esfera financiera, en la producción que se observan en la mayoría de los países indican que nosotros no continuamos cayendo hacia abajo, sino que en ciertos momentos hay elementos de estabilización", dijo Medvédev a la prensa en la capital británica.

El presente material se edita en Rebanadas de Realidad por gentileza de Alexander Solovskiy, Director para América de Sur de la agencia rusa RIA-Novosti, Web / Correo