Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN - BOLIVIA

Bolivia y Cuba integrados y construyendo tecnosocialismo

Por Ricardo Ángel (Ran) Cardona / Escritor boliviano

Artículos de Ricardo Ángel (Ran) Cardona editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - La Paz, 25/10/09.- Bolivia y Cuba tienen historia común desde la lucha anticolonial, antiimperialista y socializante apoyada con firmeza en principio por Simón Bolívar, José de Sucre, Juana Azurduy y José Martí, entre otros líderes humanistas. Pero también hay similitud por el parecido genocida con que fueron exterminadas las naciones indígenas de los caribes, andinos (quechuas y aymaras) y amazónicos (guaraníes, chiquitanos, mojeños, etc) en aras de una nueva economía colonialista a favor exclusivo de los españoles europeos.

En 1952 se realizó la Revolución Nacional Antirosquera y de Liberación Nacional y Social en territorio boliviano y fue ejemplo para que después en pocos años en 1959 se realizara la Revolución Cubana mucho más profunda y científica pero que igualmente no gozó de las simpatías de los gobiernos neoliberales y pro-imperialistas de la región.

También une a Bolivia y Cuba el ejemplo épico de los militares socialistas desde 1937 hasta 1971 con la organización RADEPA (Razón de Patria) surgida de la guerra fratricida del Chaco , es decir antes y después del Che. Y la misma gesta del Che admirado mundialmente pero que fue asesinado más por órdenes de la CIA y la contrarevolución interna que por la voluntad de los militares progresistas bolivianos.

Así esto se comprueba plenamente cuando en 1971 el Gral. J.J. Torres quiso continuar esta larga tradición socialista de Bolivia y Cuba, con apoyo de la COB (Central Obrera Boliviana), campesinos y la FSTMB (Federación Mineros de Bolivia). Pero también se materializa históricamente en el apoyo con que cuenta actualmente Evo Morales y su gobierno popular y planificador desde las fuerzas armadas y la policía nacional.

Hoy año 2009 - en pleno siglo XXI - ambos países luchadores se encuentran directamente dentro de la nueva integración de países ALBA ( Alternativa Bolivariana de Integración para Latinoamérica ) y dentro de un nuevo escenario mundial donde ya no existe la URSS y el campo socialista real. Y donde China popular tiene un modelo comunista heterodoxo exitoso aparentemente ya que la está convirtiendo poco a poco en la primera potencia mundial tanto a nivel económico como tecnológico, científico cultural, político y social. Lo mismo sucede con Vietnam a menor escala.

Bolivia y Cuba tienen retos grandes porque son economías complementarias. Bolivia necesita de los médicos, hospitales y ciencia médica cubana y Cuba por su parte necesita de cereales y carne bovina boliviana, tanto de origen andino (quinua, cañahua, quiwicha o amaranto) como tropical (soya, cebada, trigo, etc). Bolivia necesita aprender a planificar su economía con alto grado de eficiencia y con participación de obreros y científicos y esto lo puede aprender de Cuba. Pero Cuba necesita también analizar los logros bolivianos en minería, metalurgia, hidrocarburos, protección forestal, producción de textiles, sistema financiero y funcionamiento exitoso dentro de lo relativo de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MPyMES), que y han dado trabajo a por lo menos dos millones de bolivianos pobres.

Con los acuerdos dentro de ALBA tanto Cuba como Bolivia pudieran acceder a préstamos blandos de los Bancos ALBA y SUR que ya son una realidad, para financiar la industrialización y la producción acelerada de alimentos. Ambos países necesitan elevar su capacidad de potencia energética hasta niveles aceptados y requeridos por el llamado tecnosocialismo, es decir un KW instalado de potencia por persona.

Así Cuba hoy debiera tener instalados 11 millones de KW pero solamente tiene cuatro. Bolivia debiera tener instalados diez millones pero sólo tiene un millón de KW, pese a los esfuerzos actuales del Gobierno popular de Evo Morales y seguramente de Raúl Castro también. Existe un retraso histórico evidente en este campo energético que se pudiera subsanar rápidamente con la implementación de energías renovables.

Con cooperación cubana Bolivia pudiera producir tal cantidad de alimentos como para alimentar integralmente a cientos de millones de personas en el planeta, comenzando por sus mismas poblaciones que merecen mejor cantidad y calidad de alimentos.

Para avanzar en estos objetivos comunes el Gobierno de Evo Morales debiera probablemente comenzar considerando a las 10 mil comunidades campesinas productivas que ya existen, pero que funcionan con bajo rendimiento y así poder reconvertirlas rápidamente en unidades productivas de alta productividad en carnes, leche, quesos, cereales, habas, papaliza, papa, ocas, camotes, hortalizas, frutas, etc., etc.

De esta manera se demuestra que unidos Cuba y Bolivia con intercambio tecnológico y científico acelerado se puede avanzar junto a los otros países ALBA en la construcción del tecnosocialismo bolivariano y martiniano, en forma productiva y sostenible.

Y además poder llegar a influir positivamente con estos éxitos económicos, tecnológicos y científicos soberanos emanados de la planificación a todos los pueblos de la patria grande común latinoindoamericana.