Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HISTORIAS DEL CAPITALISMO REAL - GUATEMALA

Crece la violencia contra los sindicalistas

Por Luis M. Casado Ledo

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 19/01/07.- A pocos días de haber informado sobre los 71 sindicalistas asesinados en Colombia durante 2006, el Comité Ejecutivo de la Confederación General de Trabajadores de Guatemala (CGTG) informa del asesinato de Pedro Zamora, Secretario General del Sindicato de la Portuaria quetzal, luego de soportar él y su familia reiteradas amenazas de muerte que, finalmente, se cumplieron.

El fatídico lunes 15 del corriente mes Zamora, de 38 años, fue interceptado por un coche que lo envistió y lo balearon desde ambos lados del vehículo. Fueron más de 100 proyectiles los que dieron en el coche y unos 20 alcanzaron al sindicalista que además recibió un tiro de gracia ante su esposa e hijos, uno de los cuales, de tres años, resultó herido. Así terminaba la vida del secretario general de un sindicato que había hecho importantes esfuerzos para detener la privatización del puerto de Quetzal, el principal del país.

En el comunicado de la CGTG se explica que durante la implementación de la Doctrina de Seguridad Nacional en la década de los `80 fueron miles y miles los sindicalistas perseguidos, secuestrados, desaparecidos y asesinados bajo una estrategia puesta en marcha desde 1954, año en que se produjeron los secuestros masivos de la sede de la Central Nacional de Trabajadores (CNT) y del EMAUS.

La democracia formal y representativa que lleva 20 años "para el movimiento sindical ha sido y sigue siendo un pantalla, pues la estrategia apuntada, se sigue aplicando con tácticas distintas, pero certeras. Confirman lo descrito, las decenas y decenas de compañeras y compañeros asesinadas (os), sin que el Ministerio Público a la fecha, haya esclarecido un solo caso", puntualiza el comunicado de la CGTG.

Guatemala posee un índice de criminalidad destacado en la región y así lo confirman los guarismos contenido en un informe oficial en el que se constata que en 2006 se registraron 5.885 homicidios, frente a los 5.336 de 2005 y a los 4.507 de 2004.

Contemplando tanto la problemática de seguridad como la política, debe exigirse al Ministerio de Trabajo y Previsión social, a la Policía Nacional Civil, al Ministerio de Gobernación, al Ministerio Público de Guatemala que se investigue el asesinato del compañero Zamora pero que además se juzguen a los autores materiales e intelectuales. Si así no sucede, nuevos secuestros, amenazas y muertes de sindicalistas oscurecerán el panorama nada claro que nuevamente debemos lamentar.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones