Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ARGENTINA - CUESTIONES SINDICALES Y DEL MUNDO DEL TRABAJO

Decir la verdad no depende del uso que pueda hacerse de ella

Por Alberto Buela (*) Correo

Artículos relacionados:

Argentina: Se quebró el modelo sindical argentino - Por Alberto Buela
Argentina: ¡Y ya lo ve, hay una sola CGT! - Por Héctor R. Roudil
Argentina: La Corte Suprema dio un aval a la CTA para la obtención de la personería gremial - Por José Rigane

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 18/11/08.- Nos podemos jactar de tener nuestros mejores amigos en el ámbito sindical argentino, ellos han sido, con sus matices y diferencias, quienes nos han permitido desarrollar lo poco o mucho que hemos hecho en filosofía en treinta y cinco años. En nuestro caso la comunidad sindical reemplazó a la comunidad académica, lo que nos permitió desarrollar un pensamiento genuinamente disidente o de ruptura con la opinión.

Los sindicatos en argentina han sido siempre disiente a la opinión publicada y así ellos nos han permitido llevar a cabo un tarea plasmada en un pensamiento de ruptura con la opinión.

Sobre el modelo sindical argentino llevamos escrito varios libros y casi medio centenar de artículos, trabajos que nos permiten obviar los desarrollos teóricos e ir al grano. No estamos obligados a abundar sobre lo que ya está escrito (1). Vayamos al punto.

En un artículo anterior titulado Se quebró el modelo sindical argentino afirmamos que el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación a favor de ATE-CTA y en contra del sindicato de PECIFA (personal civil de las fuerzas armadas) permitiendo que un no afiliado al gremio de Pecifa sea delegado gremial es un golpe mortal al modelo sindical argentino. Por qué. Porque se desfonda, se le quita fundamento a la representatividad gremial organizada.

Los abogados, siempre los abogados, esos grandes corruptores de los gremios (2), pues la experiencia nos indica que siempre han estado ellos detrás de las grandes trapisondas, han propuesto como estrategia "la neutralización jurídica" del fallo de la Corte Suprema. Sea con la creación de una ley de protección, sea con la impugnación del fallo, etc.

Pero sabemos, hasta el menos lego, que el precedente de un fallo de la Corte Suprema de cualquier país tiene vigencia hasta por siglos. Esto no es juguete (3). Y sólo se pueden modificar cuando cambia el régimen político del gobierno que le dio lugar. Pruebas al canto, los dos grandes ataques que sufrió el modelo sindical argentino fueron con la Revolución libertadora que derrocó a Perón por el decreto 9.270 de 1956 y con la ley 20.615 de 1979 correspondiente a la última Dictadura Militar. El primero fue luego anulado por el gobierno de Frondizi y el segundo por una decisión política del gobierno de Alfonsín.

Y con este caso pasa lo mismo, no hay chicana jurídica que arregle este zafarrancho. No hay ninguna nueva ley que asegure que el fallo ATE-PECIFA no se extienda al resto de las organizaciones gremiales y sindicales. Es una mentira más del mundo abogadil enquistado dentro del movimiento obrero. La sola posibilidad que tienen en sus manos los gremios es "la huelga general revolucionaria". Y esto no es un ex abrupto sino que es el último mecanismo político que tiene el mundo sindical que defender su modelo. No puede torcer la voluntad política del gobierno con una "huelguita", con una "solicitada" en los diarios, solo lo puede hacer, en todo caso, mostrando todo su poder.

Ya hemos recibido comentarios de sindicalistas diciendo que esto es una desmesura, una barbaridad, que el gobierno nos ha dado muchas cosas y que nosotros no le podemos hacer una huelga. A lo que respondemos que el gobierno haya dado cosas no justifica que el gobierno quite al movimiento obrero argentino y peronista el sentido de ser de su existencia.

El propósito del llamado a una huelga general revolucionaria es que provoque de suyo una conmoción política interior que logre por parte de la Corte la anulación del fallo de marras.

Sin conmoción político-social interna no hay cambio de dirección en la política sindical que se ha fijado el gobierno y que termina expresándose en fallo, aparentemente, intrascendente. Observemos que quienes le dan trascendencia son el vocero, un gorila remanido, y quienes festejan: ATE-CTA.

Otros comentarios de sindicalistas KK, más papistas que el Papa laico, no dicen que no escribamos porque nuestros comentarios pueden ser usados por los enemigos del gobierno. Estos son esos dirigentes que tienen una versión "utilitaria" de la verdad. Esto es, aquellos que consideran que le bien y el mal, lo verdadero y lo falso son conceptos puramente instrumentales. Si me sirven los utilizo y sinó no.

A estos dirigentes les respondemos que si la verdad no vale la pena por sí misma sino en tanto que pueda ser puesta al servicio de una causa, entonces ya no hay verdad que valga. Decir la verdad, como afirmamos en el título, no depende del uso que podamos hacer de ella.

Si esto no está claro en las mentes y los corazones de nuestros dirigentes sindicales entonces todo es válido y así el sindicalismo se reduce a un toma y daca de beneficios mutuos con el gobierno de turno.

Sepan los buenos dirigentes distinguir. No hace tanto logramos neutralizar la maniobra del la CTA en busca de su personería gremial cuando ya el ministro Tomada la tenía cocinada. Hoy es mucho más grave porque la medida ya fue tomada, el fallo de la Corte Suprema es irreductible. Y emblemáticamente fue anunciado por un gorila de pelos largos como el juez Fayt, que por socialista y "paisano" es la joya de la corona del "progresismo argentino".

Notas:

(1) Cfr. La organización sindical (1983); Aportes al pensamiento nacional (1986), La comunidad organizada (1978 y ss), Notas sobre el peronismo (2007), etc.

(2) Hubo y hay honrosas excepciones: Los Ferro (padre, hijo y nieto), Pizzolorusso, Tomasone, Grossman, Guida, Baloira, Benigno, Maldonado, etc.

(3) Si hasta un estudioso de los temas sindicales nada afín al peronismo como Julio Godio ha podido afirmar: "El fallo puede derivar en una desorganización política del país", diario Página 12, 16/11/08.

(*) Filósofo (mejor arkagueuta). Centro de Estudios Estratégicos Suramericanos. Federación del papel. Escuela de Gobierno Pcia. de Bs.As.