Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Weisenthal en Radio Cooperativa

Por Alberto Buela (*) / Nuevo correo: buela.alberto@gmail.com

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 09/06/06.- El periodista Hugo Presman me empezó a llamar reiteradamente para invitarme a su programa en radio Cooperativa, preguntándome previamente todo por "pelos y señales". Dónde había nacido, estudiado, hecho, escrito, militado, etc.etc. tan así es que un amigo que estaba escuchando comentó: no será servicios el coso este. No pude ir por un par de veces y ayer a la noche (día en que falleció mi amigo y compañero Mario Granero, que Dios lo tenga en su gloria) previa nueva llamada de Presman desde Marcos Paz, donde vive, me fui tranquila y despreocupadamente a la radio.

Me llamó la atención que estuviera ubicada en pleno centro de Buenos Aires, en una zona carísima pegada al obelisco (Cerrito 242 PB) u además ocupando varios departamentos, desde uno de los cuales se transmitía. Uno, criollito a pie firme, sin conocerle ni siquiera la jeta, me mandé directamente y allí me recibieron: Dos caripelas de susto, la de Presman y su socio, que eran lo más parecido al mapa de Israel que se puede uno imaginar. Bueno, nos dijimos, ya estamos acá, no podemos recular. Pero allí mismo nació la desconfianza. Les regalé de entrada dos libros míos con el prólogo del filósofo peruano Wagner de Reyna, introductor de Heidegger al castellano, para más datos, que ni siquiera hojearon. Presentado como doctor por la Sorbona, la colonización no tiene límites- y eso que Presman se me presentó como un hombre de la izquierda nacional del Colorado Ramos- vino la primer pregunta: ¿Ud. escribió "mientras estos seis bolivianos morían carbonizados en una fábrica de ropa propiedad de unos judíos Fischberg y Gueiler que los tenían en estado de esclavitud y carcelario (no pudieron escapar del fuego del incendio porque estaban detrás de rejas cerradas con candado)"(1)?. Porque eso es racismo.

Ahí "saltó la liebre", para esto me había insistentemente invitado. A lo que respondí: No es racismo hablar del origen de alguien, lo que es racismo es rechazar a alguien por su origen. Y específicamente en el caso judío, tan urticante, tan conflictivo para todos y por todos, el asunto es así: Si un hombre de origen judío, se define a sí mismo como "argentino de origen judío", está hablando de su procedencia, pero es un argentino más y punto. Pero si ese mismo hombre se presenta como un "judío argentino", está poniendo el acento en la primacía de lo judío, por lo tanto es más bien un ciudadano de origen extranjero, pues lo judío define, política y culturalmente, al Estado de Israel, más allá del aspecto religioso, que también sostiene este Estado extranjero.

Podrán poner mil chicanas, pero este es el argumento correcto que todos los argentinos tenemos que saber sobre el tema, de lo contrario siempre nos "van a correr con la vaina".

Hay argentinos de cientos de orígenes distintos y diferentes, italianos, españoles, alemanes, etc. etc. que deben definirse como "argentinos de origen....." pero si lo hacen como "soy un alemán que nació en Argentina", por más que tenga el DNI nuestro, el hombre que así habla es alemán.

Aclarado este punto, y no conformes con la respuesta (que dicho sea de paso estos judíos argentinos como Fischberg y Gueiler aún están prófugos de la justicia argentina), continuó el interrogatorio, al mejor estilo de la Comisión Wiesenthal (la que persiguió nazis por todo el mundo). Ud. escribió: "Argentina tiene que ayudar a Bolivia interviniendo sobre el heartland suramericano, con gente convencida de lo que está haciendo. Y no mandando un moiche con una cara de ruso que parte, por más piquetero que sea. Porque no lo toman en serio, a pesar del discurso progresista que lleve. Porque para los bolis también corre aquel dicho de Empédocles: lo semejante llama a lo semejante. Porque Bolivia también hunde sus raíces en un pasado grecoromano- hispano- cristiano. No nacieron los bolivianos como el coyuyo (la chicharra) sólo desde la tierra. Es una falta de respeto, una burla, una mueca macabra sostener que los bolivianos son indios y nada más que indios"(2). Porque esto es racismo, afirmaron.

A lo que respondí: Es falso y ruin lo que están afirmando, porque cuando una persona representa a un Estado, en este caso al Estado argentino, debe representar en sí los valores patrios que son los que definen a ese Estado respecto de los otros. Los valores que lo hacen ser reconocido como tal y diferente a los otros. Uno en ese caso no representa a la humanidad proponiendo una neutralidad de valores, sino que uno está obligado a representar a toda la Argentina y no a una parte como en el caso de Reznick, porque de lo contrario trabaja para un looby, un grupo de presión o un grupo de pertenencia.

Enviar a Bolivia a alguien que no solo no comparte los valores patrios sino que ni siquiera puede ser presentado como argentino porque su sola figura confunde, es tomarse en joda a Bolivia y menospreciar la representación de Argentina. Si la mujer de Cesar no sólo tiene que ser sino también parecer, cuanto más tiene uno que parecerse a la Argentina cuando la representa. Como lo hace hoy día, por ejemplo, el seleccionado de fútbol en Alemania.

Pero, Ud. defiende el golpe de Estado porque en otro escrito afirma: "ante la injusticia hay que obrar con ocasión o sin ella, de lo contrario la culpa es de la víctima. Los policías del pensamiento único, los buey corneta contemporáneos, nos han hecho creer que la sola mención de la idea de golpe de Estado es totalitaria y dictatorial, cuando es un recurso más que tiene el pueblo en sus manos para desalojar a los gobiernos injustos y opresores"(3). Porque esto no es democrático, mascullaban delante del micrófono.

Lo que no es democrático es callar la injusticia para aparentar ser democrático. Es llenarse la boca con la democracia como hacía Alfonsín , mientras el pueblo vivía a los saltos. No es democrático esto que Uds. están haciendo con este programa en un medio de uso público: Llamar a un invitado para someterlo al juicio del desprevenido oyente, que en cuanto escucha términos urticantes como el de judío o golpe de Estado se pone en guardia. Señores, esto que han hecho es una ruindad, que los define a Uds. dos, como lo hiciera mi maestro José Luis Torres con el ministro Culaciatti: pequeños hombres ruines.

Notas:
1.- Qué pasa con Bolivia, en internet
2.- La única verdad es la realidad (sobre la muerte de seis bolivianos), en internet.
3.- La demonización del golpe de Estado (a propósito de Bolivia), en internet.
(*) Filósofo - Escuela de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires y CEES (Centro de Estudios Estratégicos Suramericanos)
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones