Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ARGENTINA

Falacias de libre comercio en las negociaciones de la OMC

La Fundación Pro Tejer, la Cámara Argentina del Calzado y la Confederación General de Empresarios de la República Argentina CGERA - presentes en la Ronda de DOHA - manifestaron su preocupación y el perjuicio que las negociaciones pueden traer a los sectores sensibles argentinos.

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 24/07/08.- Tras siete años de negociaciones, las 35 naciones de mayor representatividad de la Organización Mundial del Comercio han retomado el contacto, en su sede de Ginebra, en busca de destrabar las negociaciones de la Ronda de Doha. En ese marco, la delegación nacional, conducida por el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Taiana, el secretario de Comercio y Relaciones Económicas Internacionales, Alfredo Chiaradía y el subsecretario de Política Comercial Externa, Ariel Schale, mantienen una firme posición de respetar el espíritu de la negociación: facilitar el desarrollo de las naciones menos avanzadas -por eso, al encuentro se lo llamó, en 2001, "Ronda para el Desarrollo"-. En efecto, Taiana en su discurso de apertura, manifestó que "los principios de la negociación y los mandatos acordados en la ronda deberían ser estrictamente respetados; de otra forma, el proceso en marcha no tendría sentido".

Entre los asesores de la delegación argentina en Suiza, el economista de la Fundación Pro Tejer, Mariano Kestelboim, advirtió que "las bases de negociación no son favorables para los países en desarrollo y con mayor capacidad de producción agrícola; mientras los mecanismos de liberalización comercial de los bienes industriales ya están bastante avanzados y son claros, los países desarrollados de mayor debilidad en sus sectores agrícolas -Estados Unidos, los de la Unión Europea y Japón, principalmente- sólo ofrecen un reducido acceso a sus mercados a través de cupos muy restringidos técnicamente y poco transparentes".

El economista de Pro Tejer, asimismo, expresó que "de ese modo, lamentablemente, se repite la falacia del libre comercio; los países ricos pretenden profundizar la liberalización del comercio en aquellos sectores donde son más competitivos y son proteccionistas a ultranza donde no lo son".

Asimismo, el Secretario de la Cámara Argentina del Calzado, Horacio Moschetto, representante de los sectores sensibles nucleados en la Confederación General de Empresarios de la República Argentina (CGERA), señaló "La posición oficial de la Argentina está en absoluta coincidencia con nuestros sectores", expresó Moschetto" Y agregó "nuestro gobierno sostiene que la propuesta para bienes industriales no refleja la posición de los países menos desarrollados".

"La preocupación del gobierno y de la industria local está basada en el precipitado avance que evidencian los borradores presentados en los últimos días - por los países desarrollados - donde se propone bajas arancelarias que generarán la destrucción de la mayor parte de los sectores productivos involucrados, en lugar de propiciar una apertura paulatina, que considere las asimetrías y los distintos grados de desarrollo de los países miembros de la OMC. En rigor, la negociación apunta a la reducción drástica de los aranceles, en contraposición con el mandato original de la Ronda del Desarrollo, agregó Raúl Zylbersztein" secretario de CGERA.

"No estamos dispuestos a entregar nuestras empresas de mano de obra intensiva y los puestos de trabajo que generamos para que las más poderosos nos invadan con productos manufacturados donde no se cumplen con las normas laborales internacionales, utilizando trabajo infantil y condiciones laborales infrahumanas. La Ronda de Doha debe cumplir el cometido de equiparar las economías y no en ahondar sus diferencias", concluyó Marcelo Fernández, Presidente de la CGERA.

Argentina, que parecía iba a estar sola en este planteo, empezó a recibir adhesiones, en especial de los sectores industriales sensibles de otros países y que instan a sus delegaciones a tomar idéntica postura que la Argentina. Brasil sostuvo que la Ronda se encuentra aún abierta y que hay que trabajar y comprometerse, sino puede fracasar. Venezuela sorprendió y afirmó que las negociaciones planteadas no son satisfactorias para su país.

El presente material se publica en Rebanadas por gentileza de Adriana Pintabona, Consultora Pedro López y Asociados.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones