Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
COMUNICADO DE LA EMBAJADA DE BOLIVIA EN ARGENTINA

Legado de los mártires de San Juan continúa vigente

Rebanadas de Realidad - Cambio, La Paz, 22/06/09.- La Masacre de San Juan, ocurrida la madrugada del 24 de junio de 1967 en los centros mineros de Catavi y Siglo XX, del departamento de Potosí, es parte de la historia de la lucha por la defensa de las empresas estatales, de la nacionalización y contra la corriente de la privatización.

Hoy, el Gobierno presidido por el presidente Evo Morales continúa esa lucha a través de una política nacionalizadora, según coinciden ex dirigentes sindicales, quienes piden que se respalde y profundice esa tendencia.

“Con el actual proceso de cambio, hay cambios estructurales, pero hay que profundizar. Sólo con la unidad de la patria, tanto de los trabajadores mineros, campesinos, con la clase media y de todos los pobres vamos a lograr que todos los recursos pasen a manos de los bolivianos, vamos a avanzar con los hidrocarburos y con otras minas, como Vinto, Huanuni”, señaló el máximo dirigente de la Central Obrera Bolivia (COB), Pedro Montes.

Por ello –dijo– es necesario que el sector de los trabajadores respalde al actual proceso que se vive en el país y que da continudad a la lucha iniciada hace muchos años por el sector minero en defensa de las minas y de la Corporación Minera de Bolivia.

Para el ex dirigente Édgar ‘Huracán’ Ramírez, la Masacre de San Juan “no logra doblegar al sector minero (...) Después de la masacre vamos a encontrar a los trabajadores mineros en 1969, en el histórico Congreso de Siglo XX, aprobando la Tesis Socialista que después se convertiría en la Tesis de la COB”.

“Después de eso vamos a encontrar insurrectos haciendo huelgas para defender las conquistas nacionales en contra de los varios intentos del fascismo para apoderarse del país”, señala Ramírez.

Y dijo que por eso los mineros defendieron al Gobierno de Juan José Torres. “Por esa razón, a mí me da risa cuando algún dirigente de Oruro (Jaime Solares) habla de independencia minera. Este caballero no conoce nada, porque si no que me explique: ¿por qué la primera resolución de la COB es de apoyo a la insurrección del ‘52, a la nacionalización de las minas y al Gobierno del MNR? Y que me explique por qué los mineros, encabezados por (Juan) Lechín y Simón Reyes, decidieron apoyar a algún gobierno. Y trata de enseñarnos que no nos debemos meter a defender procesos nacionales”.

Ramírez dijo que el sector minero siempre estuvo ligado al quehacer político e identificado con los procesos que significan avance en el país, y que hoy tampoco es la excepción.

Por su parte, Carlos Soria Galvarro, en el libro 1967: San Juan, a sangre y fuego, indica que hechos como los de San Juan “son antecedentes que sirven para reafirmar la conciencia social, para mostrar que el camino ha sido muy duro, que lo que hemos obtenido debemos no solamente defender, sino profundizar, avanzar y crear las condiciones en el país para que nunca más se vuelvan a repetir hechos como los de la Masacre”.

Agrega que se debe reconstruir la memoria histórica que muestra que la pelea por cambios trascendentales en el país “no es una lucha reciente, es una lucha muy antigua, que ha costado mucha sangre”.

El presente material se publica en Rebanadas por gentileza de la Embajada de Bolivia en la República Argentina / Web