Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
URUGUAY

Sobre el conflicto de Banca Oficial

Es necesario volver al método de las asambleas.

Rebanadas de Realidad - Agrupación 7987 - AEBU - PIT-CNT, Montevideo, 19/10/07.- Nuestro gremio se encuentra sin convenio. La inflación ya superó hace rato, tanto los pronósticos del gobierno, como el magro "ajuste" de enero 2007. A eso hay que sumar la pérdida salarial que sufrimos los bancarios como consecuencia del impuestazo a los salarios. La perspectiva de ver reducidos o directamente eliminados los beneficios de salud del núcleo familiar, y la amenaza que pesa sobre la caja bancaria y nuestros derechos jubilatorios, son otros dos ingredientes que muestran una ofensiva de conjunto sobre nuestro gremio.

Cada mes que pasa sin ajuste salarial, cobramos un 8,67% menos de salario (inflación a setiembre). Un salario que en enero era de $ 20.000, hoy debería ser de $ 21.734, para mantener el mismo poder de compra. Sin tener en cuenta el impuestazo a los sueldos, quien cobra $ 20.000, perdió $ 1.734 desde enero. Recordemos que la canasta familiar está arriba de 32.200 pesos, y que los alimentos, la vivienda y el transporte subieron por encima de la variación del IPC.

Hace 40 días se realizó la asamblea general de la banca oficial, en la cual se llegó con dificultades al quórum, y finalmente se salió sin una resolución, ya que ninguna de las propuestas presentadas alcanzó la mayoría (y el quórum se había perdido al momento de la votación). Fue una instancia desperdiciada por muchas razones. Una asamblea que comenzó varias horas tarde, donde se leyeron informes extenuantes, y luego se sucedió una larga lista de oradores, para salir sin una resolución. La lista 17, que preside la banca oficial, debió haber acordado con la lista "810", con la cual tenía diferencias parciales pero una base común: el lanzamiento de un conflicto para negociar un nuevo convenio que mantuviera el salario y avanzara en la recuperación de lo perdido. Sin embargo, la actual "minoría mayor" se emperró en mantener su moción, y salimos de la asamblea sin una resolución.

La lista 98, que tradicionalmente dirigió el sindicato en las últimas décadas (y que hoy mantiene la presidencia de AEBU, aunque no tiene mayoría absoluta en el Consejo Central) proponía renovar el convenio por 3 años más, aunque en la mesa de negociación el gobierno nunca ha planteado claramente la disposición a mantener el ajuste salarial del 100%, ni las prestaciones de salud. Más bien es lo contrario: quiere introducir ajustes por "inflación futura" (pronosticada por el equipo económico) así como el salario condicionado a objetivos (destajo) y la flexibilización del horario de trabajo, entre otros aspectos muy graves para el sindicato. No hay que olvidar que sobre la mesa está permanentemente el planteo de asociación con privados, donde la nueva "Agencia de la Vivienda" aparece como una experiencia piloto en este sentido. Por presión del sindicato, esta Agencia es estatal y funciona bajo el derecho público (el gobierno pretendía que funcionara bajo derecho privado) pero está habilitada a realizar convenios con empresas privadas.

En la asamblea general acordamos en general con la propuesta presentada por la lista "810", de la que hace meses no formamos parte, e hicimos énfasis en que de allí se saliera con una resolución mayoritaria que planteara el lanzamiento del conflicto.

La ausencia de un acuerdo y resolución en la asamblea creemos que no fue un elemento menor, expresaba que la actual "minoría mayor", que es el fiel de la balanza en la interna del sindicato (puede hacer mayoría tanto con la lista 98 como con la lista "810"), no quería comprometerse a un conflicto a fondo. Poco después, vimos otra manifestación en este sentido, cuando la lista 17 unió sus votos a la lista 98 para levantar las medidas de lucha, a pedido del Poder Ejecutivo (que condicionaba una reunión donde supuestamente traería una propuesta de convenio, a que se levantaran los paros y el corte de horas extras). Con este tipo de actitudes, el mensaje hacia el gobierno y también hacia los compañeros, es que no se está dispuesto a ir en serio a una movilización para arrancar un ajuste salarial ahora, que detenga la pérdida que sufrimos día a día.

La actitud del gobierno en todo el conflicto ha sido de desconocimiento del sindicato, de provocaciones constantes (destacándose en esta inmunda labor antisindical el ex asesor de Aebu, Juan José Cladera, actual director del BROU), lo que se ha expresado tanto en declaraciones públicas que desvirtúan los reclamos del gremio, como en el constante levantamiento de reuniones entre las partes (o el anuncio a supuestas "fórmulas" que se retiran a los pocos días). Está claro que para conquistar nuestras reivindicaciones necesitamos profundizar el conflicto, y dejar de tener expectativas en las salidas de "medias tintas".

Otro hecho que creemos negativo para el conflicto, es la resolución del Consejo de Banca Oficial del 5 de octubre, que modifica la plataforma por la que se salió al conflicto. En dicha instancia se resolvió elevar al gobierno una contrapropuesta que implica la firma de un convenio por tres años, en la cual no se menciona ni el ajuste inmediato de salario (se plantea el ajuste para enero/2008) ni la recuperación de lo perdido en 2000-2005 (resta casi un 12% de recuperación, que el gobierno nos niega). En dicha propuesta por primera vez el sindicato plantea fórmulas que incluyen la nefasta "inflación proyectada" como componente del ajuste, cuando todos sabemos que esta "inflación proyectada" es un dibujo que realiza el equipo económico y no tiene ninguna relación con la realidad. En 2007 "proyectaron" una inflación entre 4,5% y 6,5% anual, y el IPC ya suma en apenas 9 meses nada menos que 8,67%. La fórmula elaborada por el Consejo el 5/10, también incluye el planteo de ajustes anuales, cuando con la elevada inflación se debería volver como mínimo a los ajustes cuatrimestrales de salario. Debemos decir que incluso esta propuesta del consejo (consensuada entre las tres listas) igualmente refleja una ilusión, porque el ajuste salarial que se plantea para enero/2008 incluiría "100% inflación pasada 2007 + 1/3 de la inflación proyectada para 2008"; es decir, un ajuste que superaría largamente el 13%. El gobierno que afirma que el ajuste del salario es "inflacionario" (vieja tesis neoliberal adoptada por el gobierno frenteamplista), ¿va a ajustar un 13% el salario de los bancarios, a los que todos los días presenta en la prensa como "privilegiados" (no así los banqueros, que como todos saben son unos filántropos)? La realidad, compañeros, es que la conquista del salario exige un plan de movilizaciones más profundo, y con la participación de todos los bancarios oficiales. Como planteó en el CSFO un compañero de la lista "810", ya hace rato dejó de ser posible definir estas cuestiones en la cúpula sindical, y es necesaria la consulta y la decisión de los compañeros en las asambleas. El mismo compañero señaló que debía volverse a la plataforma inicial, es decir, el ajuste salarial ahora (cumpliendo lo comprometido por el gobierno a todos los trabajadores públicos), y un convenio que contemple la recuperación salarial del 12% perdido anteriormente, además del mantenimiento de todas las prestaciones de salud. Acordamos con esta visión: es hora de volver al método de las asambleas.

La tesis "neoliberal" de que la inflación obedece al aumento del salario no resiste el menor análisis. La mayoría de los trabajadores no tuvieron ajuste salarial desde enero 2007, y la inflación de agosto fue de 1,73% (cuando el ministro Astori pronosticaba que el IPC caería como consecuencia de la "fabulosa" reforma fiscal). Todavía es más falso que un ajuste salarial de los bancarios oficiales tenga efecto inflacionario: los bancos tienen fabulosas ganancias, con lo cual pueden absorber perfectamente ese ajuste sin trasladarlo a tasas de interés ni tarifas. La carestía de los productos de la canasta familiar (en particular, los alimentos) se explica por la especulación de los grandes capitalistas; los favorecidos son los grandes estancieros, los pulpos que controlan el comercio interior y exterior, las multinacionales que controlan cada vez más las tierras uruguayas, y la banca internacional que se favorece con el cobro de la deuda externa. No son los trabajadores los que ven mejoras en sus condiciones de vida, mucho menos los bancarios oficiales que han visto caer sus salarios por partida doble.

La supuesta "política anti-inflacionaria" del equipo económico está destinada a que el IPC no alcance el 10%, ya que esto forzaría a ajustar el salario como mínimo en forma semestral (Ley 16.903). Es decir, que se habla de "proteger" a los asalariados, cuando en realidad se pretende mantener el espaciamiento entre ajustes que aumenta la pérdida salarial.

Es impensable un conflicto en el cual se definen las medidas de lucha exclusivamente entre cuatro paredes, sin participación de la base del sindicato. Es impensable un conflicto en el cual no se apele en forma regular y normal a la asamblea general, que ahora pareciera un mecanismo "antiguo" y "obsoleto" (¿para cuándo, por otra parte, la asamblea general por caja bancaria?).

La Agrupación 7987 plantea la necesidad de convocar en forma URGENTE a una asamblea general de la banca oficial, en el marco de un paro de 24 horas, para adoptar un plan de lucha con medidas cada vez más profundas, hasta conquistar la plataforma. Plataforma que debe ser la que inició el conflicto, sin rebajarla. Reclamemos el ajuste salarial retroactivo al 1° de Julio (100% de la inflación), un convenio que contemple ajustes cuatrimestrales por IPC más recuperación salarial (hasta completar el 11,8% antes de 2010) y el mantenimiento de las prestaciones de salud de los bancarios y sus familias.

Lista 810-319-7987 - AEBU - PIT-CNT, Bancarios combativos y clasistas de la república del Uruguay. Correo
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones