Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HISTORIAS DEL CAPITALISMO REAL - ESTADOS UNIDOS

Bush, un típico tripulante de aeroplanos

Por Luis M. Casado Ledo

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 16/04/07.- El poder es una goma de mascar que debe ser mordida de determinada manera; sin embargo, este procedimiento en sí, no garantiza el éxito: vimos al presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, deambular por los suelos de Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala y México con ínfulas de águila, pero con volar de mariposa: una versión manierista del sueño americano.

Cargando alforjas atiborradas con los contratos de las transnacionales del petróleo, la construcción y de la industria bélica, Bush debe enfrentar un último reto: ser el primer mandatario de un país "invadido" de inmigrantes, desocupados y sin techo. De un país que no admite que "El poder cambia de manos", como Czeslaw Milosz tituló una de sus novelas.

Pero Bush sólo es un símbolo y un síntoma, nada más. Ya el vigésimo sexto presidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt (1858-1919) había sentenciado: "Una gran democracia debe progresar o pronto dejará de ser o grande o democracia" y de algo de esto se trata.

Migrantes, pobreza

Según cifras oficiales provistas por el Sondeo Americano Comunicativo correspondientes a 2004, los latinos son un 14.2 por ciento de la población de Estados Unidos, es decir, 40 millones y medio de personas y, además, cada 30 segundos nace en su territorio un descendiente de latinos.

Otro ítem a tener en cuenta es la brecha entre ricos y pobres y quienes son lanzados a la extrema pobreza. De acuerdo al Censo de 2005, 37 millones de personas viven con ingresos anuales de 9.903 a 5.080 dólares, ubicándose sobre o debajo de la línea de pobreza.

En los primeros días de marzo el Departamento de Viviendas y Desarrollo Urbano informó que en 2005 había 754 mil indigentes que vivían en refugios, viviendas de transición o en la calle, demostrando con ello un déficit de 300 mil camas en los refugios pertinentes.

Dan y sus discípulos

Durante la Guerra de la Independencia (1775-1783) un general británico presumió diciendo que por la fuerza o la persuasión podría "ir de un extremo al otro de Norteamérica y castrar a todos los hombres" y no fue una excepción, la mayoría de los oficiales británicos pensaba que el ejército norteamericano era "una banda despreciable de vagabundos, desertores y ladrones", con la firma del Tratado de París se reverían esas nociones.

Ese concepto sobre los vagabundos hoy perdura pero fronteras adentro, lo más extremo es una nueva práctica conocida como bum-hunting, o caza de vagabundos. La misma es realizada por grupos de jóvenes que recorren las calles manipuleando bates de béisbol, con los cuales golpean, incluso hasta la muerte, a los inermes indigentes.

Los jóvenes que realizan estas prácticas, tal vez sin saberlo, tienen plena correspondencia con el método elucubrado por Dan Mitrione, quien al servicio de la CIA, en la República Oriental del Uruguay, entrenaba a la policía en el legendario arte de extraer información a los detenidos; para ello utilizaba vagabundos de Montevideo sobre quienes aplicaba sus destrezas ante sus alumnos. En el momento de su secuestro, por parte de los Tupamaros, tenía en el sótano de su casa 150 mendigos, listos para ser diseccionados en sus próximas clases.

Lejos, muy lejos de ser "una gran democracia", Estados Unidos debe soportar los padecimientos que los países del Tercer Mundo sufren desde siempre. Devenido en un titán raquítico, "El arquetipo norteamericano es un ser rudimentario y despreciable -enseñó Raúl Scalabrini Ortiz-. Es un troglodita que anda en aeroplano".

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones