Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet ASOCIACIÓN DE EDUCADORES DE LA GUAJIRA (ASODEGUA) - COLOMBIA / Web

El problema es la codicia de las multinacionales

Informaciones de la ASODEGUA editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - ASODEGUA, La Guajira, 08/08/12.- Colombia hasta hace unos años estaba reconocida como uno de los países de mayor riqueza hídrica. Sus cinco vertientes desparraman sobre la geografía nacional ríos caudalosos, que le han dado vida a ciudades y pueblos desde hace siglos. Tenemos el 60% de los páramos del mundo, más de 1800 lagunas, situadas la mayoría de ellas por encima de los 2.760 metros de altura. Un número de 1.900 Ciénagas que ocupan más de 7.800 kms2.Ademas de las aguas oceánicas.

Según un estudio realizado por la AUPEC (univalle) indicaba que en 1990 Colombia ocupaba el cuarto lugar en el mundo después de la ex Unión Soviética, Canadá y Brasil en mayor volumen de agua por unidad de superficie. El rendimiento hídrico promedio del país según los expertos, era de 60 litros por Km2, lo que era seis veces mayor que el rendimiento promedio mundial y tres veces el de Suramérica.

Cualquiera puede pensar que Colombia tiene una situación privilegiada con relación al agua, sin embargo, presenta una situación que comienza a preocupar porque los estudios realizados sobre este aspecto en tiempo reciente no favorecen para nada a Colombia. El estudio realizado por el Departamento Nacional de Planeación, en el año 1996, indica que Colombia ocupaba el puesto 17 a nivel mundial en volumen de agua por unidad de superficie

Un informe de la Contraloría Delegada para el Medio Ambiente, resultado de un año de investigaciones sostiene que la riqueza hídrica del país se ha sobredimensionado, que no está distribuida de forma homogénea y que, contrario a lo que se pensaba, en los últimos años ha disminuido en forma dramática. Además las reservas de agua subterránea esta en igual o peor situación. (Cambio.com.co-21-V-1998)

El Ideam prevé que hacia el año 2050 el 60% de los páramos en Colombia habrán desaparecido, mala noticia, en la medida en que los páramos cumplen una importante función en la regulación del ciclo hidrológico del país.

¿Quiénes son los archienemigos de los ríos, lagos, lagunas, paramos, quebradas,riachuelos, humedales, aguassubterráneas? Las grandes Multinacionales como la Coca-Cola, que contaminan humedales. Esta multinacional fue multada con 200millones de peso al verter desechos industriales en el humedal de Capellanías, ubicado al occidente de Bogotá. La Hyundai Colombia Automotriz, incurrió en contaminación ambiental por vertimientos a un rio, residuos peligrosos, mal manejo de aceites usados y consumo de aguas subterráneas por encima de los niveles que le fueron autorizados (SDA).El Dpto. del Cesar, en otrora con una importante riqueza hídrica, hoy enfrenta un franco deterioro de sus ríos resultado de la política de las multinacionales (Glencore) de desviarlos ocasionando un proceso de desertización. Santa Marta vive una gran tragedia ecológica, el turismo denominado industria sin chimenea, se ve afectado por el polvillo del carbón, contaminando playas y las aguas del mar caribe

En la Guajira, la situación es más compleja, la desviación del Rio Ranchería es inaceptable. En diciembre o principio del próximo año se conocerán los resultado del estudio sobre la conveniencia o no de este proyecto. ¿Quiénes están al frente de este estudio? ¿La multinacional Cerrejón? ¿El Ministerio del Medio Ambiente? ¿Participa la Gobernación? ¿Están enterados los palabreros de la nación wayuu? ¿Sabe el pueblo de este estudio?

¿Qué hacer? Las multinacionales no pueden ser un Estado dentro del Estado, deben someterse a una rigurosa legislación ambiental y además regirse por la constitución política. Debe tenerse muy en cuenta el acumulado de siglos por parte de los pueblos indígenas en su convivencia con la naturaleza y por último el planeta tierra le pertenece a los que hoy vivimos en ella pero también a los que en un futuro les tocara habitarla.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de José Camargo Peralta, Secretario de Derechos Humanos de la ASODEGUA