Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN - HONDURAS

Nunca podrán silenciar la voz y los tambores de paz

Por Juan Almendares, Miembro de la resistencia contra el golpe militar en Honduras. Ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, defensor de los derechos humanos y presidente del Movimiento Madre Tierra

Artículos de Juan Almendares editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Tegucigalpa, 21/10/09.- Golpean las manos garífunas al pretender silenciar los tambores de paz. Hieren la danza y los cantos de espíritus generosos y valientes que realizan su performance cultural al desafiar a los tanques y metrallas de aquellos que han sido obligados a ser mercenarios y sicarios que atentan contra los derechos del pueblo garífuna; porque los discípulos de la Escuela de las Américas han perdido la identidad de ser soldados verdaderos de la patria de Morazán.

Torturan psicológicamente el cerebro con fines racistas en perjuicio de garífunas, lencas y misquitos. Asesinan y torturan a maestros, campesinos y obreros, estudiantes, pobladores e intelectuales, mujeres en resistencia. Tratan en forma cruel y degradantes al legitimo Presidente de los hondureños Manuel Zelaya Rosales, familia y acompañantes porque la intencionalidad del gobierno usurpador es que se consolide un solo pensamiento del poder absoluto político militar del Estado solipsista.

Intimidan, persiguen a médicos y allanan el Hospital Garífuna en Ciriboya para que el pueblo se enferme; porque están contra la salud de las comunidades.

El 21 de octubre, Día de las Fuerzas Armadas contra el pueblo, haciendo eco de la política criminal del Gobierno de Facto ordenan a las fuerzas represivas de la Dirección de Investigación Criminal que invadan y generen el terror para silenciar la lengua y la cultura de nuestros hermanos y hermanas de Radio Flumabimetu y Radio Duruugubuty, radios de los pueblos garífunas del Triunfo de la Cruz y San Juan, en la Bahía de Tela, aterrorizando a 46 comunidades.

Denunciamos estos hechos violatorios a las organizaciones de derechos humanos y demandamos la solidaridad nacional e internacional en estos momentos en que se habla en Honduras de dialogo, y “proceso electoral democrático” bajo tortura y asesinatos

El pueblo hondureño resiste bajo el principio d e la “No violencia” contra un poder absoluto que desata la GUERRA IRREGULAR contra un pueblo indefenso, que ama la paz, respeta la vida, la dignidad y autodeterminación de los pueblos.