Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet ASOCIACIÓN DE EDUCADORES DE LA GUAJIRA (ASODEGUA) - COLOMBIA / Web

El Barco sigue a la deriva… La crisis no da tregua

En la Guajira fueron asesinadas 18 personas durante el mes de julio

Informaciones de la ASODEGUA editadas en Rebanadas:

Información relacionada:

El mítico río Ranchería

Rebanadas de Realidad - ASODEGUA, La Guajira, 26/08/12.- La crisis del Departamento de la Guajira es evidente, es un secreto a voces, se comenta por doquier. Cualquier ciudadano sabe que la actual administración en cabeza de Juan Francisco Gómez, nada en la incertidumbre, pero cuenta con un elemento a su favor: No existe en este Departamento de la Guajira Oposición Política, menos aún el debate público.

La Guajira sufre una oleada de inseguridad, en el mes de julio fueron asesinadas 18 personas, poniendo en entredicho todo el aparataje de seguridad del Estado Colombiano. El Paramilitarismo y la delincuencia común volvieron triza la política de los cuadrantes, la restricción del porte de armas ordenado por la Décima Brigada Blindada, los Consejos de Seguridad, la eficacia de los servicios de inteligencia del Estado. Además ocasionan, que la Asamblea cometa el craso error de aprobar una ordenanza, la 017 del 2012 que establece el pago del impuesto de Seguridad y Convivencia Ciudadana a través de la factura de energía de Electricaribe, se prevé que a través de este impuesto se pueda recaudar entre los seis y los ocho mil millones de pesos al año. El rechazo a este impuesto ha sido generalizado puesto que golpea los ya menguados salarios de los ciudadanos guajiros y es un gravamen más para el comercio. El gobernador Francisco Gómez hizo una vehemente defensa de este impuesto.

Otro componente de la crisis tiene que ver con la Salud. La aplicación del Modelo Neoliberal reventó la red hospitalaria pública en Colombia. En la Guajira funciono perfectamente la estrategia de hacer inviables los Hospitales, se trata ahora de satanizarlos y luego privatizarlos.

Los trabajadores de la Salud y su organización Sindical a través de la protesta, hicieron todo lo posible para advertir de la crisis hospitalaria y sus consecuencias. No se logró cuajar un movimiento alrededor de la defensa de los hospitales en el departamento y hoy la Duma Departamental y la Administración Departamental alegremente hablan de: Modernizar, Fusionar, Reorganizar, Reestructurar, Eficiencia…cualquier semejanza con el discurso Neoliberal no es mera coincidencia.

Otro escenario relacionado con los servicios públicos, tiene que ver con la Multinacional Electricaribe, nadie la mete en cintura. No le importa Asamblea Departamental, se ríe del Concejo Municipal, no tiene que ver con Alcalde ni Gobernador, a los parlamentarios guajiros lo ve como si fueran de otras latitudes. En una palabra sabe que no hay gobierno. El pueblo a su vez se resiste aceptar los mecanismos técnicos que le permita a la empresa incrementar sus ganancias: Lectura amañada del contador, medición digital de la energía, desmonte de los medidores electro-mecánicos.

La problemática del agua sigue siendo un problema difuso, lo único claro que tiene el pueblo guajiro es que un departamento que acaba de cumplir 47 años, adolece de un acueducto regional después de haber recibido millonarias regalías durante 6 administraciones (Jorge Pérez Bernier, Álvaro Cuello Blanchar, Hernando Deluque Freyle, Jorge Ballesteros, José l. González Crespo), sabemos que las albercas seguirán siendo parte importante de la arquitectura de cualquier casa en Riohacha.

El desempleo, no es un tema prioritario en la Agenda de la Administración Departamental y las Alcaldías. Riohacha aparece en el primer trimestre del año como una de las siete ciudades colombianas donde se incrementó el desempleo. Sin embargo, la preocupación es como desalojar a los vendedores ambulantes que pululan por las calles de Riohacha, como testigos del flagelo de la informalidad que en esta capital alcanza el 81.2%.

El Alcalde Rafael Ceballos, pretende asestar otro golpe a los bolsillos de los Riohacheros, al tratar de implementar el impuesto del alumbrado público. HUMM ¡…PALO VENTIAO. S.O.S!

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de José Camargo Peralta, Secretario de Derechos Humanos de la ASODEGUA