Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN - BOLIVIA

Industrialización acelerada en programa evista 2010-2015

Por Ricardo Ángel (Ran) Cardona, escritor boliviano

Artículos de Ricardo Ángel (Ran) Cardona editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - La Paz, 02/12/09.- Hasta este año 2009 Bolivia revolucionaria con el Gobierno popular de Evo Morales ha conseguido tres objetivos estratégicos fundamentales, a saber: a) elevar el PIB nacional a casi 20 mil millones de dólares, o sea casi se lo ha duplicado en pocos años, b) se ha nacionalizado los hidrocarburos y más del 50% del excedente sectorial se va directamente al TGN ( Tesoro Genaro de la Nación ), y c) se ha logrado acumular hasta 10 mil millones de dólares como reserva nacional, hecho que ha eliminado la dependencia grosera del país del FMI y BM.

Estos objetivos habrían sido impensables sin la función rectora en la economía del Estado nacional - ahora plurinacional según la nueva CPE (Constitución Política del Estado) - y sin la planificación emergente de la misma teniendo en cuenta a todos los agentes económicos sin excepción. Han participado desde campesinos hasta trabajadores, pasando por empresarios, militares, cooperativistas, mineros, gremiales, artesanos, comerciantes, etc.

En el Gobierno de Evo Morales le ha ido bien a todo el mundo de principio, comenzando por los campesinos más pobres que han adquirido tractores, créditos y semillas, hasta la banca nacional que se ha beneficiado grandemente por la buena salud y crecimiento de la economía de hasta 8% en 2008 y de 4% en 2009 en plena crisis mundial.

La etapa que se vive en Bolivia actualmente se la ha denominado de Industrialización Acelerada y consiste en duplicar nuevamente el PIB desde casi 20 mil hasta 40 mil millones de dólares a fines del nuevo mandato de Evo Morales que comienza en 2010.

Sin embargo para lograr este gran objetivo nacional el pueblo boliviano intuye que solamente se lo puede alcanzar dando su apoyo conciente en las urnas este 6 de Diciembre 2009 con más de 67% de los votos, es decir con los 2/3 que se necesita en la nueva Asamblea Plurinacional.

Esta mayoría es necesaria de hecho para desbloquear a la derecha congresal y para apoyar sin excepción e incondicionalmente a todos los proyectos estratégicos de industrialización acelerada que trae consigo el nuevo Plan de Desarrollo Nacional.

Entre los proyectos clave para crecer aceleradamente se encuentran los siguientes:

  • a) Triplicar la potencia instalada hasta al menos 3 millones de KW en base a hidro-, termoelectricidad y energías renovables como plantas solares termoeléctricas.
  • b) Elevar el valor agregado a todas las materias primas producidas, comenzando por los hidrocarburos, minerales metálicos y no metálicos, hierro, maderas y alimentos.
  • c) Plan especial para producir 5 millones de toneladas de acero y maquinarias simples
  • d) Plan especial para producción de 5 millones toneladas de alimentos con apoyo estatal a 10 mil comunidades campesinas tradicionales, cooperativas y privados.
  • e) Plan de inversiones atrayendo las mismas de varias fuentes, entre ellas la inversión pública, repatriación de capitales, inversiones de bolivianos residentes en el exterior y empresas privadas internacionales que acepten las nuevas leyes y acepten alternativamente conformar empresas mixtas con el Estado o con cualquier agente económico endógeno, para un mejor beneficio mutuo.

Los países ALBA (Alternativa Bolivariana de Integración) han demostrado en esta década del siglo XXI que un crecimiento anual de 8% a 10% es plenamente posible, en especial Venezuela Bolivariana que en diez años de poder popular con Hugo Chávez se ha dado el gusto de alcanzar un PIB nacional de casi 300 mil millones de dólares, es decir se ha puesto al nivel de Argentina y ha superado largamente a países neoliberales de la región que hacen uso del TLC (Tratado de Libre Comercio) con USA, como es el caso de Perú, Colombia y Chile.

En esta nueva etapa pues seguramente que Evo Morales logará lo inimaginable en términos tradicionales, es decir la de lograr la industrialización acelerada. de la nación, un objetivo de crecimiento integral por el que Bolivia no era nada conocida anteriormente.

Evo Morales no está solo, ahora se cuenta con la nueva estructura financiera basada en el funcionamiento de fomento a proyectos industriales y servicios de los Bancos ALBA y SUR, bancos con fondos grandes para el desarrollo de los pueblos. Y aún de la CAF que apoya proyectos viales y de infraestructura en Bolivia.

Se cuenta además con la demanda insatisfecha de los países ALBA en alimentos y textiles y en estos sectores Bolivia pudiera tomar el liderazgo junto a Ecuador y Nicaragua. Se trata de satisfacer la demanda de alimentos orgánicos y cárnicos y textiles o manufacturas de cuero de los socios bolivarianos como Venezuela, Cuba y países Caribeños.

El programa de gobierno del MAS ha tomado en cuenta que se debe descentralizar el país y desarrollarlo desde cada región o provincia (se tiene 112 provincias y 327 municipios productivos) con la participación de los agentes económicos locales como castañeros, madereros, mineros, soyeros, quinueros, maiceros, arroceros, trigueros, ganaderos, agropecuarios, agroindustriales, empresarios medianos y pequeños, entre otros.

Con ellos en acción y en la planificación desde abajo y con el apoyo estatal prometido en tecnologías, créditos, maquinarias, mercados, caminos y semillas, seguramente Evo y su plan de desarrollo acelerado llevará a Bolivia y bolivianos del llamado tercero hacia el segundo mundo, es decir avanzar en pocos años hacia el sector de países que ya han alcanzan un PIB per cápita promedio de al menos 10 mil dólares por año.

Este es un objetivo estratégico histórico que se debiera generalizar por solidaridad a todos los países ALBA sin excepción y también a los países hermanos de UNASUR que también pudieran avanzar pronto a este objetivo regional común. Algunos están cerca como Argentina y Venezuela Bolivariana.

Cuando se logra alcanzar los 20 mil millones per cápita se dice que se ingresa al sector de países industrializados del llamado primer mundo. Ningún país UNASUR ha alcanzado todavía este objetivo, pero debiera ser la meta histórica de la región suramericana para convertirse de una vez por todas en un nuevo polo de desarrollo sostenible mundial como ya lo son la CE , Rusia, Japón, India, China, Canadá, Sudáfrica, Irán, Sudeste asiático y Australia.

La diferencia con el modelo boliviano pudiera consistir en que el desarrollo alcanzado y planificado por Evo para la industrialización acelerada se la hará esencialmente en base al empleo de energías renovables, alternativas y limpias. Contribuyendo de esta manera conciente y constitucionalmente a la no contaminación efectiva del planeta tierra.