Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
UNIÓN INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES DE LA ALIMENTACIÓN, AGRÍCOLAS, HOTELES, RESTAURANTES, TABACO Y AFINES (UITA)

Pakistán: Violenta agresión contra el empleo y los derechos sindicales en Coca-Cola

Miembros sindicales realizan manifestación en favor del empleo y de sus derechos en la planta embotelladora de Coca-Cola en Karachi.

Rebanadas de Realidad - UITA, 05/01/07.- Mientras que los ejecutivos de Coca-Cola Company (CCC) en Atlanta, Georgia, EE.UU. se preparaban para celebrar las fiestas y disfrutar sus prósperos resultados del tercer trimestre del año, la gerencia de Coca-Cola Beverages Pakistan Limited (CCBPL, propiedad de CCC) estaba llevando a cabo un feroz ataque contra el empleo y los derechos sindicales en las instalaciones de la compañía en Karachi, desafiando una orden judicial de desistir.

La represión sindical es una tradicional acción refleja de la dirección de Coca-Cola Pakistán. En Pakistán Central, fueron desbaratados los sindicatos en Lahore y Gujranwala y sus directivos fueron despedidos. En Rahim Yar Khan, el presidente del sindicato fue destituido en el año 2001 y solamente fue reincorporado después de una dura batalla legal que la compañía continúa disputando.

Cuando los despidos por sí solos fracasan en destruir a la organización sindical, la precarización en gran escala se ha convertido en la principal herramienta de la gerencia para maximizar la inseguridad y limitar el poder sindical de negociación. En la planta de Rahim Yar Khan, se emplean entre 600 a 700 trabajadores/as precarios en la temporada de máxima actividad - incluyendo 250 trabajadores/as "estacionales" que son empleados durante todo el año y unos 50 que se han desempeñado en la planta durante 5 años o más. Con el objeto de restringir aún más la base potencial de efectivos sindicales, se ha excluido a 200 trabajadores/as permanentes de la afiliación sindical, luego de haberlos reclasificado como "gerentes" o "supervisores" - a pesar del hecho que trabajan como operarios y no tienen ninguna autoridad gerencial.

En CCBPL Karachi, donde las operaciones incluyen una planta embotelladora y un centro de ventas y distribución, hay 336 trabajadores/as regulares y 250 empleados/as precarios, quienes son contratados directamente y a través de agencias de colocaciones. Los empleados/as directos son contratados por 6 y 9 meses - y se desempeñan en puestos de trabajo que antes ocupaban los miembros sindicales.

El Coca-Cola Beverages Staff and Workers Union (Sindicato del personal y de trabajadores de bebidas Coca-Cola) se opuso a una anterior tentativa de la gerencia de tercerizar los departamentos de mantenimiento y transporte (donde hay 29 trabajadores/as permanentes, todos ellos miembros sindicales) y se ha preparado para luchar contra la renovación de los contratos precarios. Tanto en Karachi como en Rahim Yar Khan, las organizaciones sindicales han determinado que ----coordinando sus exigencias negociadoras para el año 2007-- un objetivo principal de la negociación será la reversión de la precarización mediante la regularización de los contratos de empleo.

Por lo tanto, el 9 de diciembre la gerencia lanzó un ataque preventivo al enviar más de 150 cartas de cese en el servicio a los empleados/as de CCBPL Karachi, informándolos que sus puestos de trabajo estaban siendo tercerizados. Entre los que recibieron avisos de cese se encontraban cuatro directivos del sindicato --incluyendo el Presidente, el Vicepresidente, el Tesorero y el Secretario- e integrantes del comité de administración. Las cartas fueron enviadas a los hogares de los trabajadores/as individualmente, pasando por alto al sindicato, al tiempo que se reforzó la seguridad en la planta - incluso con continuas visitas de la policía - en anticipación de las protestas de los trabajadores/as.

A pesar de la fuerte seguridad, los trabajadores/as efectuaron una manifestación ante los portones de la fábrica y una reunión de los miembros votó el rechazo de los ceses y los paquetes de indemnización. Tras varios días de protesta y una huelga de brazos caídos en los portones, la gerencia incrementó los términos de compensación bajo el "esquema de retiro voluntario" y 153 trabajadores/as optaron por aceptar el paquete acrecentado de indemnización por reducción de personal.

El sindicato informó a la gerencia que no aceptaría más reducciones de personal o esquemas "voluntarios" y obtuvo una orden judicial provisoria el día 23 de diciembre, que prohibió a la gerencia despedir, cesar o adoptar toda acción referida al empleo hasta el 8 de enero, por lo menos. Pero Coca-Cola retomó la ofensiva, continuó presionando a los trabajadores/as individuales el 24 de diciembre y mantuvo su oficina abierta para este propósito en el feriado nacional del 25 de diciembre. No obstante la orden judicial, durante los días 24 al 26 de diciembre, otros 38 empleados/as fueron presionados a aceptar la indemnización por reducción de personal. El 28 de diciembre - en abierto desafío al mandato judicial - la gerencia colocó avisos informando a los empleados/as que ese día sería el último para tramitar las solicitudes de retiro voluntario, después de lo cual ninguna solicitud sería aceptada. Tres altos funcionarios se reunieron personalmente con los trabajadores/as a fin de presionarlos a aceptar las condiciones. El sindicato se dispone a interponer una petición de desacato al tribunal como reacción al cínico desconocimiento de la compañía a la orden judicial, que le prescribió terminar con sus presiones sobre los empleados/as para que aceptaran los ceses colectivos.

La intimidación en gran escala de los miembros y directivos sindicales por parte de Coca-Cola Pakistán es consistente con los agresivos ataques contra la seguridad laboral y los derechos sindicales que caracterizan a sus operaciones a lo largo de ese país. La UITA solicita un gran número de protestas ante Coca-Cola Atlanta, instando a la compañía a detener estos ataques y a entablar negociaciones incondicionales con la organización sindical que representa a los empleados/as de CCBPL Karachi, el sindicato del personal y de trabajadores de bebidas Coca-Cola (Coca-Cola Beverages Staff and Workers Union). Las copias serán automáticamente trasmitidas al sindicato y a la secretaría de la UITA.

Gentileza de la Secretaría de la UITA. Web.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones