Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
COMUNICADO DE LA EMBAJADA DE BOLIVIA EN ARGENTINA / Web

Paro parcial, desorden y 17 detenidos

Los fabriles quemaron la puerta, rompieron los vidrios y echaron pintura al inmueble del Ministerio de Trabajo.
Informacies relacionadas:
Bolivia: COB realiza primera huelga nacional en el mandato de Evo Morales
Bolivia: Expropiaciones de Morales no frenan protestas - Por Mabel Azcui

Rebanadas de Realidad - Diario Cambio, La Paz, 05/05/10.- Los fabriles y otros sectores marcharon ayer por el centro de La Paz, al que convirtieron en un verdadero caos vehicular y llegaron hasta el Ministerio de Trabajo donde quemaron la puerta, echaron pintura a las paredes, rompieron los vidrios e intentaron tomar la institución. La Policía, que dispersó con gases lacrimógenos a los manifestantes, detuvo a 17 personas y hay un herido.

La marcha, que se desarrolló en la tarde, llegó hasta las puertas del Ministerio entonando estribillos: “ministra incapaz”, “el pueblo, unido, jamás será vencido” y otros. Los manifestantes del sector fabril rodearon el edificio del Ministerio de Trabajo por la calle Mercado y Yanacocha, predispuestos a tomar la institución con dinamitas y piedras.

Los momentos de máxima tensión se vivieron cuando trabajadores fabriles hicieron explotar varios cachorros de dinamita en la puerta de la entidad gubernamental, lo que exaltó aún más los ánimos de los manifestantes, que lanzaron una bomba molotov y piedras que rompieron casi todos los vidrios del inmueble.

Pocos minutos después llegó la policía para dispersar a los manifestantes con gases lacrimógenos y el carro Neptuno, cuando éstos intentaban quemar el inmueble.

En medio de la confusión, Fany Lima, trabajadora de la empresa textil Maquitex, fue alcanzada por un objeto en la parte frontal de su rostro. Según el neurocirujano del Hospital Obrero, Antonio Menacho, la obrera se encuentra estable y en observación en la sala de Emergencias.

La movilización de los fabriles comenzó por la mañana con el bloqueo de la autopista que une a La Paz con El Alto y por la tarde se dirigieron al centro de la sede de gobierno.

Varias organizaciones afiliadas a la Central Obrera Departamental de La Paz (COD), ajenas al conflicto en el Ministerio de Trabajo, marcharon de la avenida Montes a la plaza del Estudiante, retornaron a la Pérez Velasco, donde se desconcentraron. En esta movilización se observó una bulliciosa participación del sindicato de trabajadores de la empresa nacionalizada Entel.

Un paro parcial

La huelga convocada por la Central Obrera Boliviana (COB) fue parcial debido a que muchos sectores, como los transportistas, comerciantes, campesinos, mineros y cooperativistas no acataron la medida que intenta arrancar un incremento salarial superior al 5 por ciento dispuesto por el Órgano Ejecutivo.

La medida sólo fue cumplida por los fabriles, algunos profesores y los trabajadores en salud. A ellos se sumaron las esposas de policías, que ingresan al segundo día de huelga de hambre en la sede de Assclapol.

En buena parte de las escuelas fiscales en las ciudades de Santa Cruz, Cochabamba, El Alto y La Paz pasaron clases con relativa normalidad debido a que no se arriesgaron a sufrir un descuento por no trabajar.

Trabajadores de la Caja Nacional de Salud (CNS), poco menos de medio millar, calificaron de insuficiente el incremento, por lo que se adhirieron a la convocatoria de la COB.

En Cochabamba, los fabriles incendiaron neumáticos y cortaron la carretera que une esa ciudad con Santa Cruz, a la altura del kilómetro 5 de la localidad de Sacaba, lo que impidió por algunas horas la salida de autobuses de la Terminal.

En Sucre, capital de Bolivia, se registró una movilización que reunió a medio millar de personas. Los manifestantes recorrieron en paz las principales calles de la ciudad y exigieron un ampliado el miércoles.

En la ciudad de Tarija y en otros puntos del país se registraron protestas modestas impulsadas por los trabajadores fabriles y profesores.

Los profesores exigen un incremento de hasta 7.500 bolivianos, los fabriles del 12,5 por ciento y los trabajadores del sector salud de un 25 por ciento.

Los fabriles ratificaron el pedido de renuncia de los ministros de Trabajo, Carmen Trujillo; de Obras Públicas, Wálter Delgadillo; de Economía, Luis Arce Catacora; de Gobierno, Sacha Llorenti; y del secretario Ejecutivo de la COB, Pedro Montes.

El dirigente de los fabriles de La Paz, Martín Ojopa, justificó la quema de la puerta del Ministerio de Trabajo con el argumento de que arrojaron gas lacrimógeno al piquete de ayuno instalado en su sede sindical.

Criticó duramente a la ministra Trujillo, a la que le pidió su renuncia porque supuestamente les dio la espalda pese a que ella también procede del sector de los fabriles.

Anunció que el paro de 24 horas podría derivar en una huelga indefinida si el gobierno no atiende los reclamos de los trabajadores. “Pedro Montes es un antiobrero porque se estaba parcializando con el Gobierno para aprobar un Código de Trabajo que está en contra de los trabajadores; también pedimos que renuncie”, manifestó.

Otro dirigente de la COD La Paz, Eusebio Mamani, aseguró que el incremento del 5 por ciento es insuficiente porque la canasta familiar fue encarecida en un 30 por ciento.

“Hemos visto que el gobierno arremetió al mejor estilo de los neoliberales, con represiones y detenciones contra los trabajadores”, dijo.

En tanto, el Gobierno expresó su disposición de dialogar con los sectores que están movilizados.

Ministra no renunciará

En respuesta al pedido de los fabriles durante la marcha de protesta de ayer, la ministra de Trabajo, Carmen Trujillo, dijo ayer que no renunciará porque fue designada por el presidente del Estado Plurinacional, Evo Morales Ayma.

“Me indigna pensar que algunos trabajadores se estén prestando a esto sólo porque mi persona haya tomado la cabeza del Ministerio de Trabajo”, indicó.

Recordó que está en manos de Morales si se queda o se va: “Quiero decirles a mis compañeros que yo estoy aquí por decisión del Presidente y no por interés propio, está en manos del Presidente decidir si me quedo o me voy”.

Trujillo señaló que los fabriles le intimidan a través de varias acciones para que presente su renuncia al cargo.

En tanto, el secretario ejecutivo de los trabajadores de la empresa Embol, Jaime Cuaquira, insistió: “Frente a la incapacidad de la Ministra de Trabajo, el sector más productivo del país se pronuncia de esta manera, nosotros estamos en la justa reivindicación de exigir un salario justo”.

El ejecutivo de la Confederación de Trabajadores Fabriles de Bolivia, Ángel Azturizaga, indicó que los obreros radicalizarán sus medidas de protesta si el gobierno persiste con el incremento salarial del 5 por ciento, “Los ministros no escuchan la voz de los compañeros, por eso las bases reaccionaron y fueron reprimidos”.

Fiscalía investiga a los aprehendidos

El fiscal de Distrito de La Paz, Williams Dávila, informó que 17 trabajadores fabriles fueron detenidos después de que ocasionaron destrozos en las puertas, ventanas y paredes del Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social.

Especificó que los daños ocasionados en el inmueble son delitos que son investigados. “Los detenidos serán investigados por los fiscales a cargo, mientras tanto fueron llevados a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen”.

Durante la manifestación, los fabriles hicieron explotar cachorros de dinamita, lanzaron piedras, echaron pintura a las paredes y rompieron los vidrios del Ministerio de Trabajo e intentaron tomarlo ante la ausencia de uniformados.

Los funcionarios de la entidad gubernamental, en el momento del desorden, se encontraban dentro del inmueble y sólo lo abandonaron a las cinco de la tarde temerosos de que vuelvan los fabriles.

“Estábamos con miedo porque dijeron que iban a quemar el ministerio y ya no podíamos trabajar”, relató muy conmovida Nora Flores, funcionaria de la institución.

La ministra de Trabajo, Carmen Trujillo, acusó a los fabriles de intentar tomar la institución para llevarse los documentos. “Creo que eso no es de los trabajadores y hubo gente infiltrada porque yo conozco a los fabriles y los detenidos no son parte de los trabajadores”.

Indicó que el Ministerio Público y la Policía investigarán los hechos, cuantificarán los daños y sancionarán con todo el rigor de la ley a todos los que participaron.

Roger Contreras, uno de los detenidos que se encontraba con una mochila en el hombro, relató que en el momento de la refriega pasaba casualmente por las puertas del Ministerio de Trabajo. “Yo vendo en los micros, salí con mi hija a vender, yo no sé nada de lo que pasó; los policías están equivocados con mi persona”.

Jesús Pardo, quien trabaja en la empresa textil Polar, manifestó: “Yo no hice nada, pero me detuvieron por protestar por mejores salarios, me gasificaron; pero si hice algo malo que se me juzguen como es correcto, porque mi protesta sólo fue verbal”.

El presente material se publica en Rebanadas por gentileza de la Embajada de Bolivia en la República Argentina / Web