Sorpréndase: el mundo gira alrededor del sol
Por Luis M. Casado Ledo

(RRdeR, 12/4/02).- Decir verdades de Perogrullo, destacar obviedades y demostrar lo evidente pareciera ser la tarea del pensamiento de oposición en esta antigua modernidad que nos explica, a punta de pistola, quienes son y quienes somos; cómo debemos razonar y hasta cuándo puede durar nuestro instante de rebeldía.

Es evidente que el poder mundial tiene como modelo de sociedad al sistema imperante en la brillante novela de George Orwell, "1984", en donde todo está controlado, hasta lo, aparentemente, sin control. Sin embargo, pese a los esfuerzos, millones de dólares, pérdidas de vidas humanas y verdaderos asedios a la naturaleza, lejos de construir un sistema como el de "1984", apenas si están logrando un híbrido de zanahoria saltarina, bilingüe y con conocimientos de computación, desde luego, en envases descartables.

 
Demostrando lo evidente

En la entrevista que le realizara Alex Jones a Gregory Palast, (1) periodista de la BBC, The Guardian y London Observer; Palast comenta su investigación sobre las modalidades de trabajo tanto del Fondo Monetario Internacional (FMI) como del Banco Mundial (BM). Luego de asegurar que habló con ex economista en jefe del BM, Joe Stiglitz (despedido recientemente), confirmó que pudo dar con documentos clasificados del BM y del FMI en donde se confirma que se "les exigía a los países que firmasen acuerdos secretos por los cuales aceptaban vender sus propiedades clave; por los cuales aceptaban tomar una serie de medidas económicas que en realidad son devastadoras para las naciones que se comprometen a ello y si no estaban de acuerdo con estas medidas (había un promedio de 111 puntos que había que firmar), si no seguían estos pasos, se les cortaban todos los préstamos internacionales. Entonces usted no puede conseguir dinero en el mercado internacional".

En cuanto a la Argentina y sus relaciones con el FMI y el BM (pristinamente "carnales", en donde se podría inferir un cierto de gozo por alguna de las partes; hoy, siguiendo esa línea de pensamiento, sería como mantener relaciones carnales con la abuela de nuestro mejor amigo), "el FMI: trata de lograr un ajuste muy duro y muy recesivo, receta que ya aplicó en todos los países que tuvieron crisis como la nuestra, con resultados horribles; de no aceptar nosotros esas recetas, nos dejará solos, en la creencia de que nos hundiremos en la hiperinflación; recién ahí aceptaremos el ajuste draconiano que necesitamos, según palabras textuales del presidente del FMI, Horst Köhler", nos comenta Gabriel Labaké (2), dejando en claro que "Aún queda lo más triste: el FMI, en el mejor de los casos y si hacemos todos los deberes sin chistar, nos enviaría sólo los 9.000 millones de dólares que quedaron pendientes en 2001. A lo sumo, agregaría otros 5.700 millones de dólares, que es el monto de los créditos que vencieron en estas últimas semanas. En buen romance: nos prestarán lo justo para que se puedan cobrar lo que les adeudamos (¿adeudamos, realmente?). Una vez más, serán sólo un par de asientos contables: uno de venida y otro de ida".

 
Duhalde no es Chávez

El hoy ya ex presidente venezolano, Hugo Chávez, ante las presiones del FMI, dijo "no", una palabra ya fuera de uso en los mandatarios posmodernos, e intentó reactivar su economía a través de las regalías petroleras, subiendo los impuestos del sector y si a esto se le añade que "su abierta relación con Cuba, además de la amistad con Irak y Libia, provocaron el recelo de Estados Unidos" (3), obtendremos no solamente un golpe de estado cívico militar, sino a demás, la forma de hacer negocios a gran escala, como explica Gregory Palast, con relación a Chávez: "Lo que ellos dijeron [el FMI] fue que "ustedes tienen aquí un presidente electo" y el FMI ha anunciado, escuche bien esto, que "apoyaría a un gobierno de transición si el presidente fuera depuesto". No están diciendo que se van a implicar en política, sólo que van a apoyar a un gobierno de transición. Lo que efectivamente están diciendo es que financiarán un golpe de estado si los militares derrocan al actual presidente, porque el actual presidente de Venezuela le ha dicho no al FMI.

El presidente les ha dicho a estos sujetos que hagan sus maletas. Ellos trajeron sus equipos y le dijeron que tenía que hacer esto y aquello. Y él dijo: "Yo no tengo que hacer nada". Dijo que lo que iba a hacer era duplicar los impuestos a las compañías petroleras, porque tenemos un montón de petróleo en Venezuela. Y voy a duplicar los impuestos de las compañías petroleras y entonces tendré todo el dinero que necesito para los programas sociales y el gobierno, y seremos un país muy rico. Bueno, tan pronto como dijo esto, ellos empezaron a promover disturbios entre los militares, y yo le digo a usted que esté atento a lo que suceda en este país: el presidente de Venezuela será depuesto en tres meses o será asesinado. No le van a permitir que suba los impuestos a las compañías petroleras".

Y así sucedió, el establishment afincado en Washington, luego de una limpieza de cutis, se quitó un punto negro que lo afeaba para tejer y entretejer sus negocios a escala mundial (4); ahora resta observar la realidad venezolana que se transmutará en el espejo en donde muchos de gobernantes latinoamericanos podrán ver reflejados sus genuflexos rostros si desoyen los lineamientos del FMI y del BM, como así también si los oyen y aplican al pie de la letra sus famosas recetas.

Notas_________________________________________________________________________
  1. Los documentos secretos del Banco Mundial sobre la devastación de Argentina, Entrevista a Gregory Palast
  2. ¿Cuánto nos cuesta la amistad con el FMI?, por Gabriel Labaké.
  3. Chávez: de la gloria al abismo, BBC, 12/4/02.
  4. Los grandes negocios de Enron en Bolivia, Boletín Nº 6 de Petropress
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones