Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HONDURAS - ESPAÑA - ALEMANIA

Deslocalizar hasta el infinito y al infinito, también

Por Luis M. Casado Ledo
Notas de Luis M. Casado Ledo editadas en Rebanadas

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 11/02/05.- Desde este informativo nos referimos al proceso de deslocalizaciones de las industrias y sus efectos nocivos para los trabajadores (1). El caso de Wal-Mart lo podemos tomar por modelo: varios de sus proveedores tuvieron que cerrar sus fábricas en Estados Unidos para trasladarse a China, logrando con el cambio, entre otros beneficios, la reducción de los salarios abonados, los cuales pasaron de 12 dólares la hora, a 25 centavos.

El argumento elegido por los grupos empresarios es el de la reducción de los costos laborales ante las magras ventas e incluso declaradas pérdidas. Recordemos que en noviembre de 2004 el consorcio automovilístico Wolkswagen negoció la congelación salarial para los próximos dos años debido a la fuerte caída de beneficios, según la empresa. Un caso similar fue protagonizado por la compañía Daimler-Chrysler. Ambas transnacionales plantearon una simple disyuntiva: recorte o despido y el elemento de presión primordial, el traslado de la producción a otros países con menores costos laborales y obligaciones fiscales.

Honduras

En ese sentido el miércoles 9 del corriente mes la empresa maquiladora Blue Sky, dedicada a la confección de ropa, informó que se van del país debido a que China Popular les ofrece mayores ventajas competitivas. La deslocalización de Blue Shy genera el desempleo de 1.000 trabajadores, los cuales pasarán a engrosar el índice de desempleo y subempleo que en el caso hondureño es del 42 por ciento.

España

También durante esta semana la prensa española contabilizaba que en los últimos tres años, sólo en Cataluña, 17 fábricas cesaron sus labores. Entre ellas figuran las transnacionales Levi's, Samsung, Philips, Kodak, Valeo, Panasonic. ¿Las causas? No esperemos novedades: "...pérdida inesperada de clientes, falta de competitividad en los costes de la mano de obra, mala gestión financiera, recursos inhumanos, errores en distribución, producto obsoleto y, últimamente, la simple posibilidad de encontrar mejor oferta de terreno, instalaciones, empleados, ayudas públicas y otras facilidades fiscales en otros países" (2).

En el mismo cotidiano se apunta: "Pero no sólo son las multinacionales que deciden irse. Acaba de ponerse a disposición de las pequeñas y medianas empresas catalanas 80 hectáreas en Rumanía para que deslocalicen sus producciones hacia este país", ingrediente nuevo que agudizaría la tendencia.

Alemania

Aquellas empresas que registraron una merma en sus beneficios adoptaron planes de recortes de personal y de salarios. Opel, filial de General Motors por ejemplo, negocia en estos días el recorte de prestaciones de sus trabajadores alemanes. En las mesas de negociaciones, el fantasma de la deslocalización posee un sillón preferencial.

Pero el dato destacado no lo imprimen aquellas empresas que experimentan dificultades en cuanto a los beneficios; sino que proviene de las que pueden jactarse de buenos dividendos. El Deutsche Bank brindó dos datos: durante 2004 sus beneficios netos fueron de 2.546 millones de euros, superando al año anterior en un 86,5 por ciento; paralelamente anunció, para los próximos meses, el recorte de 3.280 empleos en las oficinas instaladas fuera de Alemania para reducir los costes anuales en 1.100 millones de euros.

A este recorte debe sumársele la eliminación de 1.920 empleos dentro de sus fronteras, ya anunciados el pasado año. Pero al mismo tiempo el Deutsche Bank creará 1.200 empleos en países con salarios más bajos que los alemanes.

Aplicando una lógica similar, el grupo químico Henkel confirmó un incremento del 7,9 por ciento de sus beneficios netos en el primer trimestre del año, como así también el recorte de 3.000 puestos de trabajo en los próximos meses; lapso en el cual el consorcio Siemens despedirá a 700 trabajadores, a pesar de reconocer un incremento de beneficios durante el primer trimestre del año fiscal de un país que ya superó los 5 millones de desocupados.

Grandes empresas, grandes ganancias, grandes pérdidas de empleos. ¿Con qué eufemismos hablaremos del trabajo, como base de la riqueza de las naciones?

Publicada en Nueva Época Semanal
Notas:
(1)"Transnacionales fuera de control", Nueva Época Semana, 19/11/04
(2)"Un mundo para deslocalizar", Martín Saballs Pons, Expansión, 09/02/05.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones