Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HISTORIAS DEL CAPITALISMO REAL - AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

Crecen las economías y el desempleo

Por Luis M. Casado Ledo

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 19/10/07.- Un estudio realizado por expertos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) titulado: "Trabajo decente y juventud-Perú", alerta que a pesar de registrarse un crecimiento económico en los últimos años, con una tasa anual promedio del 6 por ciento, esto no "se ha traducido en mayores oportunidades de empleo para las personas y en especial para los jóvenes".

Tan es así que en el Perú, por ejemplo, 300 mil jóvenes permanecen desempleados, representando el 10 por ciento de la fuerza laboral entre 15 y 24 años.

El informe puntualiza que la tasa de paro de las mujeres jóvenes en Lima es del 33 por ciento, aproximadamente cinco veces más que en las adultas. Además, "Un 18 por ciento de todos los jóvenes capitalinos y un 20 por ciento afincados en zonas urbanas del país están empleados en la economía informal", señala la OIT y destaca que eso implica bajos ingresos, malas condiciones laborales y la falta de seguro social.

En ese sentido se destacan dos grupos que requieren especial atención: los inactivos, que representan el 11 por ciento en Lima, y las mujeres jóvenes, una gran mayoría de las cuales trabaja en tareas domésticas "que no son registradas como actividad laboral".

En referencia a la promoción del empleo juvenil, el organismo internacional recomienda que "debe dirigirse a mejorar la inserción laboral y microempresarial", por lo cual subraya la importancia con la que "debe actuarse tanto en la oferta -mediante la capacitación- como en la demanda y en la operación del mercado de trabajo, a través de la información, la orientación y las colocaciones".

La situación descripta puede extenderse a otros puntos de América Latina y El Caribe, donde 64 millones de jóvenes no trabajan ni estudian, o laboran en condiciones muy precarias y donde en el mercado laboral todavía se practica la discriminación por raza, edad, sexo, origen étnico y hasta por razones políticas, por lo cual los indígenas y las mujeres (especialmente las madres solteras) son los grupos más vulnerables, según indica otro estudio de la OIT denominado: "Juventud y trabajo decente en América Latina y el Caribe", donde se demuestra que 10 millones de jóvenes se encuentran en el desempleo abierto, otros 22 millones, no estudian ni trabajan y 32 laboran en condiciones precarias, es decir, con bajos salarios y carentes de protección social.

Haciendo hincapié en las mujeres, en el orden latinoamericano, aproximadamente 16 por ciento de ellas se dedican al trabajo doméstico y otro 30 por ciento ni siquiera tienen ninguna remuneración, ya que se dedican a tareas en el hogar. Destacándose a la "La maternidad de las adolescentes", como otro problema extendido en la región, que impide que miles de jóvenes puedan tener un empleo productivo, indica la OIT y añade que son precisamente mujeres con poca escolaridad, pobres y solteras, las que tienen menos oportunidades de conseguir un trabajo y, cuando lo hacen, aceptan cualquier condición que les imponen los empleadores, integrando así el sector más castigado de las economías que basaron sus políticas de empleo en la desregulación de la normativa laboral y hoy evidencian su insuficiencia.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones