Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN - HONDURAS / MOVIMIENTO MADRE TIERRA - Web / DIGNIDAD DE LOS PUEBLOS - Web

Libertad para Carolina Rubio Esguerra y su bebe

Por Juan Almendares (*)

Artículos de Juan Almendares editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Tegucigalpa, 18/11/10.- Ningun ser individual, colectivo u organización social; ningun defensor de los derechos humanos puede guardar silencio ante la tortura de la abogada Carolina Rubio Esguerra y su bebe.

Ambos seres generosos y solidarios guardan prisión por defender los derechos humanos de sus compatriotas.

Guardar silencio no solo es inmoral sino, que es ser cómplice con la criminalidad de un sistema opresor.

La protesta mundial de las organizaciones defensoras de los derechos humanos debe manifestarse en forma contundente ante el régimen de Colombia.

La protesta no solo es un imperativo categórico moral; sino es un problema de conciencia histórica, del compromiso, posicionamiento y accionar que están obligadas a asumir toda organización que defienda los derechos y la dignidad histórica de nuestros pueblos.

Abrazamos la causa de la paz y la justicia tan necesaria en el hermano pueblo de Colombia; quien sufre estigmatización y la presencia de múltiples bases militares del pentágono.

La ocupación militar viola la soberania y vulneran la vida y los derechos de todo un pueblo en nombre de la falsa democaracia

Nuestro pueblo hondureño condena las masacres campesinas y las ejecuciones de hondureños y hondureñas en las cuales participa el ejercito colombiano (Gaula) en alianza con el aparato represivo de Honduras.

En igual forma condena la represión contra la libertad de la abogada Carolina y su bebe.

El amanecer de la justicia será iluminado con la unidad y solidaridad de todos los pueblos de Nuestra America.

¡Hoy las voces de libertad de todas las mujeres y hombres del mundo será escuchada en el pequeño espacio de exclusión y reclusión de Carolina y su bebe.!

(*) Miembro de la resistencia contra el golpe militar en Honduras. Ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, defensor de los derechos humanos y presidente del Movimiento Madre Tierra.