Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIONES / RIA-NOVOSTI / Web
¿Cómo será el futuro Ejército de Rusia?
Por Ilia Kramnik, RIA Novosti

Rebanadas de Realidad - RIA Novosti, 02/12/09.- La primera fase de la reforma del Ejército ruso, que oficialmente quedó concluida el 1º de diciembre de 2009, implica transformaciones radicales de las Fuerzas Armadas. Se prevé modificar todos los Ejércitos, su estructura orgánica, sistema de mando y subordinación. La reorganización se inició desde las Tropas Terrestres. Sin embargo, esta reforma suscita mucha polémica en torno a su eficacia.

Reforma del Ejército ruso. Infografía:

A pesar de las transformaciones y una importante reducción del efectivo orgánico, el Ejército ruso siempre se parecía al Ejército soviético destinado, en primer lugar, a librar guerras de envergadura. Desde 1945 la estructura orgánica de las Fuerzas Armadas rusas experimentó tan sólo algunas ligeras modificaciones, mayormente, en el período de posguerra. La división formada por cuatro regimientos fue el principal elemento estructural de las Fuerzas Armadas, y el sistema de dotación de personal tenía previsto aumentar considerablemente el efectivo orgánico en caso de estallar una guerra. Pero actualmente una guerra convencional es poco probable, mientras para obtener victoria en un conflicto local, no se necesita ninguna movilización.

¿Cómo será el futuro Ejército ruso? Se operaron cambios en la jerarquía de las unidades. Antes, el sistema de subordinación era como sigue: Región Militar - Ejército - división - regimiento. Ahora: Región Militar - mando operativo - brigada. La estructura de brigada es mucho más flexible y eficaz en caso de conflictos locales, cuando divisiones resultan demasiado numerosas y regimientos no tienen instrumentos necesarios para actuar en forma independiente.

Las brigadas son unidades de permanente disponibilidad operacional, capaces de librar combates empleando grupos móviles tanto en forma independiente como en cooperación con otras brigadas bajo un mando único.

Además, en todas las Regiones Militares se emplazarán brigadas de despliegue rápido. Lo más probable es que su financiamiento corra a cargo de las Tropas Aerotransportadas.

No obstante, los resultados de la reforma son poco esperanzadores todavía. Después del examen realizado por el Estado Mayor, un 60% de brigadas recibió la nota "aprobado", una tercera parte sacó "notable", y ninguna de las brigadas terrestres consiguió "excelente".

Esto se debe tanto a la complejidad de implantar el nuevo modelo de las fuerzas armadas como a un insuficiente nivel profesional de los militares y la escasez de los equipos modernos. Los cambios en el sistema de subordinación deben resolver los problemas mencionados. De otro modo, la disponibilidad operacional de las nuevas unidades dejará mucho que desear. La implantación del nuevo modelo de las Fuerzas Armadas supondrá cambios también la composición del personal. Antes de iniciarse la reorganización, la parte de oficiales de carrera fue superior al 30% (más de 400 mil en el Ejército que cuenta un millón 200 mil efectivos). Se prevé que, una vez llevada al cabo la reforma, la parte de oficiales de carrera se reducirá hasta un 15% (150 miles de hombres). Esta reducción afectará, en primer lugar, a oficiales y generales de Logística y de Estado Mayor, pero el número de oficiales de escala inferior aumentará desde 50 hasta 60 mil.

Los suboficiales pasarán a desempeñar un papel mucho más importante en la instrucción de militares profesionales de tropa y marinería y soldados de reemplazo. O sea, la implementación de un ejército profesional permitirá elevar la eficacia del servicio militar.

La nueva estructura de las Fuerzas Armadas prevé una reducción contínua de soldados de reemplazo, pero todavía no se ha logrado conseguirlo.

La estructura de la Fuerza Aérea rusa también experimentará cambios profundos. Hacia 2010, este Ejército estará integrado por siete Comandos operativos, cuatro de los cuales se responsabilizarán de la Aviación Táctica y la Aviación de Ejercito, mientras otros tres coordinarán las acciones de la Aviación Estratégica, de la Aviación Militar de Transporte y de la Defensa Aeroespacial. Todo esto persigue el objetivo de aumentar la flexibilidad táctica y operativa de la Fuerza Aérea.

Pero de momento es prematuro hablar del éxito de la reforma, sobre todo teniendo en cuenta que la vida útil de la mayor parte de aviones de guerra está a punto de expirar, y su reemplazo por aparatos nuevos transcurre con mucha lentitud.

Suscitan preocupación también muchos otros aspectos de la adaptabilidad operacional de las Fuerzas Armadas, antes que nada, una insuficiente dotación de material bélico moderno, bajo nivel de adiestramiento y, por fin, una evidente desfase entre el ritmo de rearme y las necesidades de las tropas. El departamento militar no da la debida cobertura informativa al concepto, desarrollo y perspectivas de la reforma. Como consecuencia, la mayoría de ciudadanos, militares incluidos, tienen una idea bastante confusa de este importante proceso.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDIRÁ OBLIGATORIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

El presente material se edita en Rebanadas de Realidad por gentileza de Alexander Solovskiy, Director para América de Sur de la agencia rusa RIA-Novosti, Web / Correo