Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
HISTORIAS DEL CAPITALISMO REAL - ESTADOS UNIDOS

Trabajadores de Chrysler ratificaron un acuerdo laboral signado por la crisis

Por Luis M. Casado Ledo

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 02/11/07.- Luego de una huelga que duró un poco más de seis horas, la United Automitive Autoworkers (UAW), que representa a 45 mil empleados de la empresa afincada en Detroit, Estados Unidos, anunció el sábado 27 que ratificó un contrato por cuatro años.

Fuentes de la UAW añadieron que el 56 por ciento de los trabajadores de Chrysler votó a favor del nuevo contrato, el cual permite la contratación de nuevos empleados a tan sólo el 50 por ciento de los sueldos que reciben los actuales dependientes de la automotriz.

En un despacho de Reuters se explica que ahora, la atención de los líderes gremiales se centrará en las negociaciones con Ford Motor Co., que busca mayores concesiones que le permitan recuperarse de la pérdida récord de 12.600 millones de dólares que registró el año pasado.

Entre sus provisiones de ahorro de costos, el contrato de Chrysler creará un fondo mutuo para los casi 19.000 millones de dólares que debe gastar en el seguro médico de más de 55.000 empleados retirados de la compañía y las 23.000 esposas de trabajadores fallecidos.

El acuerdo llegó en un momento, así catalogado por la UAW, "en el que la industria automotriz estadounidense evalúa el cierre de fábricas y la reducción de personal ante la caída de sus ventas", sin embargo, puertas adentro, los líderes sindicales debieron sostener un duro debate con dirigentes de trabajadores opuestos a la firma del mismo, lo cual se evidenció en el escaso aval del 56 por ciento obtenido.

La deslocalización como trasfondo

Hace medio siglo, tres de cada diez asalariados estadounidenses estaban protegidos por el paraguas de un sindicato. Hoy son 15,4 millones, el 12 por ciento de la mano de obra total, ubicándose la mayor parte en el sector público, donde la tasa de afiliación es del 36,5 por ciento, al tiempo que en el privado baja al 7,4 por ciento de los empleos, un mínimo histórico.

Los guarismos citados señalizan una tendencia que va en aumento, en el último año, la tasa de afiliación decreció en un punto y medio y en el caso de la UAW las cifras hablan por sí solas: en 1990, contaban con 350.000 afiliados; ahora son cinco veces menos y el temor manifiesto es que GM, Chrysler y Ford, la próxima en afrontar negociaciones para firmar un nuevo convenio, sean tan competitivos como Nike en el sector de la indumentaria deportiva, lo que en la práctica se traduce en mantener su sede social en EE UU y producir fuera. Lo que está en juego, señalan desde la UAW, es la seguridad del empleo.

Finalizado el conflicto en Chrysler, Harley Shaiken, profesor especializado en relaciones laborales en la Universidad de Berkeley (California), apuntó que mientras el sindicalismo era fuerte, "se logró establecer un vínculo entre el alza de la productividad y los salarios" y que hoy podemos comprobar que desde el 2000 al 2006, la productividad creció un 20 por ciento, al tiempo que lo salarios sólo un 2 por ciento. Ahora resta esperar las negociaciones entre Ford y la UAW ¿desandarán los mismos rumbos?

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones