Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Significación de 17 de octubre

Por Alberto Buela (*)

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 13/10/05.- El objetivo de este mensaje es poder brindar a Uds. una reflexión sobre el 17 de octubre de 1945 a través de tres niveles de análisis.

En primer lugar (I) esbozar la significación histórica que tiene la fecha en la memoria del pueblo argentino. Luego (II) estudiar el o los contenidos ideológicos que dejó al naciente peronismo. Y en tercer término, (III) analizar su proyección político-social de cara al futuro.

I - Es sabido que el 17 de octubre marcó para siempre en la conciencia del pueblo trabajador argentino el ingreso de su protagonismo en la historia patria. Y así como, la participación popular en la lucha contra los invasores ingleses en l806/7, despertó la conciencia de libertad, el ingreso de las masas trabajadoras a la Plaza de Mayo, signó en forma indeleble en el pueblo trabajador su participación activa en la política nacional. Ya no más gobierno sin pueblo. Los sucesivos golpes militares del 55 a la fecha, o los gobiernos democráticamente espurios como el del radical Arturo Illia, mostraron que no se puede gobernar sin la participación activa del pueblo. Y eso lo mostró el 17 de octubre de l945, de una vez y para siempre. De ahí que sea denominado el día de la lealtad, que debe, en nuestra humilde opinión, entendida no sólo como  la lealtad de un pueblo a un gobierno si también como la lealtad de un gobierno a un pueblo, puesto que el verdadero gobierno no hace otra cosa sino lo que el pueblo quiere y no tiene otro interés que su bienestar.

Si releemos el breve discurso del Coronel Perón desde los balcones de la Casa Rosada a su regreso de la prisión en la isla Martín García vemos que él se caracteriza a sí mismo antes que nada como "el primer trabajador argentino", luego que desea ponerse "al servicio integral del auténtico pueblo argentino", para finalmente ofrecerse como "vínculo de unión entre el pueblo, el ejército y la policía" a fin de lograr la unidad espiritual de la nación.

Perón tiene muy en claro que esta unidad para que sea indestructible debe fundarse primero en el pueblo al que llama "estrato formidable" donde "las fuerzas de la nacionalidad", esto es el ejército, y "del orden", la policía, alcanzan su auténtica razón de ser y existir, en la medida en que sirve a ese pueblo. Cuando dejaron de lado esta ley intrínseca de su existencia se transformaron ya sea en golpistas ya en represoras.

II - Corresponde ahora ocuparnos de los contenidos ideológicos que dejó el 17 de octubre de l945 al peronismo naciente.

Es esta una demanda difícil de responder sobre todo teniendo en cuenta que el discurso del entonces Coronel Perón no fue de carácter ideológico sino más bien receptivo-emotivo. Puesto que salió básicamente a agradecer al pueblo trabajador su presencia en la Plaza de Mayo que fue, a la postre, quien decidiera a los gobernantes de turno su liberación de la cárcel de Martín García.

No obstante la índole sentimental y de agradecimiento del discurso de Perón, el mensaje rescata un aspecto sustantivo del acto: la categoría de movilización popular, como el instrumento que en adelante el peronismo manejará para domeñar la voluntad de los gobernantes que pretendan actuar en beneficio propio y no en vistas a la felicidad de pueblo y la grandeza de la nación.

El concepto de movilización popular, masiva o total tan caro a la naturaleza del peronismo es lo que heredamos del 17 de octubre de l945 como contenido ideológico insustituible de nuestra práctica política. El peronismo subspecie socialdemócrata de los años 80 fracasó, el peronismo light de finales de los 90 fracasó al no recuperar el carácter de movilización popular, que pueda hacer frente a la avalancha mediática, que le dice como tiene que ser para admitirlo como "democrático". No olvidemos aquella observación de Perón cuando afirmó ese memorable 17 de octubre: "Esta es la verdadera fiesta de la democracia, representada por un pueblo que marcha a pie durante horas para llegar a pedir a sus funcionarios que cumplan con el deber de respetar sus auténticos derechos".

El pueblo movilizado realiza eo ipso y sin intermediarios ni representantes la gestión democrática por antonomasia: hacer saber a sus gobernantes lo que quiere. La famosa y vieja acclamatio de la democracia directa aparece aquí con todas sus fuerzas.

Este concepto de "movilización total" fue estudiado bajo otras características por Ernst Jünger, el más grande escritor alemán del siglo XX, en su época de realismo heroico, así como en el General De Gaulle en sus meditaciones sobre la guerra. Por el contrario Perón descarta el aspecto bélico de la movilización y le otorga una dimensión y significación política como "pueblo en marcha" que crea a los gobernantes las condiciones para la decisión justa. Con los años, en 1949, va a concebir Perón sobre la base de esta idea de: “pueblo en marcha que crea las condiciones para la decisión justa”, va a concebir, decimos, la idea de factores concurrentes en su concepción de la comunidad organizada. 

III - Finalmente, cuál es la proyección político-social de 17 de octubre de l945 hacia el futuro. Qué nos puede decir, de aquí para adelante, un hecho ocurrido hace más de medio siglo.

En el curso de la historia de los pueblos y las naciones siempre ha habido hechos que signaron su índole en forma indeleble. Tomados al azar y sin ninguna pretensión de exégesis tenemos la batalla de Maratón para los griegos; Zama para los romanos; América para los españoles; Trafalgar para los ingleses y así con todos aquellos pueblos que han inscripto su carácter en la historia del mundo.

En la historia Argentina, más allá de los hechos bélicos de resonancia: Invasiones inglesas, campaña de San Martín, bloqueo anglo-francés, guerra de Malvinas. Se destacan como hechos políticos-sociales de significación permanente, su declaración de independencia política en 1816 y el ascenso de las masas al poder con el peronismo en l945.  

En la realización de la independencia política se utilizaron dos caminos antagónicos: Uno, el del desarrollo autónomo intentado por Rosas y otro, el del desarrollo dependiente del extranjero llevada a cabo por la generación del 80.

En la realización del pueblo al poder, más allá del antecedente de Yrigoyen y la incorporación de la masa inmigrante a los destinos de la nación, el peronismo propuso ab initio la idea de comunidad organizada tanto como sistema de poder, cuanto como sistema social a construir.

Como sistema de poder cuestionó la representatividad de la democracia liberal y sostuvo una democracia orgánica o participativa en donde el ciudadano no sólo se exprese a través de la ecuación  un hombre = un voto, sino que además pueda expresarse como trabajador, sacerdote,  militar, profesional, empresario, etc. y para ello hay que multiplicar las organizaciones libres de pueblo que den cabida a la múltiples expresiones comunitarias a través de las cuales el hombre en sociedad se manifiesta.

La Comunidad Organizada como sistema de poder es  aquella en donde el pueblo  se expresa sólo a través de sus organizaciones libremente creadas y no las delega en las instituciones del Estado pues las instituciones formales no representan sus demandas auténticas.

En el curso de los últimos años la idea de comunidad ha recibido nuevas y distintas reformulaciones. Las más significativas en el orden internacional son: a) En el mundo anglo-sajón la polémica entre los liberales y  comunitaristas norteamericanos. Así como el neopopulismo de la new left reunido en torno la sociólogo Christopher Lasch y de la revista Telos. b) Las propuestas de la nouvelle droite francesa e italiana y su mentor Alain de Benoist. c) El grupo en torno al pensador Michel Maffesoli y su teoría del surgimiento de "las nuevas tribus"(barras bravas deportivas, fans musicales, etc). Ahora bien todos estos comunitarismos contemporáneos adolecen de una falla estructural: la idea de comunidad para ellos carece de dimensión política. Así los comunitaristas norteamericanos, con la sola excepción de Alasdair McIntayre, son sólo liberales críticos. La nueva derecha europea hace metapolítica sin política y Masffesoli y sus discípulos presentan la comunidad como un hecho electivo de la que se puede entrar y salir a piacere.

Por el contrario para el peronismo la comunidad es portadora de un núcleo de valores con proyección político-social. No hay hombre libre en una comunidad que no lo sea. La comunidad se funda en una tradición nacional y es expresión de esa tradición. La comunidad tiene un sentido político de lo contrario no lo es. Pero un sentido político que supera el mero marco de los partidos políticos.

"Nuestra comunidad, ha dicho Perón en el Congreso de filosofía de 1949, a la que debemos aspirar es aquella donde la libertad y la responsabilidad son causa y efecto de que exista una alegría de ser, fundada en la persuasión de la dignidad propia. Una comunidad donde el individuo tenga realmente algo que ofrecer al bien general, algo que integrar y no sólo su presencia muda y temerosa" (La Comunidad Organizada, cap. XXI, párrafo 12).

Finalmente la comunidad organizada en tanto sistema social a construir es aquella en donde el pueblo se transforma en factor concurrente en los aparatos del Estado  que le son específicos a cada organización libre del pueblo. Así en el orden laboral los sindicatos deben ser factores concurrentes en aquellos aparatos del Estado que tiene vinculación con el ámbito que ellos cubren o representan y en el ámbito local las comisiones vecinales o las distintas sociedades intermedias deben concurrir al Municipio para plantear las exigencias que cubren sus intereses propios.

Vemos como a diferencia de las propuestas socialdemócratas o socialcristianas de los años 80 con sus ideas de cogestión en las empresas privadas y de  autogestión en las empresas públicas, para el peronismo las organizaciones libres del pueblo se incluyen en la gestión política sin que por ellos sean empleados de los gobiernos de turno.  Ellos proponen, sugieren, orientan informan pero no deciden. La decisión le corresponde al Gobierno, mientras que al pueblo a través de sus organizaciones libres le corresponde crear las condiciones de posibilidad para la decisión correcta en el ámbito o dominio que ellas conocen muchas veces incluso mejor que los propios funcionarios. Este es el meollo de la comunidad organizada como sistema social a construir: El pueblo sólo existe como pueblo organizado y a través de sus organizaciones en tanto que operan como factores concurrentes en los aparatos del Estado, crean las condiciones de posibilidad para la decisión correcta que el Gobierno toma como órgano de concepción y planificación. Así se realiza la verdadera democracia que "es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un sólo interés: el del pueblo", como reiteradamente la he definido el General Perón.

(*) Asesor del Consejo Directivo de la CGT y vice presidente del Centro de Estudios Estratégicos Suramericanos (CEES). Instituto Cultural Pcia. de Buenos Aires.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones