Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
UNIÓN INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES DE LA ALIMENTACIÓN, AGRÍCOLAS, HOTELES, RESTAURANTES, TABACO Y AFINES (UITA)

Taller sobre capital riesgo promueve agenda de negociación sindical

Rebanadas de Realidad - UITA, 05/12/07.- Mientras a nivel internacional los sindicatos continúan presionando en favor de medidas reglamentarias para limitar a los fondos de capital riesgo y, en tanto se estudian discusiones con los mismos y con las direcciones de las compañías de su cartera para garantizar los derechos sindicales, los fondos de capital riesgo/inversión son ahora grandes empleadores nacionales y transnacionales. Los sindicatos necesitan adaptar sus prácticas de negociación colectiva a los diferentes imperativos financieros y empresariales que impone una compra apalancada. Como seguimiento a la exitosa conferencia internacional celebrada en noviembre de 2006, la UITA, IMF y UNI organizaron un taller en Nyon, Suiza el 14 de noviembre que trató sobre instrumentos concretos de sindicalización, negociación y gestión para los sindicatos.

En las dos primeras presentaciones, Peter Rossman de la UITA, informó sobre nuevas tendencias en el negocio de adquisiciones del capital riesgo, luego de la crisis crediticia global puesta en marcha este trimestre pasado con el colapso del mercado estadounidense de empréstitos “subprime”.

A pesar del crujido crediticio, los inversores – incluidos los fondos de pensión de empleados – continuaron invirtiendo en capital riesgo. Los fondos de adquisición ya habían reunido más de USD 263.000 millones en los primeros 10 meses de 2007, más que en todo el año 2006, y no existía indicación alguna de que el dinero de los fondos de pensión se estuviera retirando en forma significativa. Si bien las adquisiciones apalancadas estaban fuera de la agenda, los fondos continuaban su actividad en el sector alimentario mediante la adquisición de pequeñas o medianas empresas, a menudo consolidándolas en importantes compañías con manufactura y distribución en gran escala y con grandes nóminas. El peligro existente para los empleados/as es la vulnerabilidad que proviene del pesado apalancamiento correspondiente a las sucesivas adquisiciones.

Los fondos de adquisición, si bien esperan que se renueve la vía crediticia, también estarían adquiriendo importantes acciones en compañías que cotizan en bolsa. Los sindicatos deberían estar advertidos de que en esos casos, los fondos no son simplemente otro inversor activista en busca de “valor accionario” sino un inversor estructuralmente agresivo. Para tomar sus grandes ganancias en las tratativas como “interés arrastrado” (carried interest), deben vencer la "tasa crítica de rentabilidad", o umbral de ganancia, acordado con los inversores en los fondos. La presentación de la UITA brindó ejemplos para ilustrar el cambio de enfoque de la actividad adquisitiva, de aquellos mercados necesitados de fondos en Norteamérica y Europa a la región de Asia/Pacifico.

Hablando sobre las consecuencias de la crisis crediticia para sindicatos y negociaciones colectivas, Rossman señaló que los mercados de crédito son ahora incapaces de financiar grandes adquisiciones secundarias, así como la refinanciación de deudas a gran escala que había llevado a que muchas compañías pertenecientes a capitales riesgo/inversión fueran llevadas al punto de insolvencia, en tanto aún servían como fuente de efectivo para los fondos. La salida de las inversiones a través de un retorno a los mercados de acciones públicas es también problemático en la actual situación. Por lo tanto, los fondos de capital riesgo estarían administrando sus compañías de cartera bajo un flujo de efectivo aún más limitado de lo que habían anticipado originalmente. Los sindicatos tendrían que desarrollar apropiadas estrategias de negociación para soportar estas otras presiones.

En una segunda sesión vespertina, la UITA habló sobre diferentes formas en que la propiedad de capital riesgo/inversión – y, en particular, el peso de la deuda masiva (apalancamiento) sobre el balance de las compañías de cartera – alteraba fundamentalmente el contexto de la negociación colectiva. Los sindicatos involucrados en negociaciones colectivas con compañías pertenecientes a capitales de riesgo/inversión en esencia negocian con un conjunto de deudas, por lo cual entender y disociar esa deuda es fundamental para el proceso de negociación. Los sindicatos tendrán que presionar para averiguar la suma total de deuda incurrida en el proceso de adquisición (incluidos honorarios, etc.) así como el tipo y madurez de los bonos y garantías, las tasas, los compromisos de préstamo, etc. Sin embargo, la negociación de un convenio colectivo es sólo el primer paso. A fin de detectar la extracción de efectivo y la incursión en nuevas deudas, los sindicatos deberán presionar para obtener un continuo acceso a un estado de cuenta financiero verificable a fin de monitorear continuamente la relación deuda–dividendos–ganancias. Los sindicatos tendrán que monitorear la administración de bienes de capital, incluida la venta de inmuebles y “propiedad intelectual” (marcas registradas, marcas de fábrica, etc.) y comprender sus consecuencias para la administración del flujo de efectivo a fin de asegurar la continuación de las inversiones como un baluarte contra la liquidación de activos. La defensa de los compromisos de pensión empresarial es también un imperativo estratégico y podría ser utilizada en algunos casos para bloquear una adquisición.

La presentación de la UITA estuvo complementada por la de Ron Blum de IMF, que explicó de qué manera los diversos niveles de apalancamiento provocan cambios en la estrategia de gestión del flujo de efectivo con consecuencias inmediatas para los trabajadores. Aprender a identificar estas técnicas de administración es una tarea esencial para la negociación colectiva en una situación de propiedad de capital riesgo y crucial para garantizar compromisos de empleo e inversión. La presentación incluyó ejemplos concretos extraídos de la industria metalúrgica en Europa y América del Norte.

Stephen Lerner y Michael Laslett de SEIU norteamericana enfatizaron la importancia de la presión sindical sobre los depositarios de los fondos de pensión. No obstante su obligación legal de proporcionar la mayor rentabilidad, los fideicomisarios de los fondos de pensión son de hecho susceptibles a diversas formas de presión. Los sindicatos aún no han aprendido a ejercer esta presión estratégicamente y muchos sindicatos ni siquiera están informados del alcance o detalles de las inversiones de sus propios fondos en capital riesgo. SEIU logró ejercer presión política sobre los fondos movilizándose para que los mismos revelaran el impacto fiscal de las potenciales adquisiciones – otro útil instrumento de campaña.

Una de las principales conclusiones de las presentaciones y discusiones fue el acuerdo sobre la necesidad de más material educativo para ayudar a los sindicatos en sus campañas contra los fondos y sus adquisiciones y para preparar a los sindicatos a negociar con los mismos con más efectividad. La UITA producirá nuevo material de educación para complementar la Guía de los Trabajadores sobre las operaciones de adquisición de Capital Riesgo.

Subscríbase aquí para recibir actualizaciones regulares del Private Equity Buyout Watch de la UITA sobre Capital Riesgo.

Gentileza de la Secretaría de la UITA. Web.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones