Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HISTORIAS DEL CAPITALISMO REAL - CHILE

Ante la carencia de políticas que fomenten el empleo digno

Por Luis M. Casado Ledo

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 07/01/08.- En Chile el desempleo juvenil triplica la tasa de desocupación nacional, además, un 11,5 por ciento de los jóvenes no estudia, no trabaja, ni busca empleo. De este modo lo plantearon expertos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al presentar el estudio "Trabajo Decente y Juventud en Chile".

Ante este panorama, se hace necesaria una política pública que promueva el empleo juvenil y "que agrupe, coordine y sistematice los programas e intervenciones existentes", señala el estudio que fue elaborado por el proyecto Promoción del Empleo Juvenil en América Latina (PREJAL) de la OIT y muestra que a pesar de las positivas cifras nacionales de indicadores económicos y sociales de Chile, la tasa de desempleo juvenil es tres veces la cifra general, lo que se hace más grave si se considera sólo a los segmentos juveniles más pobres, lo cual estaría indicando un significativo problema estructural.

En tal sentido se señaló que mientras en el año 1997 la tasa de desempleo general era del orden del 6,7 por ciento y la del sector juvenil representaba un 15,9 por ciento; el año pasado los guarismos fueron: 7,9 y 19,1 por ciento, respectivamente.

El estudio también muestra que la tasa de participación de los jóvenes en el mercado del trabajo en Chile es de las más bajas de América Latina y se lo relaciona con el crecimiento de la tasa de escolarización, pero también con la falta de trabajos adecuados para ellos. En este punto el PREJAL hace mención al sistema de educación, señalando que en él se reproducen las diferencias sociales porque condicionan el acceso a otras oportunidades en niveles superiores de educación y ello a su vez, el tipo de trabajo.

Fomentar el empleo digno

El estudio hace hincapié en la necesidad de políticas articuladas que fomenten el empleo digno entre los jóvenes, ya que ellas son la clave para crear oportunidades laborales y resalta que las que existen no están hachas con ese propósito específico y no toman en cuenta las particularidades de su realidad, representando esfuerzos dispersos y desarticulados debido a la ausencia de un órgano que las lidere y las coordine.

Por todo ello la OIT plantea una nueva hoja de ruta que fortalezca parte de las estructuras ya existentes pero que también cree otras nuevas, siempre promoviendo la coordinación de las instancias público y privadas, con diseños pertinentes a mediano y largo plazo que permitan generar una política de empleo juvenil que permita, con celeridad, disminuir un índice que hoy afecta y preocupa a un sensible sector de la sociedad chilena.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones