Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Comedores escolares en la Ciudad Autónoma

Por Carlos M. Duré
Información relacionada:

Rebanadas de Realidad - Agencia SICLA, 21/feb/03 (10,43 p.m.).- La agencia de noticias Noticias Urbanas, que acostumbra reflejar el ámbito político de la ciudad de Buenos Aires y de la legisladora Alicia Pierini, informa en la fecha que el legislador radical Jorge Enríquez pidió la interpelación del Jefe de Gobierno, Ibarra, entre otros motivos por (sic) "el increíble costo de los comedores públicos".

Enríquez se refiere al gasto de $30 millones declarado en el presupuesto 2002 destinado a 933 comedores escolares que brindan becas para almorzar. Sin embargo, en la declaración que el gobierno de la ciudad presentó en el Ministerio del Interior aparece una zona nebulosa.

Según la ciudad los beneficios arriba citados son para 60 mil beneficiarios. El almuerzo -conforme a estimaciones privadas requeridas por el gobierno de la ciudad- cuesta $2,14; los desayunos: $0,36; el refrigerio: $1.

Si se considera sólo el almuerzo para 60 mil beneficiarios y se considera el dato del Ministerio de Educación de la Nación de que las escuelas abrieron sus comedores en todos los distritos todo el año, el presupuesto de la ciudad a tal efecto observa un déficit de $13.142.400. La mejor forma de pensar es que los becarios no comieron la cantidad de comida que supone la cifra declarada. La peor forma de pensar es que sí lo hicieron.

El suscriptos debe tener en consideración que sólo se han contado almuerzos, no refrigerios, no desayunos, y que tampoco se hizo la cuenta sobre 172 mil, 32 mil, 5700 y 284 becarios más que constan en el informe, puesto que la cifra sería astronómica y la diferencia entre lo presupuestado y lo comido sería tal que los becarios deberían haber puesto plata de su bolsillo.

Los $30 millones que resultan "increíbles" para el legislador Enríquez, se deduce que por excesivos, no son más increíbles que el confuso balance presentado por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires al Ministerio del Interior (este organismo, que, como se podrá advertir en la información adjunta, tiene injerencia directa en la asignación de fondos sociales, habrá entendido el informe de la ciudad en cuestión pero lo registró tal cual).

El desquicio numérico puede tener alguna explicación. Pero, mientras la provincia de Buenos Aires reduce a la mitad la comida de los comedores con una notable pérdida nutricional, o Misiones no alcanza a cubrir las necesidades de barrios periféricos de su capital, Posadas, la ciudad de Buenos Aires, que ya bajo la Jefatura de De la Rúa redujo en un plato la beca de los hambrientos, ahora maneja dispendiosamente sino el dinero la anotación de su empleo. Es de esperar que eso no perjudique a los beneficiarios. De los que comen claro está.

Gentileza: Agencia SICLA.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones