Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HISTORIAS DEL CAPITALISMO REAL - LAVADO DE DINERO

Ropa sucia, lavado perfecto

Por Luis M. Casado Ledo

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 05/01/08.- Fatigoso como la realización de contorsiones resulta comprender que, mientras el National City -principal banco del Estado de Ohio, Estados Unidos- anunció el despido de 900 empleados y que dejará de trabajar con intermediarios de créditos, a raíz de la crisis producida por el aumento de la morosidad en las subprime; en Panamá, como en tantos otros países de América latina y el Caribe, los edificios brotan como hongos luego de la lluvia, incluso, bajo el amparo de ordenanzas de excepción, debido a que las legislaciones vigentes impiden esas construcciones en determinadas zonas residenciales.

En ese sentido Andrew Beatty de la agencia Reuters, en su artículo titulado "Dinero del narcotráfico impulsa auge en la construcción en Panamá", escribió: "Los brillantes rascacielos que se erigen sobre la costa del Pacífico en Panamá y la pequeña capital del país centroamericano le dan una vista comparable con la de una potencia asiática como Hong Kong o Singapur". El lector atento podrá asociar libremente otras zonas geografías más cercanas a sus domicilios.

Siguiendo el cable de Reuters nos enteramos que: "Se ha vuelto más difícil transferir dinero a través de los bancos por lo que hemos visto a mucha más gente llevar dinero hacia Panamá por el aeropuerto de la Ciudad de Panamá," dijo un funcionario del Gobierno de Estados Unidos, que pidió anonimato. "Ellos lavan dinero a través del sector inmobiliario, el bancario y la Zona de Libre Comercio de Colón," y Beatty puntualiza que antes que concluya la década se habrán inaugurado 11 mil edificios en la Ciudad de Panamá, actualmente habitada por 800 mil panameños en casas que en su mayoría fueron edificadas durante la construcción del canal.

En otro informe: "Las consecuencias del lavado de dinero y el delito financiero", elaborado por John McDowell, asesor principal de política, y Gary Novis, analista de programas, de la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley del Departamento de Estado, se asegura que hay pruebas sobre envíos de abultadas sumas de dinero en efectivo entre países, registrándose "una inversión creciente por grupos de delincuentes organizados en bienes raíces y otros negocios en los mercados en desarrollo".

McDowell y Novis también subrayan que uno de los efectos macroeconómicos del lavado de dinero "se hace sentir en el sector privado" y ejemplifican con lo ocurrido en su propio país, donde "la delincuencia organizada ha utilizado pizzerías para encubrir ganancias procedentes del tráfico de heroína. Estas compañías de fachada tienen acceso a fondos ilícitos considerables, lo que les permite subvencionar sus artículos y servicios a niveles por debajo de los precios del mercado".

Si bien ningún método garantiza el lavado perfecto -no pretendemos denostar la efectividad de los jabones para la ablución de atavíos varios-, el negocio prospera y sus proveedores: narcotraficantes, delincuentes comunes y políticos corruptos continúan aportando la materia prima para dotar a ciudades pobres de pomposos centros comerciales, mediante una metamorfosis que ni los alquimistas más avezados soñaron. El plomo, sigue convirtiéndose en oro.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones