¿Qué nos dicen los políticos, cuando parece que nos hablan?

Por Luis M. Casado Ledo

Ir a Sección Nacional

Rebanadas de Realidad, 25/9/02.- La realidad argentina se parece cada vez más a la película "Desde el Jardín", protagonizada por Peter Seller. En la misma se cuenta cómo el protagonista, hombre de pocas luces, llega a presidente de los Estados Unidos de Norte América. Utilizando un modo de expresión metafórico, los otros interpretan lo que en realidad quisieran escuchar.

Posteriormente de ganar las elecciones, Carlos S. Menem dijo: "Si hubiera dicho lo que iba a hacer, no me votaba nadie". Luego vinieron las relaciones carnales, el abrazo con Rojas y surgió el nuevo espíritu patriota que tenía como bello encanto a las privatizaciones de las principales empresas estatales. Lejos quedaba el Braden o Perón, y ya se comenzaba a metamorfosear al PJ de herramienta para el éxito del movimiento nacional a partido que de haberse planteado la opción mencionada, hubiese votado mayoritariamente por el compañero Braden, tildando a Perón como un nostálgico.

En cuanto a De la Rúa, hizo todo lo contrario a lo expuesto en aquel spot publicitario de campaña en que él avanzaba rodeado de personajes uniformados al estilo de la serie televisiva de Swat y decía que iba a terminar con la corrupción. En realidad, estaba garantizando la continuación de la corrupción y el sport debió terminar con un De la Rúa custodiado hasta el techo de la Casa Rosada y escapando en helicóptero. Pero esta parte no fue pensada por los creativos.

Para los griegos una de las cosas que no se podían aprender era la experiencia, sin embargo, luego de siglos de haber supuesto la humanidad que podía contar a ésta como una de las verdades absolutas, bastaron menos de ocho meses de gobierno, o de la ausencia del mismo, para demostrar que en Argentina si, que Eduardo Duhalde, senador devenido en presidente, incorporó la experiencia de sus antecesores y los superó con creces. Para no hacer un racconto de sus innumerables mensajes elípticos, tomemos el más reciente: su administración prometió que no se pagarán los vencimientos con reservas del Banco Central. Algunos creyeron creer un arrebato de un ignoto patriotismo; sin embargo, lo que el presidente realmente quiso decir fue que la Argentina cumplirá con el pago de todos los vencimientos que este mes tiene con los organismos multilaterales de crédito, los cuales suman casi 329 millones de dólares, para lo cual se afectarán, si, las lánguidas reservas del Banco Central. Y de esta forma también se deben entender las declaraciones del secretario de Hacienda, Jorge Sarghini, quien aseguró que "aún no está definido cómo se pagarán los vencimientos de octubre y noviembre

¿Qué pasa cuándo cuando el mensaje cambia de origen?

Distanciándonos de los primeros mandatarios, también el resto de las tropas políticas se debieron devanar los cerebros para afrontar los retos que las nuevas tecnologías le aportaron a la política y para esto debieron hacer suyo el pronunciamiento de Fukuyama cuando anunció el fin de las ideologías. Ya con esta herramienta estiman solucionado un problema de la lógica y cavilaron entre pizza y champagne que para seguir trabajando de demócratas, ellos también debían afirmar el fin de la historia y sobre todo el fin de las ideologías.

Hoy el mensaje viene con vox populi y reza: "Que se vayan todos" y como el fin es seguir trabajando de demócratas, los políticos obedecen como Dios manda y se van, se van del PJ al Frepaso, del Frepaso al ARI, de la UCR al socialismo y así, produciendo las combinaciones más extrañas. Pero gracias al haber superado ese escollo de la lógica, también se van, obedeciendo al "que se vayan todos", del duhaldismo al a las hordas de Kirchner, del duhaldismo-tavanismo al delasotismo, del cualquierpartismo al adolfismo y de este modo, mal entendiendo el deseo popular, o de gran parte del mismo, se cambian de líderes como de medias.

De las relaciones carnales al sexo duro

Finalmente, es oportuno apuntar que esto no debe llevar el rótulo de "Industria nacional"; papá Bush, Bush hijo... hijo de el viejo Bush, cuando habla de seguridad mundial se refiere a la seguridad de Estados Unidos, por eso el proyecto que envió el viernes pasado al Congreso barre de un plumazo la ya sufrida doctrina de la disuasión por la pronto a padecer doctrina del ataque previo, según la cual, ante una amenaza, Estados Unidos actuará en común acuerdo con sus aliados y sin ese acuerdo también.

A este ataque preventivo lo puede provocar múltiples motivos: terrorismo, drogas o bien, cualquier movimiento o determinación de algún país que por ínfulas independentista o por querer ser más papista que el Papa, despierte las sospechas de la Casa Blanca. La declaración de un default unilateral, también podría disparar el gatillo de un ataque preventivo. De aprobarse en el Congreso la propuesta de Bush, sería conveniente que más de un presidente se vaya ajustando un casco acorde a las dimensiones de su cabeza.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones