Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ASOCIACIÓN EMPLEADOS DE COMERCIO DE BAHÍA BLANCA - ARGENTINA

Historia de la Flexibilización y de la ideología que la sustenta

Por Eduardo Giorlandini y Juan Carlos Giorlandini (*)

Rebanadas de Realidad - AEC, Bahía Blanca, 02/11/06.- Se advierte en la realidad universal que, bajo el prisma cultural, el hecho se antepone a la teoría. El concepto vale con respecto a la consideración que hemos realizado, en el sentido que habiéndose alterado la semántica de la palabra "flexibilización" por obra del capitalismo y la primacía del mercado, su aplicación, implicó en el mundo del trabajo y del Derecho Social, una ostensible afectación de los derechos sociales.

Antes de haberse divulgado e impuesto el vocablo" el poder económico impone palabras y, ergo, ideología" existió el fenómeno sin que se usara ese termino, pero con una observación importante.

La legislación, como la jurisprudencia ,mejoraban en el sentido específico las condiciones de trabajo y, en general los derechos sociales; y en ocasiones, a la inversa.

Utilizando el criterio actual "el sentido que se le da a la voz flexibilización", que expresa, directa o indirectamente, la disminución de las condiciones de trabajo y el vaciamiento del ordenamiento jurídico-positivo-laboral, de modo relativo pero significativo, es dable afirmar que antes de extenderse esta palabra , existía una flexibilización sin que al fenómeno se le denominara así, este es, no tenía nombre como lo tiene hoy.

Hasta podría decirse que, aunque más no sea que asumir provisionalmente una realidad, la del uso del vocablo con una nueva acepción antiguamente existió tanto la flexibilización negativa, como la positiva, la que desmejora y la que mejora. Y, dada la evolución que ha tenido el fenómeno, es dable expandir el concepto más allá del Derecho individual del trabajo, para comprender del Derecho Colectivo y el Derecho de la Seguridad Social.

Estructuralmente hablando, las condiciones de trabajo están afectadas cuando se enerva el Derecho colectivo del trabajo: verbi gratia, la Ley de Residencia provocó, premeditadamente por cierto, la expulsión de activistas extranjeros y no extranjeros y no solamente trabajadores, y ello impidió un normal y mejor desenvolvimiento de la actividad y de la legítima acción directa tendiente a preservar las condiciones de trabajo, la flexibilización, entonces, negativa, era indirecta. En materia de Seguridad Social, si se limitan las posibilidades y la calidad de vida de los beneficiarios (gozar de haber jubilatorio o pensión y la vez de otro empleo en plenitud; si se limita la posibilidad de comprobar el trabajo con amplitud de pruebas, dado que el Derecho a la Jubilación se concede por trabajar y no por aportar solamente sin trabajar, si se obliga a jubilarse a determinada edad etc.), igualmente cabe hablar de "flexibilización". Es que la flexibilización apunta a imponer la ley del mercado y no el orden jurídico-Se trata del gobierno del Mercado (de los hombres) y no del Gobierno de la Constitución de la Nación y del ordenamiento jurídico Nacional .

En determinada instancia y ello ocurrió con Martínez de Hoz, se instituyó el salario máximo como en la Edad Media . Y se permitió flexibilizar la remuneración: cabía un pequeño aumento de ésta siempre que se elevara la productividad. Después adquirió un horizonte mucho más amplio, que es el que conocemos actualmente, con cada reforma una vuelta más de tuerca flexibilizadora. El orden Jurídico Laboral presenta estos signos; gradualmente se va mutilando y debilitando el orden público laboral y los principios y sus derivaciones van teniendo más excepciones.

Los altibajos del orden jurídico fueron históricos. Empero, como regla general existió un mayor desarrollo del Derecho social; hubo contramarchas , pero en las tres últimas décadas, aproximadamente, se afianzó el cambio, irrazonable al afectar la dignidad del trabajo y de los trabajadores.

De todo ello se deduce que la ideología que sustenta el cambio no es liberalismo, neo-liberal, o neo-autoritarismo, sino la propia de una dictadura económica no ostensible.

(*) Abogados laboralistas. En el caso de Eduardo, es miembro de la Academia del Lunfardo y de la Academia de Historia.
Gentileza de Mario H. López, Secretaría de Prensa. / Web
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones