Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
La Paz, 16 May. LA PATRIA

Incremento de coca debilita la lucha regional antidrogas

El influyente Wall Street Journal de Estados Unidos advierte un "gran retorno de la coca"
Información relacionada:
Guía de artículos sobre coca, drogas, narcotráfico y lavado de dinero

Rebanadas de Realidad - La Paz-Bolivia - Cocapress, 16/05/03.- Con una rapidez sorprendente, la mayoría de una nación considerada como líder en la guerra contra las drogas ha comenzado a decirle simplemente "no" al gobierno de Estados Unidos que persiste en su empeño de erradicar la coca excedente sustento del narcotráfico, según un artículo del influyente diario estadounidense The Wall Street Journal.

"Los cultivos de coca han vuelto a crecer después de una reducción del 90% registrada entre 1998 y 2001, según estimaciones de Estados Unidos".

"Los narcotraficantes han vuelto a reaparecer en los mercados, tentando a los campesinos a volver a sus viejas tendencias", dice el despacho.

Advierte que el estilo boliviano de las protestas cocaleras ya se ha extendido al vecino Perú, "poniendo en riesgo la lucha antinarcóticos de Estados Unidos en la volátil región andina".

A principios del mes pasado, el gobierno peruano prometió flexibilizar su plan de erradicación después de varios meses de protestas de los cocaleros de ese país.

Inestabilidad cocalizada

Para el WS Journal, las protestas cocaleras en los meses recientes "han acrecentado el malestar en un país que intenta mantener una difícilmente lograda estabilidad política".

Narra que el líder cocalero Evo Morales, "figura principal de las protestas", consiguió un peleado segundo puesto en las recientes elecciones nacionales y se constituye en "un verdadero riesgo" para el presidente Gonzalo Sánchez de Lozada. "Su partido Movimiento Al Socialismo (MAS) controla la segunda fuerza política del parlamento. Articuló un partido con amplia base social y un mensaje populista que protagoniza un contínuo enfrentamiento entre las clases indígenas y privilegiadas del país".

Menciona que el gobierno denunció planes de un golpe de estado que supuestamente iba a ser perpetrado por los aproximadamente 30.000 cocaleros que viven en el Chapare. "Morales negó esas acusaciones. "A fines de marzo, los cocaleros del Chapare saquearon e incendiaron dos oficinas de desarrollo alternativo obligando a la agencia USAID a suspender su trabajo".

Legalización

La investigación periodística también menciona que los cocaleros han iniciado gestiones para ampliar "el margen de plantaciones de coca lícitas que la ley boliviana contempla para la cultivación de coca para uso medicinal". "Mientras presionan para la industrialización de la planta, los cocaleros insisten en que existe el suficiente mercado para exportar elixires medicinales, mates y pasta dental con base en la coca".

Los funcionarios del gobierno de Bolivia han informado que consideran la realización de un estudio comercial para verificar la posibilidad de expandir la cantidad de cultivos legales de coca, dice el WS Journal. "Pero Washington se opone a la legalización de las drogas".

La administración Bush ya comenzó a reclamar que la producción de coca en Bolivia creció en un 23% el año pasado en comparación a su punto más bajo el 2001 debido al rápido proceso de replantación.

Los cocaleros, sin embargo, permanecen ligados a la fácil plantación de coca. Además de mantener sus cultivos ocultos, muchos le reclaman al gobierno la legalización de un número limitado de hectáreas de coca en el Chapare, región donde la coca es ilegal desde la aprobación de una estricta ley antinarcóticos en 1988. Esa ley también limitó la existencia de un máximo de 12.000 hectáreas en Los Yungas, región destinada al cultivo de coca de primera calidad para el uso tradicional. Muchos bolivianos mastican la coca que provee energía y una moderada "elevación".

"Los campesinos del Chapare exigen los mismos derechos que tienen los campesinos de Los Yungas. Una propuesta podría permitir a cada familia cuatro décimas partes de una hectárea, lo que significa una ganancia de $us 1.300 al año". Algunos analistas aseguran que esa táctica de corto plazo puede alivianar la presión existente sobre el resistido gobierno de Sánchez de Lozada y disminuir la influencia de Morales, su partido y las protestas del dirigente cocalero. "Washington no sólo se opone a esa posibilidad, sino que presiona para que comience el programa de erradicación en Los Yungas".

El artículo fue redactado en inglés por el periodista Marc Lifsher, enviado especial del WS Journal a Villa Tunari, Cochabamba y fue publicado el martes 13 de mayo.

 
Las notas de Cocapress se publican por gentileza del Centro de Documentación e información Bolivia - CEDIB, área Recursos Naturales.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones