Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Posición de la industria de calzado argentina frente a reclamos brasileños

La Cámara de la Industria del Calzado de Argentina responde a reclamos de Brasil por medidas restrictivas a sus exportaciones de calzado.
Por Adriana Pintabona (*)

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 13/07/06.- La industria argentina del calzado viene mostrando una marcada recuperación en su producción, inversiones y niveles de empleo, con el incondicional apoyo del actual Gobierno. A partir de 2003 comenzó paulatinamente a revertirse la evolución negativa sufrida por el sector durante los noventa. Esta década estuvo signada por la indiferencia de las autoridades de aquél entonces que, desconociendo los innumerables reclamos, permitieron que nuestro sector fuera devastado por las importaciones brasileñas, encubiertamente subsidiadas por su gobierno, a quienes sin duda les resultó favorable dicha política argentina de desprotección y desindustrialización.

A pesar de ello, del 2001 a esta parte la producción de calzado argentino creció un 109%. Paralelamente, se intensificaron las inversiones en maquinaria, infraestructura y tecnologías de producción, llegando a duplicar los montos invertidos en sólo 5 años. Este crecimiento se refleja también en el empleo, provocando en la actualidad una creciente demanda de mano de obra calificada. También como consecuencia de estos esfuerzos, las exportaciones aumentaron 213% entre los años 2001 y 2005.

Los reclamos del gobierno brasileño resultan inexactos ya que se puede inferir que uno de los mayores inconvenientes para Brasil no es la supuesta pérdida de participación en el mercado argentino, sino que China viene ganando los mayores mercados mundiales, como Estados Unidos y Europa, en detrimento de sus exportaciones y su mercado interno. Las exportaciones brasileñas hacia Argentina representan menos del 2% de su producción lo que constituye un dato ínfimo al lado de los hechos descriptos.

Tal es el daño que China ocasiona al país vecino que, aún siendo uno de los tres mayores productores mundiales de calzado (junto con China y la India), no logra frenar el avance asiático. De esta manera, pierde fuerza su argumento de reclamar a nuestro país por el supuesto desvío de comercio argentino hacia China.

No hay que perder de vista que el MERCOSUR es un mercado integrado que debe servir para que crezcan las economías de todos sus países miembro. Pareciera que hay funcionarios brasileños que no quieren que Argentina crezca y rechazan de plano cualquier tipo de acuerdo en sectores sensibles como calzado. Entendemos el daño que el país asiático ocasiona a Brasil, pero hay que tener en cuenta que el calzado importado significa sólo un 3% del consumo brasileño, mientras que en relación al consumo argentino las importaciones representan un 21% de nuestro mercado.

Las licencias no automáticas que utiliza la Comisión de Monitoreo bilateral para efectuar un seguimiento y control del ingreso de calzado, se aplican a las importaciones de todo origen, no sólo a las del vecino país. Es así que el crecimiento de las importaciones chinas, en el segundo trimestre de 2006, mostró una fuerte desaceleración. Esto evidencia el importante efecto que este mecanismo está teniendo sobre la participación china en el mercado argentino de calzado.

Luego de décadas de ver pymes argentinas sacrificadas en manos extranjeras, el sector calzado es un tema prioritario de la agenda nacional. El Gobierno Nacional está apoyando fuertemente a nuestra industria, demostrando su convicción de apostar a una política económica e industrial que favorece el crecimiento de la producción nacional y del empleo. En este sentido, se evidencia el lugar central que las pymes revisten para la actual política gubernamental.

Como contrapartida, nuestra industria cuenta con un importante potencial para seguir con su crecimiento, abastecer una mayor demanda interna y externa. Posee una gran capacidad productiva, tecnología de última generación, mano de obra especializada y posibilidades de seguir invirtiendo. Existen indicadores (además de los índices mencionados) que demuestran las fortalezas y oportunidades presentes en este sector: empresas extranjeras que han comenzado a otorgar licencias de producción en nuestro país, empresas que ya han realizado inversiones y otras que han manifestado con grandes certezas su intención de establecerse en Argentina para producir directamente sus productos.

(*) Consultora. Correo.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones