Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Trabajo, un bien escaso que no cotiza en bolsa

Por Luis M. Casado Ledo
Notas de Luis M. Casado Ledo editadas en Rebanadas

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 21/05/04.- El estudio "Tendencias mundiales del Empleo", publicado en enero por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) además de presentar las cifras del empleo y desempleo durante el 2003, alberga un moderado pronóstico optimista al tomar en cuenta el leve repunte de la economía mundial, experimentado en la segunda mitad del período indicado y que, de continuar esa situación durante todo el presente año, se podría experimentar un cierta mejoría en la materia.

Por su parte, el Director General de la OIT, Juan Somavía advirtió que "...nuestra principal preocupación es que si la recuperación tambalea y las esperanzas de obtener más y mejores empleos se ven postergadas, muchos países no podrán reducir la pobreza a la mitad en el 2015, para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). No obstante, podemos invertir esta tendencia y reducir la pobreza si los diseñadores de políticas dejan de tratar el empleo como una cuestión secundaria y sitúan al trabajo decente en el centro de las estrategias macroeconómicas y sociales."

Datos de la OIT

" El número de personas sin, o en busca de trabajo en 2003 se elevó a 185,9 millones, en torno al 6,2 % de la fuerza laboral total, convirtiéndose en la cifra más alta de desempleo registrada hasta la fecha por la OIT. No obstante, este aumento fue mínimo con respecto a la cifra de 2002, situada en los 185,4 millones

" De los desempleados del mundo, unos 108,1 millones eran hombres, 600.000 más que en el año 2002. Entre las mujeres se produjo un ligero descenso, pasando de 77,9 millones en 2002, a 77,8 millones en 2003.

" Los más perjudicados fueron los 88,2 millones de jóvenes de edades comprendidas entre los 15 y los 24 años, grupo en el que se registró una abultada tasa de desempleo del 14,4 %.

" Aunque la llamada "economía informal" continuó aumentando en los países que registraban bajas tasas de crecimiento del PBI, el número de "trabajadores pobres", es decir, las personas que viven con el equivalente a un dólar estadounidense por día o menos, se mantuvo estable en 2003, estimándose en 550 millones.

El Salvador: la otra cara del empleo

En un trabajo realizado por Human Rights Watch y presentado al gobierno salvadoreño se solicita a sus más altas autoridades que incluyan el trabajo doméstico, realizado casi exclusivamente por niñas y mujeres, en su programa para erradicar el trabajo infantil peligroso.

Según Human Rights Watch, niñas desde nueve años trabajan en el servicio doméstico en El Salvador con un horario que puede superar las 12 horas diarias, durante seis días a la semana y por los cuales perciben un salario que oscila entre lo 40 y 100 dólares mensuales.

"Para las niñas, este es el principal problema en materia de trabajo infantil en El Salvador", dijo Michael Bochenek, asesor de la División de Derechos del Niño de Human Rights Watch. "El reto consiste en hacer que los funcionarios de Trabajo vean el empleo doméstico como un verdadero trabajo real con verdaderos riesgos".

Más del 60 por ciento de las niñas encuestadas en El Salador para un estudio incluído en el Programa para la Erradicación del Trabajo Infantil de la OIT, denunciaron el maltrato físico o psicológico -incluido el acoso sexual- por parte de sus empleadores. Además, debido a las largas jornadas laborales, las niñas trabajadoras no pueden completar su educación básica.

A todo lo mencionado debemos añadir que el Código de Trabajo de El Salvador excluye a los trabajadores domésticos del disfrute de muchos de los derechos laborales fundamentales, como ser la jornada laboral de ocho horas y la semana de 44 horas, garantizada a otros. Además, los trabajadores domésticos suelen percibir salarios inferiores a los salarios mínimos de otros sectores del empleo. La exclusión de todos estos derechos impide su igualdad ante la ley y tiene un impacto desproporcionado sobre las mujeres y las niñas.

Si bien la OIT argumentó que el trabajo doméstico formaba parte de las peores formas de trabajo infantil, el gobierno salvadoreño no incluyó al mismo en el Programa de Duración Determinada, una iniciativa para eliminar las peores formas de trabajo infantil en un plazo de cinco a diez años. De perseverar en la negativa, no lo logrará.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones