Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
COMUNICADO DE LA EMBAJADA DE BOLIVIA EN ARGENTINA

Fiscal argentino interviene granja en la que explotaban a menores y adultos bolivianos

Oscar Taboada Ortuño, una de las víctimas, denunció ante la Embajada de Bolivia que la empresa “Nuestra Huella” tiene unas 20 granjas en las habrían unos 200 bolivianos trabajando de seis de la mañana hasta las nueve de la noche sin descanso. Para evitar la huida de los trabajadores se colocó un alambrado con electricidad. La Embajada y el Consulado de Bolivia piden profunda investigación y proceso judicial.

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 16/04/08.- Cerca de 200 bolivianos, entre adultos y menores, estarían siendo explotados en unas 20 granjas avícolas ubicadas en la provincia de Buenos Aires según denunció hoy ante La Embajada de Bolivia en Argentina, el ciudadano boliviano Oscar Taboada Ortuño.

“El trabajo es desde las 6 de la mañana a 21 horas, corrido, de lunes a lunes. No tenemos feriados ni domingos. Y si queremos salir le dejan electrificado toda la cerca. Inclusive a una de mis niñas le pateó la electricidad”, relató.

Nacido en Potosí, Taboada Ortuño dialogó con el jefe de misión diplomática de Bolivia, el ministro consejero Sixto Valdez Cueto y aseguró que la granja avícola tiene el nombre de “Nuestra Huella” cuyo propietario sería el ciudadano Carlos Luaces.

“Fuimos contratados, por la señora Viviana Vallejos, quien es la encargada y supervisora de todas las granjas de este lugar. Hay más de 20 granjas en la zona que no tienen dirección y que operan de manera clandestina, existen aproximadamente 200 hermanos bolivianos que vienen siendo explotados”, afirmó.

Denunció que los responsables de la granja les obligaban a cocinar con gallinas muertas y se burlaron indicándoles que hagan sopa con las hojas de soya tal como lo hacen en Bolivia.

“Nunca denunciamos por miedo. Carlos Luaces nos anda amenazando, que si recurrimos a la justicia o a otros lugares, nosotros no vamos a poder encontrar trabajo en ningún lado, ni nuestros hijos y peor nuestros amigos”, declaró.

Taboada Ortuño manifestó que muchos bolivianos han sido atemorizados y muchas familias tuvieron que marcharse de las granjas.

Reveló que cuando visitan la granja autoridades del Ministerio del Trabajo para inspeccionar las condiciones laborales, los trabajadores son enviados en camiones a otro lado.

Informó que el salario promedio por el trabajo de 15 horas diarias y “de lunes a lunes”, era de 800 pesos argentinos, unos 250 dólares mensuales.

El fiscal de la ciudad de Campana, Juan José Maraggi, encabezó la intervención en la granja “Nuestra Huella”, ubicada en la zona de Exaltación de la Cruz. Estuvo acompañado de autoridades laborales del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.

Valdez Cueto se comunicó con esa autoridad judicial para solicitarle una investigación profunda de las denuncias y ofreció todo el respaldo en la lucha contra la explotación tal como se está haciendo en otros casos.

Las autoridades de la Embajada y del Consulado, acudirán este jueves a las oficinas de la fiscalía de Campana para dialogar con las autoridades judiciales y laborales. También se reunirán con los bolivianos que denunciaron la explotación en la granja avícola de Exaltación de la Cruz.

El fiscal declaró a los medios de comunicación de Argentina que "aquí trabajan unas 30 personas distribuidas en siete naves y cada familia está cargo de una nave".

Lamentó que las condiciones laborales "son muy insalubres” porque hay canastos disribuidos por toda la granja con veneno para moscas, mientras que las viviendas no tienen ventanas ni luz, y los baños no tienen puertas".

Informó que fue detenida una persona encargada de la granja aunque no reveló su identidad.

El presente material se publica en Rebanadas por gentileza de la Embajada de Bolivia en la República Argentina / Web