Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ARGENTINA

Preocupan el avance chino y la situación energética

Industriales textiles debatieron sobre la actualidad y las potencialidades de este sector clave de la industria nacional.
Por Adriana Pintabona (*)

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 23/08/07.- El peligro del aumento de importaciones chinas, la necesidad de ampliar las restricciones para superar la crisis energética, la importancia de mantener un tipo de cambio competitivo para favorecer al sector industrial y el fuerte apoyo a la reindustrialización del sector por parte del Gobierno, fueron los ejes centrales de los debates que se sucedieron esta mañana, en el marco de la Tercera Convención de la Agro Industria Textil, de Indumentaria y Diseño Argentino, que organiza la Fundación Pro Tejer.

El director general de Aduanas, Ricardo Echegaray, que inauguró esta nueva edición de Pro Textil, destacó que los industriales argentinos tienen en ese organismo del Estado un “aliado estratégico para resguardar el desarrollo productivo”, ya que “es un eslabón muy importante en la nueva Argentina que se viene y que garantiza las condiciones adecuadas para establecer la visión del capitalismo nacional con inclusión social”.

Respecto de de las importaciones provenientes de China indicó que, en el primer semestre del año crecieron 59% respecto de igual período de 2006, al pasar de 1.600 millones a 2.566 millones de dólares.

En orden al contexto político recordó que “la década del 90 estuvo signada por un fuerte proceso de globalización”, que en el caso de la Argentina se exteriorizó “con una apertura económica ingenua. Hoy en el país hay un Gobierno que gobierna, que toma decisiones, que piensa en la reconstrucción de la industria nacional, que está comprometido con un comercio exterior seguro y transparente”.

Consecuentemente con las medidas tomadas por el Gobierno argentino el viernes pasado, Echegaray destacó que “el Gobierno de Gran Bretaña, el lunes último, tomó medidas similares respecto de las importaciones de chinas, en resguardo de la salud de la población”.

Sobre el mercado textil chino los panelistas de la Convención afirmaron que es considerado como el gran depredador de las industrias nacionales del resto de los países del mundo por sus bajos costos de producción.

Pero el investigador francés Jean Ruffier aclaró que el gigante asiático “es la industria de la copia, pero a pedido” de las grandes cadenas que adquieren importantes márgenes de ganancias, al fabricar allí sus productos.

Es que en China se puede producir a costos sensiblemente por debajo de los de cualquier otro lugar del mundo, porque la escasez de empleo da la posibilidad a campesinos pobres de insertarse en el mundo del trabajo en talleres informales, aceptando desempeñar tareas por un año sin cobrar ningún salario, a cambio de casa, comida y capacitación.

De continuar la política actual de Gobierno en ese país, “esto no se va a acabar hasta dentro de 20 o 30 años, porque todavía va a haber campesinos pobres para los que es una oportunidad trabajar así y dueños dispuestos a dormir en su lugar de trabajo”, vaticinó el investigador, en el Panel “China: El depredador del mercado internacional de textiles”.

Además, los industriales del sector textil pidieron medidas para sortear sin más sobresaltos la crisis energética y estimaron que es necesario plantear un plan de uso racional para el resto de los consumos que no sean los industriales.

Según explicaron, la industria significa sólo el 30% del consumo energético del país y el resto, tanto usuarios domiciliarios como sectores público y privado, representan el 70% restante. Por eso, pidieron que no se le aplique una restricción del 100% para un solo sector y para el resto nada.

Durante el panel sobre “Política industrial y desarrollo de la cadena de valor agro textil – indumentaria de la Argentina”, el empresario del sector y vicepresidente de la Cámara Argentina de la Indumentaria, José Ignacio de Mendiguren, remarcó la necesidad de hacer un uso racional de la energía hasta que, recién a fines de 2008, las nuevas inversiones en el sector energético entren en funcionamiento.

En tanto, Mariano Kestelboim, economista de la Fundación Pro Tejer, hizo un pormenorizado detalle de los números del sector industrial textil. “La productividad del sector textil creció 44% en los últimos cuatro años y la producción 109%. Se invirtieron 3.000 millones de pesos en tecnología productiva y el sector generó 221.000 empleos desde la salida de la convertibilidad”, aseguró.

Por su parte, Ricardo Rozemberg, de la Gerencia de Estrategia y Ambiente de Inversión de la Agencia Nacional de Desarrollo de Inversiones de la Jefatura de Gabinete de Ministros, explicó que el sector de la indumentaria tiene enormes posibilidades de crecimiento por la gran capacitación e innovación que muestra y que para lograr eso requiere un trabajo permanente, “como el que hace la Fundación Pro Tejer”, y remarcó que los industriales deben saber cómo aprovechar el tipo de cambio competitivo para hacerse fuertes en el mercado.

En tanto, De Mendiguren defendió a ultranza el tipo de cambio alto, al relatar que “en la Argentina hubo una escuela del retraso cambiario, con la lógica financiera, que dio excelentes negocios para aquel que vendía plata. Con eso se generó la Argentina financiera importadora, un esquema que subsidió a la importación y castigó a la producción. Entender este problema hace que no nos tentemos con estas viejas recetas. La Argentina tiene un tipo de cambio que le permite tener doble superávit y alto nivel de reservas”.

Durante la Convención Anual, los empresarios del sector textil hicieron una cerrada defensa del modelo económico actual y señalaron que el desafío para el futuro es “aumentar la inversión para generar más crecimiento y más empleo”.

El presidente de la Cámara Argentina del Sweater y secretario de la Fundación Pro Tejer, Pedro Bergaglio, y el secretario general de la Asociación Obrera Textil y socio fundador de la entidad, Jorge Lobais, remarcaron el crecimiento que experimentó en los últimos años la industria textil, elogiaron la política económica y señalaron los desafíos para el futuro del sector.

(*) Consultora. Correo.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones