Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN - HONDURAS

Diálogo Guaymuras, honduras y las elecciones blindadas

“El síndrome del chivo expiatorio”.
Por Juan Almendares, Miembro de la resistencia contra el golpe militar en Honduras. Ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, defensor de los derechos humanos y presidente del Movimiento Madre Tierra

Artículos de Juan Almendares editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Tegucigalpa, 13/11/09.- Penetrar en las honduras del abismo político, es necesario para analizar el diálogo Guaymuras, Acuerdo Tegucigalpa/ San José para la reconciliación nacional y el fortalecimiento de la democracia; firmado el 30 de octubre 2009; por representantes del Gobierno de Facto y del legitimo Presidente de Honduras Manuel Zelaya Rosales.

El análisis, requiere establecer una relación del texto, el contexto, la historia y estrategias de la hegemonía política local e internacional en la concepción ética y liberadora de la vida

Son claves para el análisis filosófico, político y ético del citado Acuerdo: El Dialogo, Estado de Derecho, Constitución, Democracia y Reconciliación Nacional.

La invitación al diálogo, la impunidad y la violación de los derechos humanos, han sido los rasgos esenciales del golpe militar.

En nombre del Estado de Derecho, la Constitución, la Democracia y la invocación a Dios por las jerarquías religiosas; el golpe militar salva sus pecados y continua impune bajo el imperio de la ley y la propuesta de la Reconciliación Nacional.

El estado de derecho se caracteriza por la supremacía de la ley sobre el ser humano. Se abstraen los valores éticos, de género, étnicos y de clase social. Las fuerzas hegemónicas han fosilizado, petrificado y santificado la Constitución. Sus consignas son: ¡Dios es hondureño!, ¡Dios Bendiga Honduras! ¡Viva Honduras! y ¡Viva la democracia! Omiten señalar todas y todos los asesinados, femicidio, torturados y perseguidos políticos, a raíz del golpe militar.

Tres estrategias han caracterizado al golpe: la guerra irregular, con “elecciones libres y blindadas” para producir el Síndrome de Desgaste y agotamiento prolongado del adversario hasta obtener su derrota total.

La segunda estrategia es desacreditar, infiltrar, dividir y demonizar a las fuerzas opositoras aglutinadas en La Resistencia Nacional contra el Golpe Militar; acusándolas de vándalos, anarquistas, chavistas, comunistas, enemigos de la democracia, subversivos para crear condiciones y gestar mas violaciones a los derechos humanos y promover una guerra civil.

La tercera estrategia es el Síndrome del Chivo expiatorio que consiste en depositar la responsabilidad de todos los males, desgracias , violaciones a la ley, la constitución, acuerdos y la mala gobernanza en una solo individuo ó sea en el presidente Zelaya; quien ha sido tratado en forma cruel y degradante por el circo neroniano mediático, por medio de la calumnias, mentiras, acusaciones de violar la constitución, estigmatización y con privación de su libertad bajo la tortura psicológica y exposición a gases, sustancias tóxicos, ruidos infernales tanto a él , su familia y acompañantes en la Embajada de Brasil.

La crueldad e infamia de los voceros del régimen de facto llega a tal grado que el fracaso del Acuerdo Guaymuras se lo atribuyen a Zelaya Rosales. Sin embargo ese acuerdo desigual e inmoral es producto de la hegemonía militar local, internacional y del capital financiero multinacional que se refleja en la instalación y mantenimiento de bases militares en Honduras, Colombia y Panamá, cuya estrategia política es causar nuevos golpes militares en América Latina y amenazar la paz continental.

El propósito del Gobierno de facto es continuar en el poder, aniquilar la Resistencia mediante la infiltración, división, terror y tortura. Ante esta situación ¿Son legítimas, transparentes y legales las elecciones blindadas? En consecuencia tanto el Presidente Zelaya como la Resistencia no tienen responsabilidad moral ni legal de lo que pueda ocurrir antes, durante y después de las elecciones.

La resistencia sabiamente se fundamenta en el principio de la no violencia. Las elecciones son un tránsito por el infierno de la injusticia en las honduras del abismo político militar. La tarea principal de la resistencia es fortalecer la unidad de todas las fuerzas, respetar las diferencias. Trabajar juntos por la Asamblea Constituyente, la transformación de la esencia de la Constitución de la República de Honduras y lograr la democratización del país, la paz y la justicia.

El futuro se avizora con mayores obstáculos, si se consolida el régimen golpista. Debemos aprender las lecciones de la historia de los años de guerra, con los miles de muertos, discapacitados y millones de emigrantes centroamericanos. Sin embargo el complejo militar industrial y el capital financiero continúan promoviendo el negocio de la guerra a expensas de la sangre de nuestros pueblos.

Se estiman en Honduras 16mil policías, 14mil militares, 60 mil guardias de seguridad privada, un centenar de sicarios y una cantidad no determinada de orejas. En la base de Palmerola 1500 soldados estadounidenses; cuyo número puede aumentar en millares en el curso de horas. El total aproximado es de 90mil sujetos armados cuyos líderes tienen entrenamiento en la Escuela de las Américas y donde el performance de las fuerzas de EUA es invisible.

El amor solidario y fraterno entre las organizaciones de la resistencia, la confianza en sus conductores(as) , la estrategia de la no violencia son esenciales para abrazar la esperanza del nuevo amanecer de paz, justicia social y climática, respeto a los derechos humanos de nuestro pueblo y de todos los pueblos de América Latina y de la humanidad planetaria.