Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

TLC Colombia-Estados Unidos: un ladrillo más en la pared

Por Roberto Bardini

Rebanadas de Realidad - Bambú Press, México, 05/03/06.- El 70 por ciento de la población colombiana malvive en los anillos de pobreza de grandes ciudades como Bogotá, Barranquilla, Cali y Medellín. La mayoría proviene del campo, de donde fue desplazada a partir de los años ochenta por la violencia ejercida por los narcotraficantes, el ejército, los paramilitares y la guerrilla. Se estima que sólo 28 por ciento de los colombianos reside en áreas rurales, dedicados a tareas agrícolas no vinculadas al cultivo de drogas, como café, banano, flores, azúcar, palma africana y frutas exóticas.

¿En qué cambiará la situación económica de Colombia a partir del primero de enero de 2007 cuando entre en vigor el Tratado de Libre Comercio firmado con Estados Unidos? Es una incógnita, a pesar del apresurado optimismo que ya han manifestado el gobierno del presidente Álvaro Uribe y el sector industrial.

Tras 22 meses de negociaciones, iniciadas en mayo de 2004 en Cartagena de Indias, el 27 de febrero pasado se hizo el anuncio pero aún falta que los congresos de ambos países ratifiquen el acuerdo. Los responsables de la economía colombiana confían lograr un crecimiento del 50 por ciento de sus exportaciones en los tres primeros años del TLC.

Algunos vaticinan la creación de casi 250 mil nuevos puestos de trabajo, pero es poco si se toma en cuenta que los sectores agrícolas y avícolas generan dos millones y medio de empleos. Según el economista Alejandro Gaviria, subdirector del Departamento Nacional de Planeación del Banco de la República y de la Fundación para la Educación Superior y el desarrollo (Fedesarrollo), la economía colombiana necesita la creación de 400 mil empleos anuales.

Los sectores productivos que se consideran perjudicados ya expresaron su pesimismo. La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) anunció protestas y los partidos políticos de oposición advirtieron que no apoyarán este acuerdo. El presidente de la Federación Nacional de Productores de Cereales, Luis Quintero, afirmó que "el balance es muy negativo" para el país. Los criadores de pollo, a su vez, temen a la competencia estadounidense, que exporta a precios muy baratos. El titular de la Federación de Avicultores, Jorge Bedoya, dijo que el nuevo tratado generará "una distorsión del consumo".

Colombia es el segundo país andino que suscribe un TLC con Estados Unidos, después de Perú en diciembre del año pasado. Ecuador, en cambio, todavía no ha logrado ponerse de acuerdo y debe reanudar las negociaciones a mediados de marzo.

Cuando el presidente Álvaro Uribe viajó a Washington para "afinar" con George W. Bush algunos detalles del Tratado de Libre Comercio, The Washington Post lo consideró un "aliado eficaz" y demandó a la Casa Blanca "darle lo que desea".

Al día siguiente de la firma del acuerdo comercial, el ministro de Defensa colombiano, Camilo Ospina, se reunió con el secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld, para tratar temas relacionados con seguridad, lucha contra el terrorismo y combate al narcotráfico. En los últimos cinco años, Estados Unidos suministró al país suramericano alrededor de 4 mil millones de dólares a través del Plan Colombia, una iniciativa antidrogas que ha logrado pocos resultados.

Gracias a este programa, las fuerzas armadas y la policía colombianas se han transformado en una poderosa máquina de guerra equipada con sofisticados radares, aviones espía, 30 helicópteros Black Hawk y 75 Huey UH-1H. Además, se crearán cinco nuevos batallones de combate y se calcula que 52 mil soldados se sumarán a los más de 150 mil efectivos que ya existen. De esta forma, cerca 320 mil personas se dedicarán a tareas militares, de inteligencia y seguridad.

Lo que subyace en el fondo del Plan Colombia y del TLC es el esfuerzo de Estados Unidos por frenar la creciente influencia en la región del presidente venezolano Hugo Chávez, principal "sepulturero" del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA), que ya apesta a cadáver.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones